Las células madre de médula ósea tendrán un papel muy importante en la cicatrización de heridas e incluso, en la investigación de la reconstrucción de órganos. Y es que según un nuevo estudio, estas células madre se pueden utilizar para regenerar la piel. Científicos chinos han descubierto que al injertar esta piel en las quemaduras, estas presentaron una mejor cicatrización. Además, podrá sustituir a prótesis de plástico y metal.



La piel, el órgano más grande del cuerpo humano, protege al organismo contra enfermedades y daños físicos y a la vez ayuda a regular la temperatura corporal. Pero cuando la piel se ve seriamente dañada por una enfermedad o quemadura, a menudo el cuerpo no puede actuar con suficiente rapidez como para regularlos. De esta manera, las víctimas de quemaduras pueden morir de una infección o de una pérdida excesiva de plasma. Por ello, se desarrollaron originalmente los injertos de piel como forma de evitar estas consecuencias.


Ahora, estos injertos podrán realizarse con células madre de médula ósea. Para analizar la viabilidad de la reparacion de las heridas por quemaduras con tejidos de piel combinados con células madre de médula ósea, el estudio estableció un modelo de quemaduras en la piel de los cerdos, que es anatómica y fisiológicamente similar a la piel humana.


MEJOR CICATRIZACIÓN


Posteriormente, emplearon la tecnología y la ingeniería biomédica para hacer piel con materiales naturales y con células madre de la médula ósea. Los investigadores comprobaron que una vez que la piel artificial se insertaba en el paciente, la capa cutánea comenzaba a regenerarse y las células madre empezaban a diferenciarse de las células de la piel.
Posteriormente, cuando esta piel se injertó en la quemadura, la investigación observó como las células se autorrenovaban, aumentaba la calidad de la cicatrización y mejoraba el desarrollo de los vasos sanguíneos.


"Esperamos que la llamada 'ingeniería de tejidos estructurales' pueda algún día sustituir a las prótesis de plástico y de metal que actualmente se usan en articulaciones y huesos dañados por células madre", asegura Jin Yan, científico chino que trabaja en la Fourth Military Medical University y autor principal del estudio, publicado en 'Artificial Organs', revista oficial de la International Federation for Artificial Organs (IFAO), y recogido por otr/press.



Obtenido en http://es.noticias.yahoo.com/5/20090...i-c5455be.html