Despenalizar el aborto en Argentina y en el resto de América Latina es, para algunos, un compromiso con la vida y un imperativo de derechos humanos. Otros opinan lo opuesto. Entre estas veredas difíciles de reconciliar, el Congreso calla cuando debe dar el debate.

Mapa de la situación legal del aborto en el mundo

Las actividades para la jornada del viernes y el sábado estarán presentes bajo el signo del color verde. El Día de Lucha por la Despenalización y Legalización del Aborto en América latina y el Caribe se realizará con la convocatoria de varias agrupaciones de mujeres que integran la Campaña por el Derecho al Aborto.

El primer acto será el "abrazo verde" al Congreso para reclamar la ley que se encuentra sin luz después de obtener el voto positivo de 60 diputados. Por la tarde se convoca a una marcha que se iniciará en el Congreso y terminará frente a la Casa Rosada en la Plaza de Mayo. Para cerrar estos reclamos, el día sábado 28 habrá “mesazos” por el aborto legal, seguro y gratuito.

Los propios gobiernos de la región han reconocido recientemente que la penalización del aborto provoca el incremento de la mortalidad y morbilidad maternas y no disminuye el número de abortos.

Para estas agrupaciones, despenalizar el aborto es un imperativo de igualdad. Diferentes organismos internacionales han comprobado que las mujeres indígenas, afrodescendientes, que viven en la pobreza o que tienen baja escolaridad están desproporcionadamente representadas entre las mujeres que mueren o quedan severamente afectadas a raíz de abortos inseguros.
En definitiva, despenalizar el aborto en la región es un imperativo de derechos humanos. Los estándares internacionales de derechos humanos son claros en que los Estados tienen la obligación de proteger los derechos a la vida, a la integridad física, a la autonomía y a la igualdad de mujeres, jóvenes y adolescentes. Para cumplir esta obligación, los Estados deben proveer de todas las herramientas necesarias para que mujeres, jóvenes y adolescentes puedan evitar embarazos no deseados. Las mujeres tienen el derecho a decidir si quieren ser madres o no y cuando quieren serlo. Asimismo, los Estados no pueden obligar a alguien a practicarse un aborto, así como no pueden amenazar con cárcel u otras penas a quienes lo practiquen; poniendo sus derechos en riesgo.


Situación en Argentina
En Argentina 80 mujeres mueren cada año y otras 60.000 son atendidas en los hospitales públicos por abortos practicados en forma clandestina e insegura. A pesar de ello, el Congreso sigue sin debatir la despenalización del aborto.

Desde hace 30 años, con el regreso de la democracia, se han presentado en el Congreso más de 50 proyectos que proponen una modificación al modelo punitivo del aborto. Pese a esto, el tema se ha tratado tan solo una vez en una comisión en diputados, y nunca ha llegado a recinto.

¿Y vos, que opinás del tema? ¿lo entendés como un imperativo de derechos humanos o una violación a los mismos? A diferencia de lo que pasa en el congreso, acá el debate está abierto.

Fuente: DÃ*a Internacional por la Despenalización del Aborto - Infonews | Un mundo, muchas voces
Adaptado por el equipo editorial de Mancia.org