El Ministerio de Sanidad y Consumo ha aprobado la primera terapia triple para el VIH que consiste en la toma de un comprimido diario que contiene como principios activos efavirenz, emtricitabina y tenofovir, y es comercializado en España por las farmacéuticas Bristol-Myers Squibb y Gilead con el nombre de Atripla.


Esta combinación facilita el cumplimiento del tratamiento y supone un impacto psicológico para el paciente, según han manifestado hoy varios expertos en la presentación del fármaco.


Según el doctor Santiago Moreno, del Hospital Ramón y Cajal de Madrid, la llegada de esta pastilla facilita enormemente la adherencia al tratamiento y, por tanto, reduce el riesgo de que el virus se haga resistente. Además, destacó que "el hecho de que se trate de un sólo comprimido al día es una manera de proteger contra la aparición de resistencias en caso de abandono o mal cumplimiento".


En este sentido, los datos de una encuesta elaborada por la Fundación para la Formación e Información sobre Tratamientos en el VIH/SIDA (FIT) y el Centro Sanitario Sandoval muestran que los pacientes que mejor cumplen el tratamiento son los que siguen terapias con pocos comprimidos.


En cuanto al impacto psicológico que supone el medicamento en la calidad de vida, María José Fuster, miembro de la Coordinadora estatal de Sida y Paciente, apuntó que la simplificación del tratamiento permite superar muchas barreras sobre la enfermedad. "Una dificultad muy importante es la situación y la discriminación social de las personas seropositivas". "Las pastillas que hemos tomado hasta ahora hay que tomarlas normalmente en las comidas, y a muchas personas esto les produce una gran ansiedad en situaciones de interacción social", destacó.
Enlaces recomendados







Eficacia máxima en el tratamiento antirretroviral


En cuanto al fármaco, el doctor Moreno destacó que "en los estudios clínicos, la eficacia que hasta ahora ha tenido la combinación es la máxima que se logra en los pacientes que inician el tratamiento antirretroviral".


También señaló que se trata de una combinación de productos que no puede aplicarse a todos los pacientes de VIH. "Hay gente que utilizó con anterioridad alguno de los componentes de Atripla en malas condiciones, y en estos casos el virus se hizo resistente a ese medicamento, por lo que no puede utilizar este tratamiento".