Una rápida disponibilidad de suficiente vacuna adecuada, es un problema siempre al enfrentarse a un brote de gripe epidémica y hasta ahora, se necesitaban entre tres y seis meses para fabricar una vacuna contra una nueva cepa del virus de la gripe

Madrid (11-12-09).- Investigadores de la Universidad Wageningen (Países Bajos) dirigidos por Manon Cox han desarrollado un método alternativo para producir grandes cantidades de vacunas de la gripe, seguras y efectivas, el doble e incluso cuatro veces más rápido que el método tradicional. Consiste en usar células en biorreactores en lugar de huevos de pollo fertilizados, con una disponibilidad limitada.

Además, no existía la posibilidad de aumentar la capacidad de producción en una pandemia, ya que la limitada disponibilidad de huevos de gallina fertilizados suponía un problema insalvable.

Este nuevo método demuestra que es posible fabricar una vacuna disponible, en cantidades suficientes para su comercialización, en 45 días, usando un baculovirus que se multiplica sólo dentro de células de insecto y que no se puede extender a vertebrados. Las células de insecto producen enormes cantidades de las denominadas proteínas HA, que ponen en guardia al sistema inmune contra el virus de la gripe.

El aspecto que más ralentiza la producción de vacunas, según los métodos tradicionales, es la necesidad de contar con huevos de gallina fertilizados. Además, esta circunstancia crea un problema extra si el virus de la gripe es también capaz de infectar a aves, como fue el caso del virus detectado en Países Bajos en 2003, momento en el que la producción de huevos suele frenarse. Además, las vacunas que se producen no son recomendables para alérgicos al huevo.

El nuevo proceso de producción puede emplearse a gran escala, en todo momento y simultáneamente, en varios lugares del mundo. Es fácil de adaptar a las nuevas cepas y aumenta el nivel de preparación frente a las posibles pandemias.

Se ha probado ya en ensayos clínicos con tres cepas diferentes del virus de la gripe, en los que participaron 460 personas sanas. Ninguno de estos pacientes desarrolló síntomas de gripe, mientras que el 4,6 por ciento contrajeron la enfermedad de forma natural.

Otras tres investigaciones, en las que participaron unas 3.000 personas, demostraron que no se dieron efectos secundarios graves o frecuentes. Además, parece proteger también de los virus de la gripe con cambios genéticos y en más del 50 por ciento de casos, genera una mejor producción de anticuerpos que las vacunas actuales.

Fuente:
:: El Médico Interactivo, Diario Electrónico de la Sanidad ::