La región ha mostrado importantes avances con dos nuevos sistemas: uno registra los movimientos de cabeza del usuario para permitirle avanzar y eludir obstáculos, el otro se basa en una interfaz cerebro-computadora. Todavía se encuentran en fase experimental.

Los avances en San Juan
Un grupo de ingenieros de Argentina y de Brasil logró generar un software experimental que abre el camino para el diseño de sillas de rueda robóticas que puedan conducirse con simples movimientos de la cabeza.
“Nuestro avance apunta a darle mayor autonomía a personas cuadripléjicas o con otras discapacidades motoras severas, mejorando su calidad de vida”, señaló a la Agencia CyTA la doctora en bioingeniería Elisa Pérez, integrante del Gabinete de Tecnología Médica de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional de San Juan (UNSJ).
La bioingeniera Pérez y sus colegas desarrollaron un software que combina los resultados de dos sensores que registran señales del usuario. “El primer sistema es una interfaz que sensa el movimiento de la cabeza a través de un acelerómetro, colocado en una vincha o una gorra sobre la cabeza. El otro sensa, a través de una webcam ubicada en frente de la cabeza, la inclinación de su movimiento a través de procesamiento de imágenes de la cara”, explicó la investigadora de la UNSJ.

En laboratorio, el sistema se ensayó “con éxito” en cuatro usuarios. “Les resultó confortable y de manejo sencillo o bastante intuitivo”, afirmó Pérez.
Cada usuario ejecutó dos pruebas. La primera consistía en que guiaran la silla de ruedas en un recorrido libre, para familiarizarse con el sistema; en la segunda, debían desplazarse en un ambiente estructurado y evitar obstáculos. “El próximo paso será ver cómo funciona en una vivienda y fuera de ella”, señaló Pérez.

Según indicó la autora principal del avance, publicado en la revista “The Scientific World Journal”, el objetivo es poder desarrollar sillas robóticas eficaces y de bajo costo. Sin embargo, antes deberán resolver algunos inconvenientes, como el procesamiento de las imágenes provenientes de la webcam frente a cambios bruscos de iluminación.

Pioneros en Entre Ríos
Previamente, desde la Facultad de Ingeniería de Entre Ríos se estuvo trabajando en el diseño de la interfaz cerebro-computadora para asistir a usuarios de sillas de ruedas.
De eso trata el proyecto que Guillermo Gebarth, junto a un equipo de investigadores formado por Iván Gareis, Ariel Bonardi y el actual decano de Ingeniería en Entre Ríos, Gerardo Gabriel Gentiletti, presentó en el concurso Innovar 2011, organizado por la Secretaría de Planeamiento y Políticas del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva.

Consultado sobre la génesis de este tipo de desarrollo tecnológico, el bioingeniero Gerardo Gabriel Gentiletti explicó que este trabajo “tiene su inicio en las líneas de investigación del laboratorio Lirins que funciona en esta unidad académica, desde el que se hacen los proyectos finales de Bioingeniería. Esta línea de investigación está vigente y continúa. En la misma instancia de la ceremonia en Buenos Aires, hicimos visitas a institutos de neurobiología porque esta silla está probada hasta ahora, con sujetos sanos. La idea es avanzar, probando el aparato con personas con movilidad severamente afectada. El objetivo de esta tecnología es, a largo plazo, lograr que estas personas que no tienen actividad motora puedan controlar con su actividad mental, dispositivos externos como, en este caso, una silla de ruedas, pero también podrían controlar el televisor, apagar o encender luces, etc.”, especificó.
A la hora de explicar de manera sencilla la interfaz cerebro-computadora, Gentiletti señaló: “El concepto básico de la interfaz, en este caso, implica que cuando una persona no tiene capacidad de movimiento de sus músculos, la interfaz lo que hace es tomar información de la propia actividad cerebral de la persona, en un marco muy genérico, trata de encontrar variaciones en la actividad eléctrica que puede ser usada como comando para, en este caso, controlar una silla de ruedas”.

Sobre su factibilidad, comentó: “No queremos generar esperanzas antes de tiempo, por eso ahora vamos a probar la silla con sujetos sin actividad motora”, insistió el bioingeniero.

Por otra parte, admitió que desde hace unos años, la robótica en la región viene sorprendiendo. “Tenemos importantes aportes en la región, ya sea desde la UTN y las competencias de robots, o desde nuestra Facultad, con aplicaciones para la salud”, reconoció el decano.

Fuentes: Agencia Cyta – Fundación Institulo Leloir » Archivo » Desarrollan novedoso software para sillas de rueda
Tecnolog?a inteligente para una mejor calidad de vida - Eldiario.com.ar
Adaptado por el equipo editorial de Mancia.org