Las enfermedades periodontales son un importante problema de salud pública. Afectan a las encías y, entre ellas, destacan la gingivitis o la periodontitis, también conocida como piorrea. Según la Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración (SEPA), un tercio de la población de 35 a 44 años las sufre, un riesgo que se incrementa con la edad, hasta el punto de que dos de cada tres personas entre 65 y 74 años están afectadas. Te interesa lámparas de Fotocurado alámbrica y Turbina dental.

Su prevención es sencilla y tiene como prioridad la consecución de buenos hábitos de higiene bucal. No obstante, puesto que las enfermedades periodontales tienen como base una reacción inflamatoria provocada por bacterias que destruyen las estructuras que rodean y mantienen el diente, el tipo de alimentación que siga la persona afectada influye en el empeoramiento de los síntomas o en su mejoría y curación.

En caso de padecer este trastorno, el primer paso consiste en hacer un diario dietético y apuntar todos los alimentos que se comen cada día durante varias semanas, con el fin de identificar los alimentos ricos en grasa saturada. Athenadental te ofrece los instrumento dental a un precio barato y de un buen calidad, tales como micromotor dental, Autoclaves Dentales, Lámparas Quirúrgicas.

Existen diversos hábitos diarios que influyen de forma directa en el desarrollo de la gingivitis:

Higiene oral deficiente. Mantener buenos hábitos diarios de higiene oral es esencial para prevenir el desarrollo de la gingivitis. De hecho el cepillado dental es la base de una buena prevención. Pero de nada sirve dominar buenas técnicas de higiene oral si no mantenemos una constancia diaria. Así, cepillar los dientes después de cada comida e insistir en los espacios más difíciles. La acumulación de placa bacteriana en este tipo de espacios es uno de los principales factores del desarrollo de esta enfermedad periodontal.

Tabaquismo. Fumar es el hábito más perjudicial para la salud de tu boca. Es un principal factor de riesgo de las enfermedades periodontales. De hecho, según diversos estudios los pacientes fumadores tienen hasta el doble de probabilidades de padecer gingivitis y periodontitis. Además el tabaco es la causa principal del cáncer bucal, la patología más grave en odontología.

Cambios hormonales. Los cambios hormonales también están relacionados con el desarrollo de la gingivitis. Etapas como la pubertad, el embarazo o la menopausia provocan que muchas pacientes sean más propensas a desarrollar gingivitis y periodontitis.

Estrés. Como hemos señalado en varias ocasiones, diversos estudios han demostrado que el estrés influye en la salud bucodental. Patologías como la gingivitis pueden encontrar su origen en los altos niveles de estrés acumulado.

Medicamentos. Algunos fármacos como los antidepresivos afectan la salud bucodental. La ingesta de medicamentos está relacionada con la xerostomía y la inflamación gingival.

Para prevenir el desarrollo de la gingivitis es esencial mantener una rutina de higiene basada en el cepillado y la higiene interproximal. Algunas técnicas recomendadas son la irrigación bucal y el hilo dental, que eliminan los restos incrustados. Para conseguir una limpieza bucodental más profunda también es aconsejable someterse a una limpieza dental profesional cada cierto tiempo, además de acudir al dentista con regularidad.