El 9 de abril de 2015 fueron publicados en New England Journal of Medicine los resultados del estudio TOTAL, realizado en 87 hospitales de 20 países. Este estudio prospectivo, randomizado, controlado y abierto, comparó trombectomía seguida de angioplastia (n=5.033) contra angioplastia (n=5.030) en pacientes con síndrome coronario agudo con elevación del segmento ST de menos de 12 horas de evolución.

El punto final primario (muerte cardiovascular, infarto recurrente, shock cardiogénico, insuficiencia cardiaca clase funcional IV a los 180 días) no resultó diferente entre ambas estrategias (6,9% versus 7%, respectivamente). Tampoco el punto final secundario (combinación del punto final primario más trombosis del stent a los 180 días) tampoco resultó diferente entre ambos grupos (9,9% versus 9,8%) (p=0,02). Dentro de los 30 días, ocurrió stroke en el 0,7% de los pacientes del grupo con trombectomía y en el 0,3% de los pacientes del grupo sin trombectomía, y dentro de los 180 días, este evento adevrso ocurrió en el 1% y el 0,5% de los pacientes, respectivamente (p=0,002).

La ausencia de beneficio de la trombectomía en el paciente con infarto agudo de miocardio ha sido también demostrada por otros estudios previos (TASTE, INFUSE-AMI), y podría además imponer un riesgo aumentado de stroke. En conclusión, no parece ser una estrategia recomendable como sistemática de manejo de esta patología.