Soy pediatra desde hace 24 años en Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Me gusta lo que hago pero a veces encuentro la dicotomia entre lo que se hace en privado y lo que se hace en salud pública, y ahí uno comienza a lidiar entre lo que se puede y lo que se debe. Trabajo en uno de los tres hospitales pediátricos más importantes del país pero esto no me llena de orgullo cuando nuestra mortalidad infantil nacional es 12 por mil nacidos vivos con una gran brecha entre provincias, por ejemplo, el riesgo de muerte en el primer año de vida es 3 veces superior en la provincia de Formosa que en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Pero siempre con una pizca de optimismo pienso que estamos en el camino de los cambios y de las mejoras.
Hasta pronto