Las nuevas estimaciones sobre mortalidad de la Organización Mundial de la Salud (OMS) muestran que el número anual de muertes por sarampión ha batido mínimos históricos, ya que ha pasado de más de 562000 en 2000 a 122000 en 2012, lo que supone una reducción del 78%. Durante este periodo, se calcula que se han prevenido 13,8 millones de muertes mediante vacunación, y los datos de vigilancia muestran que los casos notificados disminuyeron un 77%, desde los 853 480 hasta los 226 722.

Estos avances han sido posibles gracias a que la cobertura mundial de inmunización sistemática contra el sarampión se ha mantenido en el 84% y a que 145 países han introducido una segunda dosis sistemática de la vacuna contra la enfermedad para lograr la inmunidad y prevenir los brotes. Además de la inmunización sistemática, los países vacunaron en 2012 a 145 millones de niños mediante campañas masivas contra el sarampión y han vacunado a más de 1000 millones desde 2000, con el apoyo de la Iniciativa de Lucha contra el Sarampión y la Rubéola.

Avances frágiles
Pese a los impresionantes avances logrados hacia la eliminación del sarampión , estos siguen siendo desiguales, ya que algunas poblaciones continúan desprotegidas.
El sarampión sigue siendo una amenaza mundial: cinco de las seis regiones de la OMS continúan experimentando grandes brotes, y la Región de las Américas sigue haciendo frente a numerosas importaciones de casos de sarampión. Las Regiones de África, el Mediterráneo Oriental y Europa tienen pocas probabilidades de cumplir a tiempo sus objetivos de eliminación del sarampión. La Región de las Américas ha conseguido eliminar la enfermedad y sigue manteniendo esta situación, mientras que la Región del Pacífico Occidental está acercándose a su objetivo.
La cobertura de vacunación sistemática contra el sarampión es un importante indicador de los progresos hacia el cumplimiento del Objetivo de Desarrollo del Milenio (ODM) 43 debido a su potencial de reducción de la mortalidad infantil, y está ampliamente reconocida como indicador del acceso a los servicios de salud infantil.
Sin una mejor cobertura de inmunización mediante servicios sistemáticos y campañas masivas, seguirá habiendo brotes, lo que socavará los esfuerzos por alcanzar las metas mundiales de eliminación y prevenir muertes adicionales. La capacidad para contener los brotes mediante el aumento de la cobertura sistemática y, cuando sea necesario, la puesta en marcha de campañas de vacunación de alta calidad requiere que los países concedan una alta prioridad a los objetivos de eliminación e inviertan considerables recursos en la mejora de los sistemas de salud.

Fuente: Las muertes por sarampión baten mínimos históricos, informa la OMS | Informaria Digital
Adaptado por el equipo editorial de Mancia.org