El personal de un centro de salud en la ciudad de Granada salió a la calle e interpretó el clásico de los Village People, YMCA, cuya letra fue adaptada para reflejar el rechazo a los recortes en la salud.

Ver el video en La original protesta de médicos españoles contra el ajuste de Mariano Rajoy – Infobae.com

Varias decenas de médicos y personal de la salud protagonizaron hoy un peculiar flashmob -coreografía grupal, organizada y dispersada rápidamente, que se baila en un lugar público- a las puertas de un centro de salud del barrio del Zaidín, en la ciudad andaluza de Granada, donde han cantado y bailado al ritmo de los Village People para decir "basta" a los recortes públicos.

La iniciativa, organizada por los trabajadores de "Zaidín Sur" y a la que se sumó personal de otros centros médicos y hospitales, sorprendió a los transeúntes de la calle Poeta Gracián, que durante varios minutos estuvo cortada al tránsito.

Los participantes, enfermeros, auxiliares, administrativos, pediatras, fisioterapeutas, dentistas, técnicos y médicos de familia, bailaron al ritmo del conocido tema Y.M.C.A, cuya letra fue especialmente adaptada para la ocasión.

"Basta, no nos van a callar jamás; basta, una crisis mundial que no es nuestra; es el fuerte poder del dinero contra el hombre. Basta, ahorros en sanidad jamás; basta, sanidad universal para todos, mejorando salud, menor coste sanitario", reza la letra que corearon los trabajadores de la salud, muchos ataviados con batas blancas.

Una portavoz de los convocantes, Francisca Caballero, explicó a los periodistas que esta "canción protesta" no tiene color político e intenta trasmitir el desánimo existente en la sociedad ante la actual situación económica.

"Queremos decir que estamos cansados y que nos gustaría que esto tuviera un final", declaró la enfermera, que confesó que apenas fue ensayada la coreografía y que ninguno de los participantes sabe bailar.

Entre los recortes al sistema de salud implementado por el gobierno del conservador Mariano Rajoy con el objetivo de ahorrar 10.000 millones de euros en el sector, se incluye la terminación de la cobertura médica a indocumentados, medida que provocó fuertes críticas de la oposición y de numerosas organizaciones de derechos humanos.