Investigadores de la Universidad Nacional de La Plata desarrollan un nuevo fármaco antiepiléptico diseñado para eliminar los efectos secundarios que producen las drogas convencionales en los pacientes que sufren esa enfermedad.

La nueva fórmula se encuentra en la fase de ensayos preclínicos, es decir pruebas con animales, y ya obtuvo su patente de invención en los Estados Unidos, según se informó oficialmente.

El desarrollo del nuevo profármaco está a cargo de un de equipo de investigación que lidera el director de la Cátedra de Clínica Medicinal de la Facultad de Ciencias Exactas, Luis Bruno Blanch.

El nuevo profármaco es un compuesto de myo-inositol y ácido valproico, el agente antiepiléptico más utilizado en el mundo para el tratamiento de varias formas de epilepsia.

"En los ensayos de laboratorio, los científicos de la UNLP han logrado determinar que la combinación de ambas drogas lograría eliminar los efectos secundarios adversos que producen los tratamientos conocidos hasta el momento", aseguró Blanch.

Los efectos secundarios, según el medicamento que se administre, pueden incluir: anorexia, insomnio, vómitos, cansancio, dolor abdominal, anemia aplásica, cefaleas, temblor, aumento de peso, rash cutáneo, alergias, irritabilidad, mareos, deterioro de la memoria y capacidad de aprendizaje y reacciones psicóticas.

Otro de los objetivos que persiguen los investigadores es que la nueva fórmula sea efectiva en el 100% de los pacientes, porque, según las estadísticas oficiales, 3 de cada 10 personas que sufren epilepsia no responden a ninguno de los tratamientos farmacológicos conocidos hasta el momento.

Blanch aseguró que "nuestro gran desafío es poder superar esta farmacorresistencia y al mismo tiempo eliminar los efectos secundarios" y explicó que la nueva formulación permitirá tratar la epilepsia "con dosis mucho menores a las que se utilizan actualmente" por lo que "será posible reducir o eliminar los efectos colaterales indeseados del fármaco".

El investigador detalló que se trabaja para obtener un comprimido de 5 a 10 mg por dosis, una medida considerablemente menor si se la compara con los anticonvulsivos de 500 o 250 mg. que se prescriben hoy en la mayoría de los tratamientos.

"Al combinar el ácido valproico con el myo-inositol, los investigadores platenses lograron mejorar la molécula de ácido valproico, obteniendo así un compuesto más eficiente y con mínimos efectos adversos, ya que se podrían administrar dosis hasta 30 veces menores a las utilizadas hasta el momento", aseguró.

La reciente obtención de la patente internacional, la primera que logra la UNLP para el desarrollo de fármacos, permitirá acceder a nuevos ensayos y evaluaciones a cargo de diferentes laboratorios internacionales, requisito ineludible para poder pasar a la fase clínica de la investigación.

En la actualidad, la mayoría de los pacientes que padecen epilepsia pueden encontrar una mejor calidad de vida con el uso de los fármacos antiepilépticos (FAEs) y son sin duda el tratamiento de primera elección y el más utilizado.

A pesar de la introducción de diez nuevos fármacos en la década del 90, se estima que alrededor del 30% de los pacientes tratados continúan con las convulsiones no controladas.

Fuente:Telam: Sociedad - Avanzan las pruebas de un nuevo antiepiléptico sin efectos secundarios