Los implantes mamarios de ese material son "razonablemente seguros", según un informe de las autoridades regulatorias de EE.UU.



Con entre cinco y diez millones de mujeres en todo el mundo con implantes de siliconas, la reciente declaración por parte de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, según sus siglas en inglés), de los Estados Unidos, de que las prótesis de silicona son "razonablemente seguras" es un dato tranquilizador.
"Esta es una buena noticia, ya que ratifica la bioseguridad de estos implantes", comentó el doctor Jorge Pedro, especialista universitario en cirugía plástica.

Esas palabras de tranquilidad son incluso más importantes a tan sólo un año del incidente "PIP", en el que las autoridades de salud de Francia prohibieron las prótesis de la firma francesa Poly Implant Prothèse (PIP), por emplear un gel de silicona de inferior calidad al declarado, que hacía los implantes más propensos a la ruptura y a la generación de reacciones inflamatorias.
Pero al mismo tiempo, la FDA recordó en su informe que las prótesis de silicona no son "de por vida", y que entre un 20 y un 40% de las pacientes que se colocan implantes volverá a quirófano dentro de los diez primeros años posteriores a su colocación.
Especialistas consultados por La Nacion coincidieron en que, en la práctica local, esos porcentajes son menores, al mismo tiempo que señalaron que un gran porcentaje de las reoperaciones no se debe a motivos médicos sino estéticos.

"En un análisis que realizamos sobre 200 recambios de implantes mamarios, sólo 25 tenían algún grado de ruptura; el resto estaba sano", precisó el doctor Guillermo Blugerman, especialista en cirugía plástica que dirige el Centro B&S. Las dos causas más frecuentes de reoperación fueron: cambio por un mayor volumen y cambio de marca del implante.
"En mi experiencia y en la de mis colegas, el porcentaje de cirugías de recambio es menor del 10%, un porcentaje mucho más bajo del referido por la FDA", agregó el doctor Pedro. Las cifras de esa agencia regulatoria norteamericana surgen de los estudios de seguimiento de pacientes que solicitó a las dos firmas que venden implantes de silicona en los Estados Unidos, cuando en 2006 aprobó sus productos.
Esos estudios -aún en curso- "no han mostrado evidencia de que los implantes mamarios de silicona causen enfermedades de tejido conectivo, problemas reproductivos ni cáncer de mama", señaló la FDA en su informe.

Debate sobre el controlEl apartado del informe de la FDA sobre prótesis mamarias de silicona que más se presta al debate es la recomendación de que todas las mujeres que reciben esos implantes se realicen en forma periódica estudios diagnósticos para tratar de detectar posibles rupturas.
Más precisamente, la FDA recomienda comenzar a los 3 años de colocado el implante con una rutina de estudios de resonancia magnética mamaria, a razón de un estudio cada dos años. La propuesta es criticada desde distintos ángulos.
La opinión más radical recabada por La Nacion es la del doctor Antonio Mangubat, director del Programa de Entrenamiento de la Academia Americana de Cirugía Cosmética, de los Estados Unidos, que visitó recientemente la Argentina.

"A muchas pacientes a las que les explico la necesidad de realizarse estudios periódicos me dicen: «Sé que los implantes no van a matarme y estoy feliz con los resultados, para qué voy a buscar pérdidas si de todas maneras no me voy a reoperar»", comentó Mangubat, y agregó: "Creo que hay que individualizar la recomendación, y realizar los estudios si la paciente en caso de hallar una pérdida piensa reoperarse. De lo contrario, no tiene sentido hacer los estudios."
En la Argentina, señaló el doctor Pedro, "es difícil lograr que la mujer que se colocó un implante mamario venga para un control, y ninguna se hace los estudios".

Por otro lado, agregó este especialista en cirugía plástica, "las ecografías son mucho más apropiadas que las resonancias magnéticas para los controles periódicos de los implantes. Las resonancias magnéticas, que son mucho más caras, las reservamos para los casos en que ya tenemos la sospecha de que la prótesis está rota".

5 a 10
millones de mujeres

tienen implantes mamarios de silicona en todo el mundo, según una estimación de la FDA.
296.203
procedimientos

de aumento de mamas se realizaron en los Estados Unidos, en 2010, según la Sociedad Americana de Cirujanos Plásticos, de EE.UU.
325 cm3
es el volumen mínimo

promedio de las prótesis de silicona que se colocan en la Argentina.




Fuente: Confirman la seguridad de las siliconas - lanacion.com *