Mancia

Residencias Médicas en Argentina

Residencias Médicas en el Mundo

Diario de la Salud

Materias Basicas de Salud

Materias Clínicas

México

Universidades

Hospitales

Carreras de la Salud

Tecnicaturas

Clasificados & Insumos

Trabajo

Café Mancia

Foro/ Residencias Médicas en Argentina/ Especialidades médicas/ Neonatología/

El Burn Out en Neonatología

El Burn Out en Neonatología

  1. 2
    Posts
    0
    Agradecimientos
    recibidos
    #1

    El Burn Out en Neonatología

    Analizando seriamente la posibilidad de hacer Neo el año que viene, me encontré con un texto que analiza el famoso síndrome de Burn out en Neo. Si alguno que hace o está por hacer neo tiene una opinión al respecto, será bienvenida!


    El presente trabajo tiene por objetivo fundamental analizar las características más significativas identificadas en el síndrome de burnout y si las mismas se ponen de manifiesto en los trabajadores de los servicios de la especialidad de neonatología.

    DESARROLLO

    El equipo profesional que trabaja en unidades de cuidados intensivos neonatales opera, de modo cotidiano, en situaciones de estrés generadas por las condiciones de trabajo que se imponen y por la naturaleza de la tarea que se realiza.
    Como ocurre con otras ocupaciones que exigen contacto absoluto y permanente con otros seres humanos, de cuya salud, bienestar y seguridad se es responsable, los integrantes de este equipo pueden sufrir el burnout. Quienes trabajan en una unidad de cuidados intensivos neonatales (UCIN), deben enfrentar exigencias y sobrecargas emocionales, intelectuales y físicas muy altas. Estos acontecimientos, según Wrigh se traducen en la pérdida de motivos para ejercitar la tarea con compromiso, creatividad y afectividad.
    Para Walker , hay múltiples causas que determinan que quienes trabajan en una UCIN sufran desgaste, y varían de un servicio a otro, pero las que se reconocen con más frecuencia son las siguientes:

    · Largas horas de intensos esfuerzos en un ambiente restringido.
    · Necesidad de adquirir y mantener destrezas técnicas complejas.
    · Frecuente existencia de situaciones éticas de difícil solución; el problema muchas veces no es tanto qué podría, sino qué debería hacerse.
    · Exposición constante a intensas reacciones emocionales propias y de los padres de los niños.
    · Cuidar de recién nacidos, cuyas condiciones rápidamente variables demandan decisiones correctas inmediatas y su rápida instrumentación.
    · Frecuente dificultad para conseguir personal y equipos en cantidad y calidad adecuados.

    Las posibilidades de cometer equivocaciones de graves consecuencias son grandes en estos servicios, lo que genera un elevado nivel de ansiedad y reacciones de inadecuación, frustración, culpa o enojo. Pareciera que en las UCIN se oscilara entre dos situaciones extremas: control absoluto o total desamparo . El personal de una sala de neonatología necesita ser perfeccionista, y los éxitos proveen de motivos para librar batallas heroicas, que llevan consigo los peligros del desengaño. Aun sin que se cometan errores, los pacientes ingresados en estas unidades tienen una alta tasa de mortalidad. Para Bartz y Maloney , si las metas del grupo son exageradas e irreales, el fracaso en el alcance de los objetivos lleva a una pérdida importante de la autoestima; el tiempo y la energía disponibles se les dedican al paciente que no mejora y a investigar la posibilidad de que alguien del propio personal cometa una equivocación.
    Uno de los problemas que más se ha estudiado es el de la comunicación; en los servicios de neonatología se espera del personal que labora en la misma que sea firme y objetivo, pero que, a la vez, transmita simpatía y calor humano. A veces es posible observar una sobrevaloración de los equipos de monitoreo electrónico; el personal se orienta hacia los equipos y percibe a los pacientes y sus padres como incapaces de comunicarse .
    Se reconocen en los afectados la presencia de síntomas físicos, emocionales y conductuales. Según Marshall y Kasman , éstos son los siguientes:

    · Síntomas físicos: fatiga crónica que no desaparece con descanso, insomnio, dolores musculares, cefaleas, resfríos frecuentes, trastornos gastrointestinales, palpitaciones y tics, entre otros.
    · Síntomas emocionales: depresión, desaliento y desesperanza, frustración y desencanto, resentimiento y hostilidad, sensación de aislamiento, culpa.
    · Síntomas psíquicos: evitar estar en la unidad; pérdida de afecto hacia pacientes y familiares a los que se trata de forma deshumanizada, distante y hasta agresiva; actitudes negativas que trasmiten desaliento (“¿para qué esforzarse sí…?”); actitudes cínicas (“espero que este paciente no sea trasladado a la unidad…”); oposición a cambios; toda demanda de modificaciones en su manera de hacer las cosas, se transforma en un esfuerzo inconcebible; se considera aislado, perseguido, no reconocido en su trabajo y en su esfuerzo; se vuelve irritable y susceptible; invierte mucho tiempo en su trabajo con escasos resultados, lo que refuerza su desgaste y su frustración; no admite sugerencias o ayuda, ni delega responsabilidades; no deja la unidad aun cuando se siente extenuado (sobrecompromiso); se siente culpable y no comparte con otros lo que le pasa.

    Según Goodall , las principales consecuencias observadas de la presencia del síndrome son la pérdida de la moral del grupo, el ausentismo, recambio frecuente del personal, el uso de tranquilizantes y conflictos familiares.
    En estudios realizados en las salas de neonatología de la provincia de Ciudad de La Habana , se constató que la mayoría del personal, tanto médicos como enfermeras, no tenía instaurado el síndrome; sin embargo, algunos de sus componentes eran muy evidentes en ambos, tales como la despersonalización y una elevada falta de realización personal; aún el agotamiento emocional no era evidente. Estos resultados evidencian que el síndrome en el personal que labora en estas unidades se encuentra en un franco proceso de desarrollo si no se toman a tiempo medidas preventivas para ello .

    CONSIDERACIONES FINALES

    Tal como se ha puesto de manifiesto a lo largo de la presente revisión, podemos constatar que el síndrome de burnout puede, y de hecho lo hace, afectar también a la población de médicos y enfermeros que laboran en los servicios de neonatología, tanto por las características físicas, ambientales y organizacionales propias de la unidad de trabajo, como por las características inherentes a las tareas que allí se realizan y por la especial relación que se establece entre el personal de salud y la familia en estos servicios.
  2. Médico Neonatólogo
    Avatar de Verk
    1,466
    Posts
    415
    Agradecimientos
    recibidos
    #2
    Es cansador, si y muchas veces estas re podrido y lo unico que te interesa es dormir....pero creo que eso nos pasa a todos durante la residencia.
    En si, es verdad que tiene un stress que otras especialidades no tiene, pero aprendes a lidiar con todo eso.
    Supogo que todo esto depende mucho de cada servicio, la relacion que haya entre los que componen el servicio y de como es cada uno.
  3. Avatar de Belita79
    98
    Posts
    93
    Agradecimientos
    recibidos
    #3
    Absolutamente de acuerdo... Parece mentira pero leo ésto hoy que estoy muy, muy triste por la muerte de un pacientito muy querido por mi, que estuvo en la neo por dos meses y medio.
    Gracias por el aporte Verk!
  4. Médico Neonatólogo
    Avatar de Verk
    1,466
    Posts
    415
    Agradecimientos
    recibidos
    #4
    Citar Originalmente publicado por Belita79 Ver post
    Absolutamente de acuerdo... Parece mentira pero leo ésto hoy que estoy muy, muy triste por la muerte de un pacientito muy querido por mi, que estuvo en la neo por dos meses y medio.
    Gracias por el aporte Verk!
    No se si en tu htal pasa Belita, pero en el mio no hay psicologos ni nada de eso para hablar de ciertos pacientes y de los que nos pasa con respecto a ellos...
    Quiero decir, no hay un equipo armado ni nada de eso, porque la verdad que lidiar con este tipo de pacientes es complicado, y con los padres ni hablar.
    Y bue...cuando se muere alguno que estuvo bastante tiempo...es jodido.
  5. 2
    Posts
    0
    Agradecimientos
    recibidos
    #5

    Debemos encarar el tema de manera pro-activa

    Hola: mi nombre es Hugo Martín (53 años) pediatra y estoy investigando acerca del Síndrome de Burnout ó "estar quemado" y su impacto global. Desarrollo mis tareas en un Hospital pediátrico de alta complejidad. En la actualidad realizo una encuesta basada en el MASLACH BURNOUT INVENTORY. Todos aquellos que trabajen en equipos de salud independientemente de su profesión y/o especialidad pueden contestarla. Si así lo desean pueden solicitar la misma a: burnoutsurvey@hotmail.com

    Por cierto me agradaría contactarme con todos aquellos que se interesen por el tema fundamentalmente con el objetivo de crear una Conciencia Preventiva acerca del tema.

    Saluda atte.
    Hugo N. Martín
    Ciudad de Buenos Aires, Argentina.

Discusiones similares

  • Tema
  • Iniciado por
  • Foro
  • Respuestas
  • Último post
  1. Mileabril
    Licenciatura en Obstetricia
    0
    14-Mar-2011 17:11
  2. elizabethcarolina
    ¡Preséntate!
    1
    06-Jan-2011 13:57
  3. Dra enanus
    Foro General Residencias
    1
    24-Feb-2009 22:54
Ranking de temas y usuarios de este foro

Content Relevant URLs by vBSEO