El informe State of the World’s vaccines and immunization, cuya tercera edición fue presentada por la OMS, el UNICEF y el Banco Mundial el pasado 21 de octubre, revisa los logros alcanzados en el campo de las vacunas en los últimos años.

Las vacunas y el mundo de la salud infantil-vacunaniniallorando.jpg

Las 50 últimas páginas de este informe abordan enfermedades concretas por orden alfabético, desde el cólera a la fiebre amarilla, resumiendo la situación sanitaria mundial de cada una y las perspectivas de programas de vacunación. Al centrarse en unas enfermedades concretas, como la polio, se pueden imaginar escenarios emocionantes en los que se alcance la erradicación mundial; desafortunadamente, sin embargo, la incompleta cobertura de la vacunación ha permitido últimamente el resurgir de la transmisión del virus de la polio en varias regiones, como el Norte de Nigeria y Uttar Pradesh, en la India. Mientras tanto, el desarrollo de vacunas contra presuntas cepas de gripe pandémica sigue siendo prioritario en la agenda de los países ricos para el futuro inmediato.

Desde que la OMS y la UNICEF publicaron Global Immunization Vision and Strategy en 2005, la Alianza GAVI ha apoyado el compromiso de los distintos países y la planificación de programas de vacunación con una esforzada inversión que alcanzó la cifra de 2.700 millones de dólares a finales de 2008 (en 2007, los países con rentas bajas o medias pudieron costear aproximadamente el 33% de los costes de sus vacunas).

Se calcula que en los países en desarrollo se previenen actualmente 2,5 millones de muertes infantiles gracias a las vacunas recomendadas por la OMS contra la tuberculosis, la difteria, el tétanos, la tosferina, la polio, el sarampión, la hepatitis B y el Haemophilus influenza b (Hib). La mejor aproximación es que las muertes por sarampión se redujeron mundialmente un 74% en el período 2000-2007, aunque el hecho de que las muertes de menores de 5 años se redujeran sólo en un mucho más modesto 12% demuestra la dificultad de proporcionar una protección integral a los más vulnerables. Todavía sorprende más que 24 millones de niños, la mayoría de los países más pobres, no estén todavía totalmente protegidos por la vacunación.

En cuanto al futuro, en los países de rentas bajas y medias, las enfermedades neumocócicas y las diarreas por rotavirus son las principales causas de mortalidad de niños menores de 5 años, habiéndose ampliado el cometido de la Alianza GAVI durante 2006-2015 para incluir las vacunas contra estas enfermedades.

Fuente: JANO