Con una polémica decisión, Holanda rompe nuevamente tabúes en torno a la eutanasia: desde el 1° de marzo contará con seis equipos móviles de médicos y enfermeras que prestarán a domicilio asistencia para garantizar una “muerte digna” a pacientes terminales o con graves trastornos crónicos o mentales.

La iniciativa partió de la Fundación Holandesa para la Finalización Voluntaria de la Vida (Nvve) y pretende brindar asistencia para una muerte sin dolor a pacientes que no han podido lograr ayuda de, por ejemplo, sus médicos de cabecera para acabar sus días.
No obstante, antes de brindar cualquier tipo de asistencia, comprobará que el paciente en cuestión cumple estrictamente con los requisitos de la última legislación holandesa en la materia, que data de hace diez años.
En caso de que el paciente no pueda morir en su casa, la Nvve pondrá a disposición una “Clínica para la terminación de la vida” (Levenseindkliniek), el término técnico que emplea la fundación en su página de Internet.
“Se trata de un programa de asistencia, coordinado desde una clínica en La Haya, dentro del marco legal existente en materia de eutanasia en Holanda. En muchas ocasiones, sobre todo por motivos religiosos, muchos médicos se niegan a administrar la eutanasia a los pacientes que hayan dejado claro en su momento (en estado de plena lucidez) su deseo en tal sentido”, explicó Walburg de Jong, vocero de la Nvve.

Fuente: Eutanasia a domicilio | AIM Digital