El Día Mundial de la Salud se celebra el 7 de abril todos los años para conmemorar el aniversario de la fundación de la Organización Mundial de la Salud en 1948. Cada año se elige para esta fecha un tema que pone de relieve una esfera de interés prioritario para la OMS.

El Día Mundial de la Salud es en realidad una campaña mundial en la que se invita a todas las personas —desde los dirigentes mundiales hasta el público en general de todas partes— a prestar una atención especial a un problema de salud con repercusiones en todo el planeta.

El tema del Día Mundial de la Salud 2012 es el envejecimiento y la salud. A tenor de las estadísticas de la Organización Mundial de la Salud (OMS) las personas de edad constituyen el grupo etarios de más rápido crecimiento en todo el mundo. Para 2050 unos 2.000 millones de personas, o sea una de cada cuatro, serán mayores de 60 años

El envejecimiento de la población se está produciendo con la mayor velocidad en los países menos adelantados que, consiguientemente tienen menos tiempo que los países desarrollados para construir infraestructura, y también menos instrumentos para hacer frente a esta importante transición social. Para 2050 el 80% de las personas de edad de todo el mundo vivirán en esos países. Paralelamente al envejecimiento de las personas aumentan las probabilidades de que padezcan dificultades de movilidad y dolencias crónicas tales como cáncer, apoplejía y demencia. También son vulnerables a la depresión, por cuanto muchas deben soportar la soledad y la pobreza.

“Si bien los retos que afrontan los países menos adelantados son sobrecogedores, no son insalvables”, opina el Sr. Francis Moussy, del Grupo Orgánico Innovación, Información, Pruebas Científicas e Investigaciones de la OMS, en el que dirige un nuevo proyecto orientado a ampliar el acceso de las personas mayores de países de bajos y medianos ingresos a dispositivos médicos y auxiliares.

“En primer lugar debemos averiguar cuáles son las necesidades de esos países y los obstáculos que dificultan el acceso, con miras a poder identificar soluciones posibles”, dice el Sr. Moussy. “Por lo tanto, la iniciativa de la OMS está dirigida a impulsar la investigación, el desarrollo y la producción de dispositivos apropiados para países de bajos y medianos ingresos. A raíz de esta iniciativa se incrementará el suministro de dispositivos para las personas de edad en entornos pobres”.

Las tecnologías también pueden mejorar la salud física y la independencia de las personas mayores, según el Sr. Majd Alwan, experto en tecnología de Leading Age, una asociación industrial basada en los Estados Unidos que promueve innovaciones relacionadas con el envejecimiento. Por ejemplo, los dispositivos móviles permiten a los profesionales comunicarse con las personas de edad a los fines del seguimiento y la obtención de información sobre sus trastornos crónicos.

Algunas tecnologías disponibles ayudan a las personas de edad a seguir los programas de medicación, dieta y ejercicios, mientras que otras facilitan la identificación de posibles problemas de salud y alertan de ellos a los profesionales. Por ejemplo, los dispositivos que registran el comportamiento durante el sueño y la utilización de baño, pueden proporcionar a los dispensadores de salud una alerta temprana de infecciones de las vías urinarias, un trastorno común que afecta a las personas de edad.

Los dispositivos pueden reforzar la seguridad de las personas mayores. Los sensores de movimiento y vibración pueden detectar caídas, que son una causa común de discapacidad y defunción entre las personas de edad, y pedir ayuda.
El Sr. Alwan dice que en la concepción de la innovación también deberían participar profesionales y dispensadores de atención de salud. “De existir una interacción con la familia o el cuidador, tendría que establecerse en las primeras etapas.”

El Sr. Alwan reconoce que el costo supone un obstáculo para acceder a las nuevas tecnologías. La mayor parte de ellas se adoptan en los países más ricos. Agrega que “sin embargo, a medida que su uso se generaliza, la tecnología va alcanzando niveles de precios que le permiten expandirse más rápidamente en otras partes del mundo”.

“Vemos a los países en desarrollo adoptar directamente la ‘atención sanitaria móvil’, en cuyo marco los teléfonos móviles son la vía para adoptar medidas y tratar dolencias crónicas. También se pueden utilizar para localizar a los médicos a cientos de kilómetros de distancia.”

Fuentes: OMS | Innovaciones para un envejecimiento sano: comunicación y cuidados
OMS | Día Mundial de la Salud - 7 de abril
OMS | Innovaciones para un envejecimiento sano: comunicación y cuidados