La extracción dental es un proceso conocido como exodoncia. Hay varios factores que provocan la necesidad de extraer una pieza dental. La extracción consiste en un proceso quirúrgico. Por ello, después de extraer el diente es muy importante cuidar la salud oral con especial atención.
Lo más importante después de una extracción dental es que se forme un coágulo en la zona intervenida. Esto permite que el sangrado cese. Además, favorece la recuperación de los tejidos. Justo después de la intervención el odontólogo aplica varias gasas para frenar el sangrado.

1. No decirle al dentista de todos nuestros antecedentes médicos. Lo primero que debes hacer antes de someterte a una extracción de muela, es contarle a tu dentista si tienes algún problema de salud o si estás tomando algún medicamento.

2. Hay que controlar bacterias con anticipación. Sacar una muela es más complicado de lo que crees y no se trata nada más de sentarte en el sillón del dentista para que haga su trabajo.

3. Que los nervios no te dominen. Es cierto que muchas personas experimentan un pánico tremendo cada vez que se sientan frente al dentista y abren la boca para iniciar la revisión. Los nervios se incrementan al mil si pensamos en que tendrán que sacarnos una muela.

Beber alcohol y fumar antes de tiempo. Ya superado el proceso de la extracción, hay quienes creen que después de un par de días, pueden volver a su rutina normal, cuando aún se deben seguir ciertas restricciones en lo que comemos y bebemos.

Por si no lo sabías, está prohibido beber alcohol, así como fumar, durante las tres primeras semanas posteriores a la cirugía. Los dentistas recetan varios medicamentos para el dolor y la cicatrización, mismos que son eliminados por el hígado y si tomas bebidas alcohólicas. En nuestra tienda online Athenadental puedes ver todos los blanqueamiento dental, pieza de mano recta, fresas dentales, aspirador dental, camara intraoral, autoclave dental, los cuales facilitarán tu trabajo en tratamientos dentales.

Respecto al cigarro, el humo contiene ciertas sustancias tóxicas que podrían irritarte e interferir en la cicatrización de la herida. Así que evita encender un cigarrillo como mínimo en las primeras 48 horas para evitar contraindicaciones.