La utilidad de la leptina como terapia se ha demostrado en algunas personas con raros trastornos metabólicos pero no estaba claro cómo la hormona que se produce en el tejido graso actúa para mejorar la diabetes

Madrid (08/11-01-10).- Investigadores de la Universidad de Rockefeller en Nueva York (Estados Unidos) han descubierto que incluso una muy pequeña cantidad de la hormona leptina puede ser útil para corregir la diabetes. La hormona controla la actividad de un gen llamado IGFBP2 a nivel hepático, que tiene efectos antidiabéticos en animales y podría tener similares efectos terapéuticos en humanos. Los resultados del estudio se publican en la revista 'Cell Metabolism'.

Según sus autores, estos descubrimientos confirman lo que algunos investigadores habían sospechado, que los efectos antidiabéticos de la leptina son independientes de la capacidad de la hormona para reducir el peso corporal.
Estudios anteriores habían mostrado que el tratamiento con leptina corrige los altos niveles de glucosa en sangre y los niveles de insulina en modelos experimentales y humanos deficientes en leptina.

En su estudio actual los investigadores identificaron la dosis más baja de leptina que podría corregir la resistencia a la insulina y la diabetes sin llevar a los animales a comer menos o perder peso. Después examinaron cómo esta muy escasa infusión de leptina cambiaba la actividad de los genes en el hígado de los animales. Este análisis condujo a IGFBP2.

Los tratamientos diseñados para aumentar la expresión de IGFBP2 en modelos experimentales obesos y diabéticos corregían su diabetes. Estudios posteriores mostraron que los animales tratados con la proteína respondían a la insulina tres veces mejor que los no tratados.

Los investigadores también descubrieron que los pacientes que tenían déficit de leptina tenían también menores niveles en sangre de IGFBP2 y que estos niveles podían ascender con un tratamiento de dosis baja de leptina.

Jeffrey Friedman, responsable del estudio, señala que serán necesarios estudios futuros en modelos carentes de IGFBP2 que confirmen que la proteína es necesaria para la influencia antidiabética de la leptina. Ahora que los investigadores saben que los niveles muy elevados de IGFBP2 pueden actuar para mejorar la diabetes también necesitaran estudiar los efectos de los niveles fisiológicos normales.

Los autores concluyen que su trabajo fija un conjunto de condiciones en las que el tratamiento con leptina mejora potencialmente la diabetes de forma independiente a su habilidad para corregir el peso y el consumo de alimentos. Este protocolo fue utilizado para identificar IGFBP2 como un gen regulado por la leptina cuya expresión se asocia con el efecto antidiabético de la leptina.

Fuente: :: El Médico Interactivo, Diario Electrónico de la Sanidad ::