El cáncer de mama es la principal causa de muerte por patología tumoral en Argentina. Cada año mueren 5.400 mujeres y se detectan 17 mil nuevos casos, la mayoría en mujeres mayores de 60 años. Pero con mejores políticas de prevención y detección se podrían evitar muchas de estas muertes , sostiene un informe realizado por la flamante Unión Latinoamericana Contra el Cáncer de la Mujer (ULACCAM). El trabajo también hace una importante advertencia: en Argentina son abismales las desigualdades geográficas en la disponibilidad de recursos, de infraestructura, financieros, tecnológicos y humanos para hacer frente a la enfermedad.

La investigación –cualitativa y cuantitativa– sobre el estado del control del cáncer en cinco países de la región (Argentina, Brasil, Colombia, México y Venezuela), mostró que la Argentina tiene la segunda tasa de mortalidad en el continente (21,8 por 100 mil), sólo superada por Uruguay (24,1 por 100 mil). El trabajo hace hincapié en las grandes desigualdades en la detección y el tratamiento de la enfermedad. Por ejemplo, la cobertura de mamografías en el país varía en forma abismal: es del 75% en Capital y del 14% en Formosa . Sólo diez provincias tienen unidades de radioterapia, y muchas están en mal estado. Y casi la mitad de las provincias no tienen un programa de prevención y control del cáncer de mama.

La presentación de estos datos fue ayer, en el marco del lanzamiento de ULACCAM, una alianza latinoamericana de organizaciones no gubernamentales (ONG) entre las que se encuentran –por Argentina– la Liga Argentina de Lucha Contra El Cáncer (LALCEC), el Movimiento Ayuda Cáncer de Mama (MACMA) y la Fundación para la Investigación, Docencia y Prevención del Cáncer (FUCA), y que tiene el auspicio de la American Cancer Society (ACS).

“Nos unimos con el objetivo de reducir la mortalidad por cáncer de mama, empezando por la detección temprana . Y para eso es esencial que actuemos en forma coordinada, Estado, profesionales de la salud, ONG, sociedad y demás actores, empezando por la concientización en todos los niveles. La mujer debe realizarse un control anual con el ginecólogo, los médicos deben indicar los estudios, los centros de salud deben contar con equipamiento y se deben agilizar los trámites”, afirmó María Graziella Donet, presidenta de LALCEC.

La mamografía “es uno de los pilares del diagnóstico temprano del cáncer de mama, que permite tratar la enfermedad en estadios iniciales con un pronóstico más favorable ”, explicó Reinaldo Chacón, médico especialista en Oncología y director académico del Instituto Alexander Fleming.

Pero ahí están, muy marcadas, las desigualdades : la cobertura de mamografías en el país varía entre 75% en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y 14% en Formosa. “Es importante que la mujer consulte regularmente a su médico, y que tenga la constancia de hacerse los estudios que le pidan”, sostuvo María Alejandra Iglesias, presidenta de MACMA.

El informe de ULACCAM dice que muchas mujeres todavía carecen de acceso a servicios de tratamiento adecuados : “La disponibilidad de equipos de radioterapia en el país es incompleta: sólo diez provincias cuentan con unidades de radioterapia, y en la mayoría de los casos son unidades de vieja data ”. Y si bien todas las provincias tienen bancos de drogas para los pacientes cubiertos por el sistema de salud público, no hay información sobre cómo se prestan los servicios para el tratamiento sistémico (quimioterapia, hormonoterapia, agentes contra blancos moleculares). “La creación del Instituto Nacional del Cáncer (INC) en 2010 fue un gran avance para liderar la coordinación de todos los esfuerzos realizados por el sector público, privado y de la sociedad civil”, explicó Susana Korinfeld, directora ejecutiva de FUCA. De todas maneras, el 46% de las 24 provincias aún carece de un Programa de Prevención y Control de Cáncer de Mama institucionalizado dentro de la estructura ministerial. Desde las ONG plantearon un desafío pendiente : “Llevar adelante acciones sistemáticas para la prevención y control de esta enfermedad, y que sea considerada como un verdadero problema de salud pública ”.

Fuente: Fuertes desigualdades en la lucha contra el cáncer de mama en el país