La ONG Human Rights Watch (HRW) señaló hoy que 2013 fue un “mal año” para los derechos de las minorías sexuales en el mundo y especialmente en África, en la presentación en Johannesburgo del informe anual de la organización.

2013: un año de retroceso en derechos sexuales-mapa-situacion-legal-homosexuales.jpg

“No hay duda de que 2013 ha sido un año malo para los derechos de los homosexuales”, afirmó en el acto Graeme Reid, director del programa para la defensa de los derechos de los homosexuales de HRW.
Reid destacó que, de los 76 países en el mundo en que la homosexualidad es considerada delito, 38 están en África, y responsabilizó de las situaciones de discriminación a las “voces que hablan en nombre de la tradición y la religión”.
Reid destacó como paradoja que muchos de los países africanos que persiguen las relaciones entre personas del mismo sexo lo hagan aplicando leyes que datan de la época colonial.
El representante de HRW explicó que la persecución de las minorías sexuales coincide normalmente con épocas de “inestabilidad” política y “problemas económicos” en los países donde se produce.


Nigeria, que aprobó recientemente una dura ley contra la homosexualidad, y Camerún, que según HRW es el país que más personas arresta por su orientación sexual, fueron los dos ejemplos más citados por Reid para ilustrar la tendencia al alza de la homofobia en África.


Sin embargo, el experto se felicitó por la creciente visibilidad de las comunidades de homosexuales y transexuales en el continente, que ha visto crecer el asociacionismo de los activistas por los derechos de las minorías sexuales, especialmente en el África Occidental.


En contraposición a países que hostigan a los homosexuales como Camerún, Nigeria o Uganda, Reid mencionó avances en Kenia, Mozambque, Malaui, Mauricio y Ruanda, y destacó el liderazgo en la cuestión de Sudáfrica, pionero en el continente en reconocer a las parejas del mismo sexo los derechos de matrimonio y adopción.

Fuente: El 2013 fue ?mal año? para los derechos de los homosexuales
Adaptado por el equipo editorial de Mancia.org