Winter is coming. Y con él, muchas enfermedades aumentan su incidencia, entre las cuales caben destacar dos y las formas de prevenirlas: afecciones de las vías respiratorias e intoxicaciones por monóxido de carbono. En especial, se deben maximizar las medidas de cuidado y estar alertas ante posibles síntomas en bebés, niños, embarazadas y adultos mayores, ya que son lo más vulnerables a este tipo de afecciones.

Cuidados de salud en invierno-banner-seccion-invierno-2013.jpg

Afecciones respiratorias:
Para prevenir enfermedades respiratorias tales como la gripe, bronquiolitis, bronquitis y neumonía es importante:

  • Lavarse las manos con agua y jabón después de volver de la calle, antes de cocinar o comer y después de ir al baño o cambiar pañales.
  • Sostener la lactancia materna, al menos hasta que el bebé cumpla los 6 meses.
  • Ventilar a diario todos los ambientes.
  • Tener las vacunas incluidas en el Calendario Nacional de Vacunación al día para reducir las complicaciones en la salud y la mortalidad por infecciones respiratorias, en especial en los niños, embarazadas, personas con enfermedades crónicas y adultos mayores.
  • No fumar y mantener los ambientes libres de humo.
  • No automedicarse. El consumo de remedios sin receta puede producir intoxicación y ocultar los síntomas de la enfermedad, dificultando un diagnóstico correcto y empeorando el cuadro clínico.


Intoxicación por monóxido:
Todas las intoxicaciones por monóxido de carbono son evitables. El monóxido de carbono es un veneno que no tiene color, olor, sabor y no irrita los ojos ni la nariz. Cada año provoca en nuestro país la muerte de unas 200 personas. Al no poder percibirse, es necesario tomar medidas preventivas para evitar que el monóxido contamine nuestra casa:

  • Dejar una ventilación permanente en cada ambiente. Además de ventilar toda la casa una vez por día, es fundamental mantener siempre abierta una ventana o puerta en los ambientes calefaccionados aunque haga frío.
  • Observar que la llama de gas sea siempre de color azul (la llama amarilla es signo de mala combustión y generación de monóxido).
  • Si se usa brasero o estufa a querosén, apagarlos afuera de la casa antes de irse a dormir, siempre.
  • No instalar calefones en el baño, ni en espacios cerrados o mal ventilados.
  • En baños, dormitorios y ambientes cerrados solamente instalar artefactos con salida al exterior (de tiro balanceado).
  • Controlar anualmente las instalaciones y el buen funcionamiento de los artefactos de la casa por parte de personal autorizado.


Ante signos o síntomas de intoxicación es necesario ventilar inmediatamente el ambiente y acudir a un centro de salud u hospital


Fuente: Cuidados de la salud en el invierno
Adaptado por el equipo editorial de Mancia.org