La hipertensión un factor de riesgo de infarto de miocardio, ACV e insuficiencia renal. La hipertensión no controlada puede causar también ceguera, arritmias e insuficiencia cardíaca. El riesgo de que se presenten esas complicaciones es mayor si se dan otros factores de riesgo cardiovascular como la diabetes. Es uno de los problemas que preocupa cada vez más, y sobre todo cuando aparece asociado a problemas de peso u obesidad. Se estima, según datos de la OMS, que una de cada tres personas en el mundo es hipertensa.


La hipertensión centra este año el Día Mundial de la Salud, jornada que anualmente conmemora la creación, en 1948, de la Organización Mundial de la Salud. Cada año está dedicado a un problema de salud y, en este 2013, centra su atención en la hipertensión o tensión arterial alta. Y lo hace para concienciar de las causas y consecuencias de la hipertensión y de la importancia de adoptar unas medidas preventivas básicas, ya que estamos ante un factor de riesgos de insuficiencia renal, problemas cerebrovasculares, infartos de miocardio o alteraciones del ritmo cardiaco.


Según datos de la OMS, una de cada tres personas es hipertensos, una proporción que aumenta con la edad. Una de cada diez personas de 20 a 40 años, y cinco de cada diez de 50 a 60 años. La prevalencia más alta se observa en algunos países de ingresos bajos de África; se cree que la hipertensión afecta a más del 40% de los adultos en muchos países de ese continente.

No obstante, la hipertensión se puede prevenir y tratar. En algunos países en desarrollo, la prevención y el tratamiento de la hipertensión, y de otros factores de riesgo cardiovascular, ha hecho que disminuyan las muertes por cardiopatías. El riesgo de padecer hipertensión se puede reducir:


-disminuyendo la ingestión de sal
-siguiendo una dieta equilibrada
-evitando el uso nocivo de alcohol
-haciendo ejercicio con regularidad
-manteniendo un peso saludable
-evitando el consumo de tabaco.



Fuente: OMS | Día Mundial de la Salud - 7 de abril