Hola, para despejar algunas dudas que he visto sobre las residencias en hospitales militares: Es cierto que de entrada parecen demasiados requisitos, pero no es difícil ni engorroso, ya que si no lográs cumplimentar los estudios complementarios que piden en un hospital público, podés hacerlo en un hospital militar. La gente que maneja el sistema de incorporación es bastante flexible, aunque parezca mentira, y se facilitan mucho las cosas. Otro aspecto que asusta es no saber cómo será la instrucción militar previa a iniciar la residencia propiamente dicha. La instrucción es sólo eso, aprender un poco del sistema militar, nada de otro mundo, pero hay que ir preparado para hacer cosas que pueden o no gustar. Depende de cada uno. Tiene mucho de actividad física. Se hace bastante divertido porque entre compañeros viven las mismas cosas. Los médicos recién egresados, digamos de entre 25 y 30 años, hacen el curso y la mayoría se lleva buenos recuerdos porque es como vivir el colegio secundario otra vez. He visto gente que realmente era inútil e incompetente, y han superado tranquilamente las exigencias de la instrucción. A los profesionales se los respeta bastante y se los cuida teniendo en cuenta que no van a ser "soldaditos" sino profesionales con conocimiento en cómo se maneja el medio militar. Si a uno no le gusta el sistema, se puede ir de baja en cualquier momento. En cuanto a los días de actividad, uno se va de franco los viernes a la tarde y vuelve el domingo antes de las diez de la noche. En general los profesionales pueden salir de franco en la semana también, no como los cadetes comunes que se quedan toda la semana. Claro que depende de si consiguen dónde alojarse, ya sea pensión, departamento de un amigo, algo alquilado, etc. sobretodo para los que viven en el interior. Si prefieren, tienen la opción de quedarse en la institución a pasar la noche, lo cual no recomiendo hacer todos los días, porque es bueno despejarse aunque sea un poco. Bueno, cualquier otra duda pregunten, que puedo informar más. Saludos!