Cada vez más mujeres se sienten mas tranquilas y seguras con los métodos de efecto a mediano y largo plazo frente a aquellos de acción corta, como las pastillas.

Desde la aparición de la píldora anticonceptiva en 1960, que revolucionó la sexualidad femenina, el uso de diferentes métodos de anticoncepción ayudó a reducir las tasas de embarazo no deseados. La prevención de un embarazo no planificado no sólo depende de la protección ofrecida por el método, sino también de cuán correcta y consistentemente se lo usa.

Actualmente, en los países en desarrollo hay 222 millones de mujeres y niñas que no quieren quedar embarazadas pero carecen de acceso a los anticonceptivos y a la información, así como a los servicios necesarios para ello. "El acceso a la anticoncepción moderna es un derecho fundamental de todas las mujeres", afirmó Margaret Chan, la directora general de la Organización Mundial de la Salud y presidenta de la Cumbre.

En los últimos años, a nivel mundial, han ido cobrando cada vez más relevancia los métodos anticonceptivos de larga duración. Según un informe realizado por la American Social Health Association, en el mundo, 8 de cada 10 mujeres que utilizan anticonceptivos orales aseguran que podrían considerar el uso de un método que no requiera de una toma diaria, semanal o mensual.

Si bien la píldora sigue siendo el más popular, cada vez más mujeres optan por los de larga duración. De acuerdo a datos aportados en la última Cumbre de Planificación Familiar, realizada en julio de 2012, en Londres, Inglaterra, con el fin de mejorar la calidad de los anticonceptivos ya existentes o nuevos, para que en los países en desarrollo las mujeres cuenten con una amplia gama de métodos eficaces y seguros, se determinó que entre los métodos más novedosos en el mercado, el implante subcutáneo es usado por 6 millones de mujeres en el mundo, teniendo ensayos clínicos en más de 80 países. Éstos actúan liberando una dosis diaria de progestina.

En Argentina, las pastillas anticonceptivas constituyen el método más usado, aunque está comprobado que entre el 39 y el 65% de las mujeres se saltea alguna toma, mientras que del 12 al 67% la incorporan en el momento no indicado.
En nuestro país, el más usado luego de la pastilla es el dispositivo intrauterino, (DIU). En cuanto al preservativo, hay mucha resistencia a su uso cuando la pareja es estable, lo cual no solo aumenta el riesgo de embarazo no programado sino también de infecciones de transmisión sexual incluido el VIH. En general, las argentinas suelen optar por los métodos anticonceptivos más tradicionales, a los que no cambian fácilmente.
"No creo que pase por un tema de ser más conservadoras o no, sino más bien porque todavía hay mucha desinformación al respecto. Debería darse cumplimiento efectivo a la Ley 26.150 de Educación Sexual Integral, y a la Ley 25.673 de Salud Reproductiva, que si bien son leyes nacionales y están reglamentadas, todavía no se cumplen en su totalidad. Un ejemplo es la provincia de Salta, donde no se implementa la Educación Sexual en las Escuelas, y hay muchas dificultades en la entrega de métodos anticonceptivos", sostiene Cerruti.


Aquí, un breve resumen de aquellos métodos de larga duración disponibles y que también deberían ser ofrecidos a aquellas que buscan opciones en anticoncepción:

-Inyectable: se aplica una dosis de la hormona progesterona en forma intramuscular cada tres meses. No deben usarse más de dos años consecutivos porque pueden ocasionar una pérdida temporal de densidad ósea.

-Parche cutáneo: se coloca sobre la parte inferior del abdomen, las nalgas o la parte externa del brazo. Libera progesterona y estrógeno al torrente sanguíneo. Se cambia semanalmente, durante un periodo de tres semanas y se descansa en la cuarta para que que se produzca la menstruación.

-Anillo vaginal: delgado y flexible, se comprime con el dedo pulgar y el índice y se inserta dentro de la vagina, donde libera progesterona y estrógeno. Se deja durante tres semanas y se retira en la cuarta para tener el período. Luego, se debe colocar un anillo nuevo.

-Implante subcutáneo: consiste en una varilla suave y flexible del tamaño de un fósforo, que se coloca debajo de la piel en la parte interna del antebrazo, desde donde libera en forma continua la etonogestrel, durante 3 años. Si bien se trata de un método anticonceptivo hormonal, no contiene estrógenos. Tiene una efectividad superior al 99% y debe ser insertado y extraído por personal sanitario, en un corto procedimiento. Es muy eficaz y puede usarse durante el amamantamiento.

El asesoramiento médico es sumamente importante en todo lo relacionado con la anticoncepción, ya que permite incrementar la satisfacción de quienes los usan, orientándolos hacia la elección del que cubra mejor sus necesidades y estilos de vida. "Ningún método será el correcto para todas las mujeres, por eso es importante informarlas para que determinen la opción más adecuada a sus necesidades personales",

Según Marta Cerruti, Cofundadora y Secretaria de la Asociación Argentina de Educadoras/es Sexuales: "tanto las inyecciones como los implantes intradérmicos tienen ventajas y contraindicaciones, por eso es recomendable que la mujer consulte a su médico, ya que cada caso es particular y merece un tratamiento específico. Recomiendo, por ejemplo, un método de larga duración en el caso de una mujer que consume substancias psicoactivas o bebe alcohol en exceso porque seguramente se olvide de tomar la pastilla todos los días. En todos los casos, la consulta a un profesional es indispensable".
Cabe destacar que los métodos de larga duración son muy útiles para aquellas mujeres que viven situaciones de abuso y violencia diarias de las cuales no siempre es fácil salir, impartidas por hombres que definitivamente no usan preservativo y las coercen para que no tome pastillas diarias.

Legislación

Actualmente, los métodos anticonceptivos que están cubiertos por la Ley 25.673 (Ley Nacional de Salud Reproductiva y Procreación Responsable), es decir que tienen alcance en todo el país son: pastillas anticonceptivas, dispositivo intrauterino (DIU), inyecciones, implante intradérmico, preservativos y ligadura tubaria (éste último reversible y que no requiere el consentimiento de su pareja). También la ley contempla la entrega gratuita de la " pastilla del día después" o anticoncepción de emergencia, un método que, como su nombre lo indica, solo debe usarse en situaciones de emergencia y no es abortivo.

Este es un tema fundamental, siempre vigente y que no depende sólo de los ginecólogos. Cada médico debe saber asesorar a sus pacientes en estos temas, y todxs deben tener conocimiento y poder sobre su cuerpo y sus decisiones. Sin educación, de nada vale encontrar el método perfecto para la anticoncepción.

¿Qué opinás de los métodos de larga duración? ¿Creés que son confiables, los usás, te dieron reacciones adversas? Que este espacio sirva para debatir sobre estas y otras cuestiones relacionadas.


Fuente: Nuevas tendencias en anticoncepci?n . SIN MORDAZA
Adaptado por el equipo editorial de Mancia.org