La mayoría de bebés nacen sin dientes y no nos preocupamos de su higiene bucodental hasta que se desarrollan las primeras piezas. Pero cuidar la boca de los pequeños muy importante, también antes de los dientes de leche. ¿Por qué?

Si conseguimos esto, garantizaremos que nuestros hijos puedan llevar una vida sana y limpia y, además, evitar diversas enfermedades relacionadas con la boca y los dientes. Además, tener una boca cuidada les ofrecerá una buena imagen personal tanto en el ámbito particular como en el laboral y escolar.

Consejos para facilitar el cuidado de los dientes en niños
1. Los niños deben limpiarse los dientes, por lo menos, dos veces al día. Es conveniente crear como hábito cepillar los dientes después del desayuno y antes de irse a la cama y hacer que esta rutina se convierta en un juego. En nuestra tienda online Athenadental puedes ver todos las pieza de mano de alta velocidad, limpiador ultrasonico, compresores dentales, maquinas de rayos x, pieza de mano de baja velocidad, los cuales facilitarán tu trabajo en tratamientos dentales.
2. Explicar a los niños la necesidad de llevar a cabo este hábito diariamente y, sobre todo, predicar con el ejemplo. Si tú mismo cepillas tus dientes a diario, tus hijos comprenderán que la salud bucal es algo importante y te imitarán.
3. No hagas que tu hijo piense que la higiene bucal es un castigo. Tienes que hacer que comprenda que es importante limpiar bien los dientes sin que le fastidie tener que hacerlo. Como consejo, puedes hacer que se convierta en un juego en el que lucháis contras las bacterias que forman las caries y se comen los dientes.
4. Tienen que estar relajados y de buen humor. Sabemos de sobra que los niños son todoterreno, así que habrá que esperar a que estén relajados y contentos para seguir con la rutina de los dientes, ya que de otra manera se convertirá en una lucha que relacionarán con algo negativo.
5. Negociación. Es la clave. Tenemos que negociar con ellos, que se sientan parte de todo el proceso. ¿Cómo? Deja que elija su propio cepillo, el de su color o su personaje favorito. De esta manera conseguirás que le encante y se ilusione con el momento de cepillarse los dientes.
6. Proponer actividades agradables para después del cepillado. Así el niño relacionará siempre que después de lavarse los dientes va a vivir un momento divertido con sus padres y estará deseando que llegue.
7. No amenazas ni castigos. Hay que mostrar siempre el lado positivo del cepillado para que nuestros esfuerzos no sean contraproducentes.
8. Juguetes durante el cepillado. Podéis reservar algún juguete específico que con el que solo pueda jugar durante el ratito del cepillado. Te interesa Preguntas y respuestas dentales.

Después del primer aniversario del bebé, es recomendable llevarlo al odontopediatra. De esta forma el pequeño se irá familiarizando con el entorno de la consulta. Esto puede ser la clave para evitar episodios de odontofobia más adelante.