Encuentran una nueva forma de ataque del virus del sida

Abre la posibilidad de diseñar nuevas drogas contra el mal

Investigadores norteamericanos descubrieron una nueva forma en que el VIH ataca las células humanas, un avance que podría ofrecer nuevas rutas para el desarrollo de terapias que frenen el sida: identificaron un nuevo receptor humano para el VIH.

El receptor ayuda a guiar el virus hacia el intestino después de que entra al organismo, y allí comienza su ataque sin pausa al sistema inmunológico.

El hallazgo se publicó en la edición electrónica de Nature Immunology y fue realizado por un equipo encabezado por el doctor Anthony S. Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de los Estados Unidos.

Durante años, los investigadores supieron que el VIH invade rápidamente los nódulos y los tejidos linfáticos que abundan en el intestino. El VIH se reproduce primero allí y luego destruye las células inmunológicas CD4 del tejido linfático.

Eso ocurre en todos los individuos con VIH, sea que hayan adquirido el virus a través de relaciones sexuales, transfusiones sanguíneas, agujas o jeringas contaminadas, por el pasaje a través del canal de parto o por tomar leche de pecho contaminada.

Estos hallazgos parecen ofrecer algunas, si no las principales, respuestas a cómo y por qué ocurre esto. El doctor Warner C. Greene, especialista en sida y director del Instituto Gladstone de Virología e Inmunología que no estuvo involucrado en la investigación, dijo que el descubrimiento es un importante avance.

Una puerta de entrada

"Este trabajo comienza a arrojar luz sobre el misterio de por qué el virus se reproduce principalmente en el intestino", afirmó Greene durante una entrevista. Fauci, James Arthos, Claudia Cicala, Elena Martinelli y colegas mostraron que una molécula, la integrina alfa-4 beta-7, que naturalmente dirige las células inmunes hacia el intestino, es también un receptor del VIH. Una proteína presente en la cubierta del virus se adhiere a una molécula del receptor que está vinculada específicamente con la forma en que las células CD4 se alojan en el intestino, según dijeron los investigadores.

La unión del virus con la molécula de integrina alfa-4 beta 7 estimula la activación de otra molécula, LFA-1, que desempeña un papel crucial en la diseminación del virus de una célula a la otra. Las acciones finalmente conducen a la destrucción del tejido linfático, particularmente en el intestino.

Se conocen otros varios receptores para el VIH. El más importante es la molécula CD4, que se encuentra en ciertas células inmunológicas; su papel como receptor del VIH fue identificado en 1984.

Otros dos importantes receptores, conocidos como CCR5 y CXCR4, fueron identificados en 1996. CCR5 es un componente normal de las células humanas y actúa como una puerta de entrada para el VIH. Las personas que carecen de él a causa de una mutación genética raramente se infectan, aun cuando hayan estado expuestas repetidamente al virus.

"Este trabajo llevó casi dos años y pocos dudan de que lo que encontramos es un nuevo receptor", dijo Fauci en una entrevista. El científico agregó que ciertamente tienen todavía que aprender mucho más de él.

Los investigadores están interesados en describir receptores porque ofrecen blancos para el desarrollo de nuevos fármacos contra la enfermedad.

Fuente