La norma, una de las más restrictivas de la UE, sólo contempla la interrupción del embarazo en caso de riesgo grave para la madre.
Irlanda estrena su primera ley de aborto-130710033642-ireland-abortion-protester-story-top.jpg

Irlanda estrena este miércoles su primera ley del aborto, que legaliza la interrupción del embarazo cuando la vida de la madre corre grave peligro, acompañada de una gran controversia en un país cuyas firmes raíces católicas continúan ejerciendo una gran influencia. Aunque los defensores del aborto en Europa en seguida han vitoreado la decisión del ministro de Sanidad, James Reilly, una lectura más detenida revela el restrictivo carácter de la norma, que no contempla el aborto en casos de violación, incesto o malformaciones del feto, convirtiéndose en una de las normativas más estrictas de la UE.

Desde 1992, cuando el Tribunal Supremo condenó al Estado irlandés por impedir que una mujer viajara al extranjero para interrumpir el embarazo, el aborto se había convertido en un tema pendiente, pero demasiado controvertido, que nadie se atrevía a encarar a sabiendas del claro rechazo que suscitaría entres los sectores más conservadores y católicos del país.

Finalmente, el caso de Savita Halappanavar, una mujer de origen indio que falleció de septicemia en un hospital al oeste de Irlanda en octubre de 2012 otorgó el impulso definitivo para reformar la legislación y aprobar la denominada ley de Protección de la Vida durante el Embarazo 2013. Los médicos que trataron a Savita, una dentista de 31 años y embarazada de 17 semanas, se negaron a practicarle un aborto tras alegar que estaba en un "país católico" y la ley lo impedía mientras latiera el corazón del feto, pese a que el estado de la mujer empeoraba.

La nueva ley, sacada adelante por una coalición de los conservadores del Fine Gael y el Partido Laborista, en el poder desde principios de 2011, establece ahora de forma clara que en el caso de que exista riesgo de muerte para la madre, incluida la posibilidad de suicido, se puede permitir la interrupción del embarazo.

"Abortos a la carta"
Los grupos pro-vida en seguida han expresado su preocupación ante la controvertida cláusula del suicidio, que a su juicio, abrirá la puerta a los "abortos a la carta". En este supuesto, la ley establece que un comité de tres expertos, compuesto por dos psiquiatras y un obstétrico, evalúe a través de un historial y entrevistas el estado de salud físico y mental de la madre.

El ministro de Sanidad y principal impulsor de la reforma, el doctor Reilly, llama a la calma y pide tiempo y comprensión para la normalización de "una práctica que tiene una fuerte carga emotiva para los irlandeses y que ha sido evitada sistemáticamente por un Gobierno tras otro".

En casos de urgencia, la decisión de abortar puede ser tomada por un solo médico. Si el riesgo de muerte de la madre no es inminente, han de decidir dos facultativos, que podrán negarse a practicar un aborto por "objeción de conciencia", si bien el hospital seguirá obligado a ofrecer la interrupción en casos pertinentes.

Fuente: Irlanda estrena su primera ley del aborto - ABC.es
Adaptado por le equipo editorial de Mancia.org