La dieta tiene un papel fundamental para mantener un nivel alto de colesterol protector y regular el exceso de colesterol perjudicial.

Un 50% de los niveles de colesterol derivan de la alimentación