El esfuerzo internacional se intensifica para hacer frente a la enfermedad. Y, aunque con lentitud, se percibe el progreso.



Ginebra-- El informe titulado Control Mundial de la Tuberculosis 2008, publicado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), revela que el ritmo al que avanza el control de la epidemia detuberculosis disminuyó ligeramente en 2006, último año sobre el que hay datos. La nueva información recopilada documenta una ralentización de los progresos con respecto al diagnóstico de la enfermedad. Entre 2001 y 2005 la tasa media de detección de nuevos casos aumentó en un 6% al año, pero en 2006 dicho crecimiento se redujo a la mitad.



La causa es que algunos programas nacionales que hicieron progresos rápidos durante los 5 años anteriores han sido incapaces de mantener ese ritmo en 2006. Además, la detección de los casos de tuberculosis a través de los programas nacionales no ha aumentado en la mayoría de los países africanos. Otros estudios han revelado que muchos pacientes son tratados en el sector privado o por organizaciones no gubernamentales, confesionales o comunitarias, escapando así a la detección por los programas públicos.



"Hemos entrado en una nueva era", dijo la Directora General de la OMS, Dra. Margaret Chan, "Para seguir progresando, primero hay que reforzar aún más los programas públicos. En segundo lugar, tenemos que explotar plenamente el potencial de otros dispensadores de servicios. Haciendo que colaboren con los programas nacionales lograremos aumentar considerablemente el diagnóstico y el tratamiento de quienes los necesitan."



Este es el 12º informe anual de la OMS sobre el control mundial de la tuberculosis, que se basa en los datos aportados a la OMS por 202 países y territorios.



En 2006 hubo 9,2 millones de nuevos casos de tuberculosis, de los cuales 500000 multirresistentes, y 700000 en pacientes infectados por VIH. Se calcula que ese año murieron de tuberculosis 1,5 millones de personas. Además, otras 200000 personas infectadas por VIH murieron de tuberculosis asociada al VIH.



El Informe destaca dos aspectos de la epidemia que podrían ralentizar aún más los progresos en el control de esta enfermedad. Uno es la tuberculosis multirresistente que, según ha comunicado la OMS, ha alcanzado el máximo nivel registrado hasta ahora. Dada su escasa capacidad de laboratorio y de tratamiento, los países prevén que en 2008 sólo proporcionarán tratamiento a un 10% de los pacientes existentes en todo el mundo con tuberculosis multirresistente.
El segundo problema es la combinación letal de la tuberculosis con la infección por VIH, que está exacerbando la epidemia de tuberculosis en muchas partes del mundo, y especialmente en África. Aunque la combinación de la tuberculosis con la infección por el VIH sigue siendo un reto enorme, algunos países están haciendo progresos en la lucha contra esta coepidemia.



En 2006 se realizaron pruebas de detección del VIH en casi 700000 pacientes con tuberculosis, en comparación con 22000 en 2002. Esto es un signo de que se está avanzando, aunque todavía estemos lejos de la meta de 1,6 millones fijada en 2006 en el Plan Mundial para Detener la Tuberculosis 2006-2015. Los tres países africanos que han logrado las mayores tasas de realización de pruebas de detección del VIH en pacientes con tuberculosis en 2006 han sido Rwanda (76%), Malawi (64%) y Kenya (60%).



"El informe nos muestra que estamos lejos de proporcionar acceso universal a servicios de prevención, diagnóstico, tratamiento y atención de gran calidad para la tuberculosis y el VIH", ha dicho el Director Ejecutivo del ONUSIDA, Dr. Peter Piot, "Se han hecho avances indudables, pero todos debemos seguir trabajando para que el enfoque conjunto de la reducción de la mortalidad por tuberculosis en los pacientes con VIH se haga realidad."


El informe también documenta la escasez de fondos. Pese al aumento de los recursos, especialmente del Fondo Mundial y de algunos países de medianos ingresos, se prevé que los presupuestos destinados a la tuberculosis en 2008 se mantengan estáticos en casi todos los países con mayor carga de tuberculosis. Para el Informe se han obtenido datos financieros de 90 países en los que se produce el 91% de los casos mundiales de tuberculosis. El déficit financiero de esos 90 países para alcanzar las metas fijadas para 2008 en el Plan Mundial para Detener la Tuberculosis es de aproximadamente US$ 1000 millones.
"Esperamos colaborar con todos los asociados para seguir ayudando a los países a alcanzar las metas de la lucha antituberculosa para 2015", ha dicho el Director Ejecutivo del Fondo Mundial de Lucha contra el SIDA, la Tuberculosis y la Malaria, Dr. Michel Kazatchkine, "Juntos, estamos dando esperanza a las personas y a las comunidades que sufren la enorme carga que supone la tuberculosis."


Reconociendo la importancia del Día Mundial de la Tuberculosis, el ex Presidente de la República de Portugal y Enviado Especial del Secretario General de las Naciones Unidas para Detener la Tuberculosis, Dr. Jorge Sampaio, ha pedido un mayor liderazgo en la lucha contra la tuberculosis y el VIH. "La tuberculosis es la principal causa de muerte en pacientes con VIH/SIDA" dijo. "Varios países han demostrado que las metas fijadas con respecto a la coinfección por el VIH y el bacilo de la tuberculosis son alcanzables, y han puesto en práctica medidas que tendrán gran impacto en la vida de quienes corren mayor riesgo. Pero se trata de una batalla sin tregua. Todavía tenemos que hacer mucho más, y mucho mejor."


Modificación de la clasificación OMS de causas de muerte
De acuerdo con las nuevas directrices, este año las muertes debidas a la coinfección por el VIH y el bacilo de la tuberculosis dejarán de clasificarse como muertes por tuberculosis. El Plan Mundial para Detener la Tuberculosis 2006-2015, publicado por la Alianza Alto a la Tuberculosis (Stop TB Partnership - Home Page) en enero de 2006, establece una hoja de ruta para tratar a 50 millones de personas con tuberculosis y proporcionar tratamiento antirretrovírico a 3 millones de personas con tuberculosis y VIH a lo largo de los próximos 10 años, con lo que se salvarán aproximadamente 14 millones de vidas. El objetivo es reducir a la mitad la prevalencia y la mortalidad por tuberculosis en 2015, en comparación con los niveles registrados en 1990.

El Día Mundial de la Tuberculosis (24 de marzo de cada año) se celebra en todo el mundo con el fin de aumentar la sensibilización de la población con respecto a esta enfermedad. Se conmemora el día en que, en el año 1882, el Dr. Robert Koch anunció haber descubierto la causa de la enfermedad: el bacilo de la tuberculosis.