Estudios previos habían determinado que la masa libre de grasa es uno de los determinantes más fuertes de la masa ósea a lo largo de la vida

Madrid (08711-01-10).- La falta de tejido graso en la adolescencia femenina podría derivar en osteoporosis en la vida adulta, según sugiere un estudio de la Universidad de Bristol en Reino Unido que se publica en la revista 'Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism'. Los investigadores han descubierto que la masa grasa es importante para aumentar el tamaño y grosor óseo y que este efecto parece ser más fuerte en chicas que en chicos.

Hasta ahora se desconocía si la masa grasa y la masa proteica diferían en su influencia sobre el desarrollo óseo en chicos y chicas. Estudios anteriores arrojaron resultados no concluyentes y el ahora publicado muestra que la masa grasa es un fuerte estímulo para el aumento de la masa ósea cortical, la capa externa de los huesos, en las chicas.

Los investigadores utilizaron absorciometría de rayos X dual (DXA) para determinar la masa grasa y magra total del organismo y tomografía computerizada cuantitativa periférica (pQCT) para medir la masa ósea cortical en la mitad de la tibia en 4.005 chicos y chicas con una edad media de 15,5 años.

Aunque la masa grasa era el principal determinante de la masa ósea, la masa grasa también ejercía una importante influencia positiva, en particular en las chicas, en las que el efecto era aproximadamente un 70 por ciento mayor que en los chicos.

Según explica Jonathan Tobias, responsable del estudio, "el efecto de la masa grasa sobre la masa ósea parece ser más fuerte en las chicas. Las chicas claramente tienen más masa grasa que los chicos y nuestros descubrimientos muestran que mientras que la mayor masa grasa en los chicos contribuye a su mayor masa ósea cortical, este efecto se contrarresta en parte por la mayor masa grasa en las chicas".

Tobias añade que la masa grasa en las chicas durante la pubertad podría tener un impacto a largo plazo sobre la salud ósea a medida que crecen hacia la vida adulta. "Una reducción excesiva en el tejido graso podría tener efectos adversos en el desarrollo del esqueleto sobre todo en las chicas, lo que conduciría a un mayor riesgo de osteoporosis en los años futuros".

Fuente:
:: El Médico Interactivo, Diario Electrónico de la Sanidad ::