Los gases producto de la combustión de los motores diésel pasaron a formar parte oficialmente de la lista de los elementos considerados como cancerígenos para el hombre. Así lo determinó un informe conocido ayer de la Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer (IARC), perteneciente a la Organización Mundial de la Salud (OMS).


Los científicos disponen de suficientes evidencias para asegurar que la exposición a ese tipo de emisiones está “asociada con un incremento del riesgo de cáncer de pulmón”, indicó la IARC en un comunicado luego de una reunión de expertos internacionales celebrada en Lyon, Francia.


Durante el encuentro, los especialistas consideraron que ya existen pruebas suficientes para demostrar que la exposición a los gases de los motores diésel está relacionada con un mayor riesgo de cáncer de pulmón y en consecuencia los incluyeron en la lista (Grupo 1) de elementos cancerígenos para el hombre.


Hace dos meses, el mismo organismo anunció que el uso de teléfonos celulares era un factor que podía promover el desarrollo de cáncer en el hombre (ver aparte).


Además, el grupo de especialistas afirmó que existen “pruebas limitadas” de que las emisiones de ese tipo de motores pueden también incrementar el riesgo de padecer cáncer de vejiga.


El presidente del grupo de trabajo de la IARC, Christopher Portier, declaró que la decisión de los expertos fue “unánime” y que “las emisiones de los tubos de escape de los diésel causan cáncer de pulmón en los humanos”. Una de las principales causas de contaminación y polución ambiental está relacionada con las emisiones de gases producidas por la masa de vehículos que suele saturar el aire de las grandes capitales. Pero ahora se confirma por primera vez cómo ese gases inciden de manera directa sobre la salud de las personas.


“Dados los impactos adicionales para la salud humana de las partículas de los motores diesel, la exposición a esta mezcla de productos químicos debería reducirse a cero”, alertó Portier.


Los científicos reafirmaron además que las emisiones de los motores de gasolina también pueden resultar cancerígenas para los seres humanos, tal y como se había estipulado en una evaluación previa en 1989.


Se trató de una investigación de largo aliento. Desde 1971, los investigadores evaluaron más de 900 agentes, de los cuales 400 fueron clasificados como cancerígenos o potencialmente cancerígenos para el hombre.

Fuente: La OMS cque los gases de los motores diésel son cancerígenos