Mancia

Diario de la Salud

Foros generales

Materias Basicas de Salud

Materias Clínicas

Residencias Médicas

México

Universidades

Hospitales

Carreras de la Salud

Tecnicaturas

Clasificados & Insumos

Trabajo

Café Mancia

Foro/ Carreras de la Salud/ Enfermería/ Material de estudio/

Trabajos prácticos

Trabajos prácticos

Contacto Enfermeria
  1. Avatar de Esteban-S
    120
    Posts
    14
    Agradecimientos
    recibidos
    #1

    Trabajos prácticos

    Esta nueva discusión se basa en los tp's que nos ha tocado presentar durante nuestras cursadas, siguiendo con la línea anterior, recuerden que deben citar materia y facultad.
    Espero que les sea útil.
    Cuando abrió el sello cuarto, oí la voz del cuarto viviente, que decía: Ven. Miré y vi un caballo bayo, y el que cabalgaba sobre él tenía por nombre Mortandad, y el infierno le acompañaba. Fueles dado poder sobre la cuarta parte de la tierra para matar por la espada, y con el hambre, y con la peste, y con las fieras de la tierra.
    http://estebanaip.spaces.live.com
  2. Avatar de Esteban-S
    120
    Posts
    14
    Agradecimientos
    recibidos
    #2

    Deontología 2 - Facultad de medicina - UBA

    Este tp toca algunos de los aspectos profesionales


    Índice


    Enunciar el concepto de Profesión según diversos autores,
    Modelo Conceptual y Cuidados de Enfermería
    Consignar las Etapas del proceso de profesionalización de una actividad
    Comparar la situación actual de Enfermería en relación a las
    variables/atributos de una Profesión
    Supuestos de la construcción del YO personal (sistema del YO) y su
    relación con el YO Profesional
    Enunciar el Autoconcepto Personal y Profesional
    Citar el concepto y función del “mentor” y del “ideal”
    Redactar las Etapas, tares, metas y consecuencias efectivas – positivas y
    no efectivas – negativas del desarrollo del YO Profesional
    Relacionar el punto anterior con el/su futuro ejercicio de la enfermería


    Enunciar el concepto de Profesión según diversos autores,


    Modelo Conceptual y Cuidados de Enfermería


    Profesión según la sociología se da cuando existe un cuerpo específico de conocimiento para actuar en una realidad social y organizada. La medicina, la abogacía, la odontología son, en esa perspectiva consideradas profesiones. En tanto la enfermería, por ejemplo, esta considerada en la literatura corriente de la sociología de las profesiones como semiprofesión, dad la ausencia de un cuerpo específico de conocimiento, así como la inexistencia de un mercado de trabajo inviolable, al contrario de lo que ocurre con los médicos y los abogados, entre otros profesionales. Distintos autores discuten este asunto y enfocan puntos de vista relevantes para analizar críticamente esta situación. Turner y Hodge, en sus diferentes estudios sobre las profesiones, afirman que en las sociedades complejas y postindustriales, cuatro principales áreas de análisis ofrecen criterios para el inicio de una exploración de los problemas generales ligados al estudio de las profesiones y semi – profesiones: a) el grado de profundidad de la teoría y de la técnica; b) grado de monopolio; c) grado de reconocimiento externo y, d) grado de organización.
    Para Wilensky existen dos características básicas que distinguen, en el mercado, profesión de ocupación. La primera es el carácter técnico de la tarea del profesional, ya que la misma se basa en un cuerpo de conocimiento sistemático, adquirido a través de una formación escolar. Se presupone que este conocimiento fue transmitido por otros profesionales que hablan el mismo lenguaje. La segunda característica tiene relación con las normas y reglas profesionales, en que se orienta, para ejecutar su tarea. En otros términos, esta tarea y / o actividad representa un conjunto de actos sistemáticos y continuos, que obedecen a una cierta lógica técnico – científica.
    Sin embargo para Marinho, decir técnico no significa necesariamente decir científico. La base para la reivindicación de competencia exclusiva, varía de acuerdo con las características de cada profesión. Esto significa que pesan mucho más los factores político – institucionales, el consenso social, la práctica y el desempeño profesional, en la definición de ser o no ser una profesión, que los criterios científicos o no científicos. No negamos aquí la importancia histórica del carácter de cientificidad conferida, por la academia y por la sociedad, a ciertas profesiones, lo que les propicia prestigio, status y poder frente a los demás, principalmente si pensamos en los moldes de las sociedades occidentales. En estas sociedades, por ejemplo, el grado de profesionalismo que la medicina y la abogacía adquirieron, permitió que esas profesiones se convirtieran en actividades sociales indispensables para las mismas. Pero, si alguien se aventura a ejercerlas sin el debido entrenamiento escolar, está sujeto, consecuentemente, a las penalidades sociales y legales de las entidades de clase, responsables por el ejercicio, la ética y la fiscalización de la profesión.
    De esta forma como lo indica Moore, una profesión se define por un conjunto de dimensiones estructurales y actitudinales:
    a) Es una ocupación de tiempo integral, o sea, el profesional pasa a vivir de la remuneración que se origina de la actividad ejercida;
    b) se caracteriza por la presencia de profesionales que se destacan por la “vocación”, o sea, aceptan las normas y modelos apropiados y se identifican con sus colegas;
    c) poseen una organización, esto es, los profesionales se organizan a partir de la mutua identificación de intereses organizacionales distintivos, teniendo en cuenta, sobre todo, el control sobre el acceso, la selección, proyección y reglamentación de los participantes, adoptando un código de ética que formaliza las normas de conducta de los mismos;
    d) poseen un cuerpo de conocimiento formal, que es impartido, a través de una iniciativa teórica, por las universidades en las sociedades modernas;
    e) poseen orientación para el servicio, esto es, se destina a servir los intereses de los clientes y de la comunidad, es decir, tienen una práctica social;
    f) poseen autonomía, que si se compara con la existente en la Edad Media, se encuentra exacerbada en las profesiones modernas, en función de una gran especialización. Hay una presencia fuerte de corporativismo.
    En trabajos realizados en los Estados Unidos, por Wilensky sobre el proceso de profesionalización, el autor concluye que (después de haber comparado históricamente 18 categorías) una actividad pasa a ser considerada profesión cuando supera las cinco etapas del proceso de profesionalización. Estas etapas son las siguientes:
    El trabajo se convierte en una ocupación de tiempo integral. Según el autor, esto ocurre dada la necesidad social y / o del surgimiento y ampliación del mercado de trabajo específico.
    Se crean escuelas para el adiestramiento. Luego que la ocupación pasa a ser de tiempo integral, nuevas demandas y nuevas clientelas surgen buscando formación y entrenamiento. Aparecen así las primeras escuelas dedicadas a la formación de nuevos profesionales, y se crea, de esta manera, un cuerpo esotérico de conocimiento específico de la materia.
    Se constituye la asociación profesional. En este momento se definen perfiles profesionales que dan a ese grupo una identidad.
    La profesión es reglamentada. Esta fase esencial para una futura profesión, ya que en este momento se definirá el territorio profesional asegurando así el monopolio de competencia no solo del saber, sino, sobre todo, de la práctica profesional.
    Se adopta un código de ética. Cerrando el proceso se establecen normas y reglas para actuar en el área profesional. Con esto estará fuera del mercado el charlatán, el descalificado, con lo que preserva así a los genuinos profesionales.
    Según Klegon, la discordancia entre los criterios que diferencian las profesiones de las no profesiones es simbólica, pues el punto más crítico del enfoque taxonómico es la inhabilidad de aplicar la lista de criterios (abstractos y teóricos) a situaciones concretas, o sea, la existencia de una abstracción, de un conocimiento teórico.
    Asimismo, aquellos proponentes de la perspectiva taxonómica, tienen alguna dificultad en aplicar el criterio, base de conocimiento, a situaciones concretas. Por ejemplo, Wilensky ha argumentado que un conocimiento sistematizado, basado en un largo entrenamiento, es importante. Se presenta un problema, no obstante, para esclarecer cómo alguien puede clasificar si una ocupación tiene conocimiento semejante, ya que el conocimiento puede no ser técnico ni común.
    Contrarios a esta visión estática del abordaje taxonómico, autores mas críticos argumentan que la base de conocimiento, como parte integrante de la ideología de la ocupación, puede cambiar y ser moldeada, de acuerdo con las necesidades de las ocupaciones profesionales. Siendo así, el criterio de conocimiento es problemático para distinguir profesiones que requieren pericia, habilidad mental y destreza manual y aquellas basadas en un conocimiento teórico, de aquellas basadas en la técnica. Klegon argumenta que de acuerdo con este criterio, ¿Cuál sería, por ejemplo, la diferencia entre el cirujano y un mecánico altamente competente y especializado? Ambos tienen un cierto tipo de conocimientos, ambos actúan sobre objetos específicos y elaboran complejos y especializados diagnósticos acerca del problema del objeto. Concluye Klegon, tal vez entonces el límite entre habilidad teórica y profesión no sea claro, si no se tiene una definición social, que es más importante que definir habilidad mental y conocimiento teórico.
    Freidson ha sugerido que la diferencia real, entre habilidades adquiridas y profesión, esta dónde el conocimiento es adquirido, o sea en la escuela formal o en el aprendizaje en la práctica. Esto es, sin duda, un punto clave e interesante del debate, o sea la producción del cuerpo esotérico del conocimiento de cada profesión. Se sabe, no obstante, que el proceso de profesionalización no se constituye en una historia natural de profesionalismo. Implica, antes que nada, un proceso dinámico histórico, donde los profesionales luchan por la conquista y garantía de privilegios para su profesión.


    Consignar las Etapas del proceso de profesionalización de una actividad


    Primero el grupo es pequeño, sin propósitos claros y definidos, sin coordinación. Luego, con el aumento de las necesidades de la sociedad da un paso hacia el desarrollo. En este segundo momento el conocimiento que se necesita para el trabajo es extraído de los conocimientos previamente obtenidos por otros grupos profesionales. Hacia el final de esta etapa comienza a identificar ciertas nociones de “como se hacen las cosas” que se desea transmitir a los que ingresan y están aun en la primera etapa. Se comienza a ver la necesidad de escuelas y maestros. En este punto se pasa a la tercera etapa en que la profesión debe identificarse con una filosofía de vida, un código de ética y un comportamiento moral.
    Como cuarta etapa debe decidir cuales son sus propias funciones considerando las funciones de otras profesiones o grupos que compartan su misma área de trabajo. Los integrantes sienten la necesidad de controlar sus propios asuntos y su propio destino, sin la intervención de extraños en ese control.
    Adopta responsabilidades teniendo en cuenta las necesidades de la sociedad que la creo. Si la profesión quiere adquirir reconocimiento debe mostrar que tiene conciencia social agrupándose con un creciente sentido de responsabilidad.

    Etapas del proceso de profesionalización de enfermería:

    Etapa Domestica de Enfermería:
    El concepto de ayuda a los demás está presente desde el inicio de la civilización, como lo demuestran estudios antropológicos, arqueológicos, etc. Lo que no está tan claro es que lo que denominamos el cuidado de enfermería aparezca con el hombre, ya que en aquella época se entremezclaban diversas formas de cuidar, que con el transcurso del tiempo dieron lugar a diferentes disciplinas.
    Esta etapa de los cuidados se denomina doméstica, por ser la mujer en cada hogar la encargada de este aspecto de la vida. El objetivo prioritario de atención de la mujer cuidadora es el mantenimiento de la vida frente a las condiciones adversas del medio.
    Alrededor de cada mujer en la familia se entrelazan y elaboran las prácticas rituales que tienden a asegurar la vida, su promoción y su continuidad. La mujer utiliza elementos que son parte de esa misma vida natural, como el agua para la higiene, las pieles para el abrigo, las plantas y el aceite para la alimentación y las manos, elemento muy importante de contacto maternal, para transmitir bienestar.
    En consecuencia, los cuidados van encaminados a ese mantenimiento de la vida a través de la promoción de la higiene, la adecuada alimentación, el vestido y, en general, todas las medidas que hacen la vida más agradable, algunas de las cuales se han dado en llamar en nuestros días cuidados básicos.


    Etapa Vocacional de Enfermería:
    La Iglesia resaltó la misión salvadora de Cristo para con los desvalidos y enfermos, en contra de lo que hasta entonces propugnaban las demás creencias. Como consecuencia directa de esta forma de sentir la religión, se crearon numerosas instituciones dedicadas al cuidado de los enfermos y necesitados, y a partir de este momento, la presencia de la Iglesia va a ser constante en el mundo de la enfermedad.
    Las referencias a los cuidados, inexistentes en épocas anteriores o cuando menos escasas en todas las culturas precedentes, son continuas a partir del inicio del Cristianismo. El auge del Cristianismo empujó, sin lugar a dudas, el desarrollo de los cuidados, que pasaron a considerarse un deber sagrado y adquirieron un enfoque humanitario que previamente no habían tenido.
    Los aspectos positivos, a partir de las enseñanzas cristianas, son evidentes y se han identificado específicamente. Pero este pensamiento religioso también obstaculizó el progreso de los cuidados, dada su estrecha relación con la religión y las órdenes religiosas. La disciplina estricta se convertiría, durante muchos siglos, en un modo de vida.
    Las personas dedicadas a la tarea de cuidar acabaron por ser adiestradas para la docilidad, la pasividad, la humildad y un desprecio total de sí mismas. Se promulgó una obediencia incontestable a las decisiones de otros estamentos de rango superior, generalmente el sacerdote o el médico. El criterio individual de la cuidadora y la responsabilidad personal para tomar decisiones, en relación con la atención a los enfermos, fueron olvidados y permanecieron ajenos a la actividad de cuidar durante mucho tiempo.

    Etapa Técnica de Enfermería:
    El concepto de salud - enfermedad en los inicios del Mundo Contemporáneo pierde la connotación religiosa que imperaba hasta entonces. El siglo XX transcurre para las enfermeras con dos presiones de significado opuesto que hacen entrar a éstas en un conflicto permanente. De una parte, la sociedad de la época espera de las enfermeras una actitud maternal y abnegada, basada en el modelo precedente. Por otra, los servicios de atención a la salud, organizados bajo patrones médicos, exigen a las enfermeras cada vez más especialización en técnicas curativas y menos preparación en la atención al enfermo como persona.
    Ambas influencias entran en crisis, motivada la primera por la progresiva secularización de la sociedad y de las propias enfermeras, que comienzan a desechar el aspecto vocacional en el sentido meramente religioso. Y la segunda por la dependencia de la enfermería a la clase médica, porque cada vez se hace menos cuestionable que una profesión femenina deba estar organizada y gestionada por mujeres.
    A pesar de estas consideraciones, en este tiempo la actividad enfermera se basa en la atención diagnóstica y curativa dentro de los hospitales, como trabajo auxiliar de la medicina, siendo sus tareas más importantes y valoradas: medición de signos vitales, práctica de curas, administración de fármacos y otros tratamientos.

    Etapa de Profesionalización de Enfermería:
    En esta cuarta etapa de la historia del cuidado, la enfermería se consolida como una disciplina, con un cuerpo de conocimientos propio y una responsabilidad definida en la atención a la salud de la población.
    Tanto desde el punto de vista formal como sociológico, la enfermería es hoy muy distinta a como se practicaba hace cincuenta años. Distintos factores son los que han intervenido en esta profesionalización del cuidado. Las enfermeras han asumido la responsabilidad de formar a sus propios profesionales, de organizar y dirigir los servicios de enfermería y de iniciar investigaciones encaminadas a incrementar su cuerpo disciplinar. Así mismo, en el campo asistencial los cambios acaecidos han sido muy significativos, desde una actividad basada en el empirismo y centrada en la técnica, se ha pasado a orientar el cuidado en un marco teórico propio, utilizando una metodología lógica y racional, como lo demuestra el uso generalizado del proceso de enfermería y la formulación de diagnósticos enfermeros.
    Es necesario destacar también el impulso de las asociaciones profesionales por su contribución al cambio que se está experimentando. En este sentido, posiblemente el trabajo más significativo por su influencia en otros grupos ha sido el de la Asociación Americana de Enfermería (ANA), que ya en 1965 definía la profesión en un informe sobre formación que textualmente dice:
    “Una escuela de enfermería independiente de los organismos de servicio, pero que proporcione formación para el servicio, con enfermeras educadoras competentes, y oportunidades de aprendizaje bien seleccionadas. El desarrollo de la estudiante como persona. La dignidad del paciente como ser humano. La provisión de la enfermería como servicio comunitario, al mismo tiempo que como cuidado institucional. La identificación de la base sobre la cual se funda la enfermería; por ejemplo, la higiene ambiental y el cuidado personal. La dirección de la enfermería a cargo de las enfermeras. El modelo de la enfermera como persona de cultura, y como profesional competente.”


    Comparar la situación actual de Enfermería en relación a las


    variables/atributos de una Profesión


    Para comparar la situación actual de Enfermería, decidimos tomar el modelo de características estructurales y atributos actitudinales de Richard Hall.

    Características Estructurales:
    • Creación de una ocupación de tiempo completo: hoy en día, Enfermería ha logrado ocupar un lugar importante en el ámbito de la salud, siendo una ocupación de tiempo completo.
    • Establecimiento de una escuela profesional preparatoria previa: esta pauta se ve cumplida, pero, con el inconveniente de que la formación no es similar entre las distintas instituciones.
    • Formación y existencia de Asociaciones Profesionales: en nuestra Profesión hay existencia de las mismas en varios niveles, la AECAF y la FAE, a nivel de Capital Federal y nacional, respectivamente; el CREM y el CIE, a nivel MERCOSUR e internacional, respectivamente.
    • Formación y existencia de un Código de Ética: el Código de Ética más importante de nuestra Profesión es el establecido por el CIE en el año 1953.
    Atributos actitudinales:
    • Uso de la Organización como referencia principal: este aspecto en nuestro país ha quedado relegado, ya que el/la enfermero/a promedio no está asociado a ellas, y prefiere su representación por medio de los gremios.
    • Creencia en el servicio público: uno de los campos más difíciles de resolver, ya que seguimos siendo una sombra de la medicina, tanto para la población en general como para nosotros mismos.
    • Creencia en la autorregulación: en este aspecto, Enfermería ha logrado autorregularse, por medio de diversas leyes y reglamentaciones para su ejercicio.
    • Sentido de vocación: este ítem ha quedado relegado, ya que, hoy por hoy, no siempre la elección es por el gusto, sino por el sentido de ser una carrera corta y con fácil inserción laboral.
    • Autonomía: se ha delegado a un mayor grado de autonomía que antaño, pero, nuestra falta de disposición para correr riesgos nos siguen convirtiendo en una profesión dependiente.


    Supuestos de la construcción del YO personal (sistema del YO) y su


    relación con el YO Profesional


    Sullivan postula el sistema del YO como: “sistema que se ocupa de mantener la seguridad interpersonal que siente el individuo” (Sullivan, 1953, p. 109) surge de la cooperación interpersonal en la aculturación y del proceso de socialización del ser humano. “El sistema del yo… es una organización de experiencias educativas derivadas de la necesidad de evitar o reducir al mínimo los incidentes de ansiedad” (Sullivan, 1953, p. 165).
    También pueden hacerse algunas suposiciones del desarrollo de los sistemas del YO en los seres humanos:
    • El ser humano es un sistema abierto, que afecta y es afectado de continuo por otros seres humanos y no humanos de su mundo (su ambiente).
    • “El hombre interactúa con su ambiente en su totalidad” (Rogers, 1970, P. 44).
    • Como sistemas abiertos, los seres humanos demuestran interacción continua con su entorno, y constantemente están intercambiando materia y energía. El sistema humano comparte y toma energía y materia del ambiente (Rogers, 1970, p. 49).
    • “Las transacciones entre el hombre y el medio ambiente se caracterizan por la creación continua de nuevos patrones tanto en el hombre como en el ambiente que lo rodea” (Rogers, 1970, p. 53).
    • “La evolución se produce en la acción mutua de cambiar y ser cambiado” (Rogers, 1970, p. 54).
    • El proceso evolutivo es análogo o describe el desarrollo de los sistemas del YO, tanto personal como profesional.
    Simms y Lindberg confirmaron que el YO profesional es un reflejo directo del autoconcepto personal (YO personal). “La responsabilidad por nuestros propios actos, sobre todo ante los demás, florecerá en un ambiente que fomentará el crecimiento del YO y la independencia” (Simms y Lindberg, 1978, p. 7). La comprensión del YO y el verlo de una manera positiva dan por resultado, inevitablemente, autoconceptos profesionales más productivos. Los autoconceptos negativos representan obstáculos para el funcionamiento independiente eficaz, esencial para la buena ejecución de las funciones profesionales.


    Enunciar el Autoconcepto Personal y Profesional


    Sullivan, padre de la escuela interpersonal de pensamiento en la Psiquiatría, postuló la teoría de que el sistema del yo”sistema que se ocupa de mantener la seguridad interpersonal que siente el individuo”surge de la cooperación interpersonal en la aculturación y del proceso de socialización del ser humano.
    El autoconcepto puede considerarse como la opinión personal de si mismo y que es el resultado de la interacción con otras personas importantes.
    El yo se formula a través de percepciones concientes e inconscientes de las propias experiencias, incluyendo logros, fracasos, conflictos, situaciones embarazosas y éxitos.
    Conforme se desarrollan los seres humanos a lo largo de la vida, cambian las otras personas importantes. En la infancia, el progenitor mas dedicado a la atención del niño es la persona importante; posteriormente, en la niñez, cambia a ambos padres y luego a otros adultos; después a camaradas del mismo sexo, compañeros del sexo opuesto y, por último, a los amigos del adulto maduro. En todas las etapas de la vida, la relación entre el individuo y las demás personas importantes para él es esencial para la aculturación y socialización, puesto que el aprendizaje es dependiente de la opinión que se tenga del yo y del nivel de ansiedad.
    Quienes tienen una mala opinión de sí misma han internalizado esa opinión mediante patrones de relación establecidos con personas importantes para ellos en circunstancias de gran ansiedad. Las valoraciones positivas dan por resultados la percepción del yo como “bueno”. Los individuos que tienen un buen concepto de sí mismos han adquirido ese concepto a través de normas de relación establecidas con personas importantes para ellos en momentos de poca ansiedad.
    Sheehy, 1982 sostiene que quienes se sienten a gusto con la vida (y que tienen una buena opinión de sí mismas) emplean las siguientes cualidades para describir el yo: honesto, afectuoso y responsable. A estas personas que navegan con éxito por la vida les da el nombre de pioneros, y afirma que poseen altos niveles de bienestar.

    El desarrollo del yo profesional sigue la misma senda que el desarrollo del yo personal. En todos los oficios, el profesional encuentra individuos importantes para él. Los enfermeros tienen diferentes personas importantes para ellas durante las distintas etapas de crecimiento y desarrollo, estas difieren en cuanto a sexo, condiciones socioeconómicas, educación y antecedentes culturales. La adaptación de la enfermera a situaciones cambiantes determina que personas son importantes para ella en cuanto a su desarrollo profesional.
    La opinión que tiene la enfermera de sí misma y su sensibilidad hacia otros, desde el punto de vista profesional, se relacionan estrechamente con el éxito que logra al pasar de una situación a otra. El autoconcepto personal no puede separarse del autoconcepto profesional, aunque quienes son valiosos para el profesional no lo sean para otros.




    Citar el concepto y función del “mentor” y del “ideal”


    Sheely, 1982, identificó dos tipos de personas importantes que, quizás, desempeñan una función esencial en el desarrollo del yo profesional: el Mentor y el Ideal a imitar.
    El mentor “es un amigo y consejero de confianza, por lo general 10 ò 20 años mayor, que respalda el sueño del aprendiz y ayuda en un camino crítico a guiarlo hacia su realización”
    El ideal es una figura que impulsa, ofrece principios para actuar y constituye una guía sobresaliente en el camino que sigue el niño.
    Con este marco de referencia, los ideales a imitar de la enfermera profesional serían aquellas personas que le dieron a conocer la disciplina durante su infancia, niñez y adolescencia en su calidad de profesionales, mientras que los mentores serían los elegidos por la enfermera, quienes eran mas experimentados profesionalmente, sabían más y eran dignos de confianza desde el punto de vista profesional, durante la edad adulta de la enfermera en el campo de la enfermería.
    El punto de vista que tiene la enfermera sobre sí misma como profesional está muy influenciado por la imagen que de la enfermería tiene el pùblico, la profesión en general, y los propios ideales y mentores.


    Redactar las Etapas, tares, metas y consecuencias efectivas – positivas y


    no efectivas – negativas del desarrollo del YO Profesional


    La enfermera profesional principiante durante el período de orientación

    Tarea: confianza

    Metas: confiar en nuestros propios mentores e ideales para que nos guíen de manera eficaz a desarrollar las capacidades necesarias para cumplir los requisitos del papel profesional. Contar con otras personas que ayuden a alcanzar los objetivos profesionales. Sentir satisfacción en el nuevo papel. Contar con el reconocimiento de jefes y usuarios por prestar eficientemente un servicio necesario.

    Consecuencias efectivas: más probabilidades de confiar en sus colegas profesionales e interdisciplinarios; se sentirá bien sobre sus propias habilidades; concentrar energías en satisfacer las demandas del usuario y disponibilidad para ser guías y mentoras.

    Consecuencias no efectivas: disminución de sentimiento de necesidad; insatisfacción en relaciones futuras; relaciones calculadoras no honestas; insatisfacción en el desempeño de sus labores profesionales.

    La enfermera profesional principiante en el período posterior a la orientación

    Tarea: adquisición de autonomía

    Metas: depender de profesionales más maduros para que nos asesoren durante algún tiempo. Considerarse autónomo en la práctica durante cierto tiempo, profesional por derecho propio, capaz de depender de la propia competencia para cumplir responsabilidades. Considerar la enfermería como un cuerpo independiente, que determina sus propias normas y políticas, usa su poder con eficacia y controla su propia práctica.

    Consecuencias efectivas: confianza en los líderes; confiar en uno mismo; sentimiento de autonomía profesional; sentimiento de comodidad al poner en práctica lo aprendido; sentimiento de competencia en su propio papel.

    Consecuencias no efectivas: no confianza en los demás; sin sentido de la existencia de su propio derecho; persona de ayuda y no como profesional autónoma.

    El profesional joven que se mueve hacia la independencia

    Tarea: iniciativa

    Metas: hallar recompensas en utilizar la iniciativa e imaginación propias para someter a prueba las realidades de enfermería. Anticipar independientemente las responsabilidades del papel profesional al mismo tiempo que se hace responsable de los propios actos.

    Consecuencias efectivas: recopilación rápida de información para la correcta valoración del usuario; ofrece ideas creativas; ayudará al sistema de la atención de la salud; no se siente oprimida ni suprimida por los demás profesionales.

    Consecuencias no efectivas: dificultad para la iniciativa; sentimiento de vergüenza hacia su trabajo; sentimiento de trabajador de baja condición; necesidad de recompensación en base a las órdenes de los demás y no a la propia iniciativa.

    La profesional en desarrollo que adquiere pericias

    Tarea: aplicación

    Metas: sentirse competente al ejecutar en forma independiente las tareas de la profesión. Ampliar los conocimientos que se tienen sobre la enfermería. Integrar un sentimiento de realización en nuestro propio trabajo dentro de la profesión.

    Consecuencias efectivas: capaz de integración a un sentimiento de aplicación; sentimiento de comodidad y competencia al realizar sus labores; capacidad para identificar y llevar a cabo las obligaciones inherentes a funciones predeterminadas.

    Consecuencias no efectivas: displacer al aplicar las prácticas enfermeras; experimentación de conflictos a nivel laboral; desarrollo de sentimiento de inferioridad; incompetencia al llevar a cabo tareas profesionales “reales”.

    La profesión con identidad propia

    Tarea: adquisición de identidad

    Metas: sentirse seguro de si mismo en la función de enfermería profesional. Sentirse competente en la experimentación de funciones. Articular en forma clara el compromiso ideológico que se hace con la profesión.

    Consecuencias efectivas: capaz de llevar a cabo todas las actividades implicadas en un proceso planificado de cambio; suele ser mas eficiente si también desempeña el papel de defensora.

    Consecuencias no efectivas: confusión sobre las responsabilidades y comportamientos del papel; identidad vaga en términos de criterios profesionales; la atención de salud de los usuarios sólo serán satisfechas en forma incompleta e ineficaz.

    El profesional en etapa de maduración

    Tarea: intimidad

    Metas: desarrollar la capacidad de comprometerse en relaciones de colaboración con clientes, compañeros profesionales y demás colegas del sistema de servicios de salud como un profesional interdependiente.

    Consecuencias efectivas: mayores oportunidades de influir en el cambio de los demás; aprende a confiar, a sentirse segura de sí misma y está dispuesta a correr riesgos para incrementar su eficacia.

    Consecuencias no efectivas: no podrá elevar al máximo los resultados positivos de la relación entre profesional y usuario; baja eficacia en las relaciones de colaboración.

    El profesional productivo

    Tarea: capacidad de generar

    Metas: ser productivo para uno mismo y para los demás en un papel profesional de enfermería, contribuyendo con la sociedad mediante el esfuerzo propio en educación, práctica e investigación en enfermería.

    Consecuencias efectivas: más alta calidad de servicios en base a su pericia; valoración de la importancia de la investigación.

    Consecuencias no efectivas: contribuyen a un concepto inferior de la enfermería; períodos de estancamiento; persona que presta servicios como ayudante de los demás.

    El profesional de mayor edad

    Tarea: adquisición de la integridad

    Metas: encontrar placer en los logros realizados por uno mismo y por los demás dentro de la actividad profesional. Apreciar el ciclo de vida completo del YO profesional.

    Consecuencias efectivas: ejerce influencia en el establecimiento de pautas futuras.

    Consecuencias no efectivas: no adquiere sentido de integridad profesional; sentimiento de desánimo o desesperanza; no puede hacer un recuento de los logros propios o ajenos.


    Relacionar el punto anterior con el/su futuro ejercicio de la enfermería


    En base a la opinión grupal, todos estuvimos de acuerdo en algo, estamos en la primera etapa de nuestro desarrollo del YO profesional, y, como cabe esperar, de a poco vamos ganando confianza en nuestro hacer, medido no sólo por las prácticas realizadas en las diferentes materias que hemos cursado, sino también porque algunos, y en contra de lo que dice la Ley, estuvimos o estamos ejerciendo como enfermeros.
    Con respecto a nuestros mentores e ideales, todos tenemos una opinión marcadamente diferente, dándonos cuenta que el multifacetismo de este grupo nos ha permitido enriquecernos, mas que otras veces, por los temas tocados por la materia, dando origen no sólo a debates, sino también a la capacidad de escucharnos entre nosotros, y llegando a entender que el escuchar al otro va a ser una herramienta mas que necesaria a la hora de empezar o seguir ejerciendo.
    Cuando abrió el sello cuarto, oí la voz del cuarto viviente, que decía: Ven. Miré y vi un caballo bayo, y el que cabalgaba sobre él tenía por nombre Mortandad, y el infierno le acompañaba. Fueles dado poder sobre la cuarta parte de la tierra para matar por la espada, y con el hambre, y con la peste, y con las fieras de la tierra.
    http://estebanaip.spaces.live.com
  3. Los siguiente/s 2 mancianos agradecen a Esteban-S por este mensaje de gran utilidad:

    Alan Melis (14-Oct-2009), patryinthesky (21-Nov-2009)

  4. Estudiante de Medicina
    Avatar de Dra jimenuska
    3,387
    Posts
    493
    Agradecimientos
    recibidos
    #3
    jaa bien!! bue .. admito que no tengo mi trabajo de deontologia II que fue cualquiera, ya que mi cursada fue un desatre y la verdad nunca entendi de que se trataba el tp que debia entregar, lo unico que se es que lo que debia hacer era un tp sobre la organizacion del comite de etica en el htal borda, cosa que nunca hicimos por problemas con nuestro docente de psiquiatrica, asi que tuvimos que entregar uno a las apuradas que conseguimos con una docente de etica del htal italiano....
    asi que no hay nada sobre mi tp de deonto II, solo el hecho que teniamos que averiguar sobre los comites de etica y los casos que ellos tomaban y los antecedentes en el htal donde se lo ubicaba...


    digamos que de los tp que entregue, mal de mi parte en no haberme guardado alguna copia...... pero las ideas que tuve las recuerdo todavia.. asi que algun momento les cuento del resto de mis trabajos practicos
  5. Avatar de Esteban-S
    120
    Posts
    14
    Agradecimientos
    recibidos
    #4

    Para que quede claro

    No es sólo par atrabajos de deonto 2, es para todos los tp's que alguna vez preparamos
    Cuando abrió el sello cuarto, oí la voz del cuarto viviente, que decía: Ven. Miré y vi un caballo bayo, y el que cabalgaba sobre él tenía por nombre Mortandad, y el infierno le acompañaba. Fueles dado poder sobre la cuarta parte de la tierra para matar por la espada, y con el hambre, y con la peste, y con las fieras de la tierra.
    http://estebanaip.spaces.live.com
  6. Avatar de Esteban-S
    120
    Posts
    14
    Agradecimientos
    recibidos
    #5

    Psicología evolutiva - Fac. de Medicina - UBA

    Índice


    Introducción
    Primera Infancia: el niño de uno a cinco años
    Segunda Infancia: 5-12 años
    Niñez
    La adolescencia
    Factores que influyen para que un adolescente llegue a un embarazo
    Enfermedades de transmisión sexual: Aspectos psicológicos
    SIDA: Aspectos psicológicos en el adolescente
    Educación sexual al docente
    Bibliografía


    Introducción


    En varios de los temas tratados se ha hecho referencia a la maduración del organismo y a sus efectos. También se ha dicho que el individuo tienen diferentes estados a lo largo de su vida y que no en todos los momentos tiene la capacidad mental o emocional de afrontar una determinada situación. También se hace evidente que existe una época para cada una de las grandes etapas del individuo, marcadas por su fisiología y por sus capacidades mentales y físicas. Una de las ramas de la psicología es la psicología evolutiva, que pretende entender los cambios que se dan en el sujeto a lo largo de su vida y del paso por los diferentes estadios.
    Demos una breve mirada a los hitos más sobresalientes de la evolución del individuo.
    La psicología evolutiva se interesa por los cambios que sufren las personas a lo largo de su vida, de forma genérica, es decir, no los cambios particulares sino los que se deben a las características de la especie. Se observa cómo cambian continuamente las acciones del individuo y cómo reacciona en un ambiente que está en permanente evolución también.
    La psicología evolutiva estudia el desarrollo físico, que incluye cambios corporales como la estatura, el peso, el desarrollo del cerebro y de otros órganos del cuerpo, la adquisición y el perfeccionamiento de habilidades motoras. También se estudia el desarrollo cognitivo que se basa en cambios en los procesos de pensamientos, las habilidades lingüísticas, las funciones cerebrales, etc. También estudia cambios en el desarrollo psicosocial del individuo, que incluye aspectos emocionales y sociales de la personalidad, la forma y la intensidad de las relaciones, los ámbitos en que se desenvuelve, etc.
    En todos estos ámbitos se dan cambios en cantidad y en calidad de las capacidades y las funciones del individuo. Los cambios cuantitativos son en general más fáciles de observar y de medir, mientras que los cualitativos son mucho mas complejos. Tanto los unos como los otros son de interés para la psicología evolutiva en la medida en que determinar la coherencia entre la edad y las capacidades de la persona puede facilitar los seguimientos y los apoyos que pueda requerir en un momento dado.
    El ámbito de interés de la psicología evolutiva es, entonces, toda la evolución del individuo, desde antes del nacimiento cuando está en desarrollo en el seno materno hasta la muerte, habiendo pasado potencialmente por infancia, niñez, adolescencia, edad adulta y vejez. Estudia cómo las características físicas, cognitivas y psicológicas del individuo cambian a lo largo de la vida. Para la psicología evolutiva el desarrollo es un proceso continuo de crecimiento y cambio, incluso en avanzada edad.

    Primera infancia: el niño de uno a cinco años


    Rasgos evolutivos generales de la etapa

    El niño pasa, en estos años, por dos etapas, la de la expansión de su subjetividad y la de la exploración de la realidad externa, que coinciden, en general, con la edad del jardín de infancia y los años preescolares. Del egocentrismo propio del primer año el niño evoluciona para ir integrándose poco a poco en el mundo que le rodea.
    En este desarrollo, la maduración psicomotriz es decisiva. Cuando el niño cumple el año, empieza a andar: el "gateador" de la última parte del primer año se convierte en "correteador"; desde esa nueva posición, el niño observa el mundo con una nueva perspectiva, amplía su horizonte y puede acercarse y manipular lo que le rodea a su antojo.
    La inteligencia del niño se transforma, pudiendo representarse las cosas sin estar éstas presentes y utilizar el lenguaje para ordenar tanto su mundo interno (primeras expresiones de sus emociones) como el externo (comienza a nombrar las cosas).
    Afectivamente el desarrollo en esta época es muy grande pues el niño aprende a controlar impulsos y deseos en una especie de "negociación" en la que él se adapta a las normas familiares a cambio de amor y valoración.
    Una vez que han quedado definidos y más o menos aceptados los límites que desde la familia (y la sociedad) se le imponen, el niño entra en la edad de la latencia, alrededor de los cinco años, a partir de la cual se produce un fuerte desarrollo intelectual y un acercamiento progresivo alos demás niños, avances que se ven favorecidos si el aprendizaje del control de los impulsos ha sido resuelto sin demasiado conflicto emocional.

    Psicomotricidad

    La motricidad y el psiquismo van unidos sobre todo en estos primeros años aunque en los próximos, incluso las mismas tareas escolares se pueden considerar ejercicios de psicomotricidad.
    Alrededor del año de edad el niño comienza a andar, de un modo vacilante, balanceándose, separando los pies e inclinando el cuerpo hacia delante para mantener el equilibrio, y poco a poco va reorganizando y consiguiendo el control de la musculatura desde la gruesa a la más fina.
    Importancia especial tiene la constitución de la imagen corporal que es la representación mental que el niño se hace de sí mismo. Esta imagen corporal no coincide con el esquema corporal en la medida en que en la imagen interviene otros factores, fundamentalmente afectivos, que la hacen subjetiva: es una imagen que no coincide con la corporalidad objetiva sino que está determinada por la valoración e importancia que él y los que le rodean dan a cada parte de su cuerpo: esta imagen influirá, en el futuro, en el concepto de sí mismo, y en la autoestima.
    Según Gesell el niño, a los dos años:
    • puede bajar y subir escaleras sin ayuda pero usando los dos pies en cada escalón.
    • es capaz de acercarse a una pelota y darle un puntapié.
    • le gustan los juegos bruscos y los revolcones.
    • puede dar la vuelta a las hojas de un libro de una en una.
    • construye torres de seis cubos y ensarta cuentas con una aguja.
    • si es necesario puede permanecer sentado algunos ratos
    A los tres años:
    • construye torres de nueve o diez cubos.
    • puede modular su forma de correr y hacer variaciones de velocidad.
    • sube las escaleras sin ayuda alternando los pies.
    • puede pedalear en un triciclo
    A los cuatro años:
    • sabe brincar a la "pata coja"
    • mantiene el equilibrio en un solo pie durante varios segundos.
    • al lanzar una pelota, echa el brazo hacia atrás y la tira con fuerza.
    • puede abotonarse la ropa y hacerse la lazada en los zapatos.
    A los cinco años:
    • brinca con soltura y salta.
    • llega a conservar el equilibrio sobre las puntas de los pies varios segundos.
    • está capacitado para realizar ejercicios físicos y danza.
    • usa el cepillo de dientes y el peine.
    • puede dibujar la figura de una persona.

    Inteligencia, imitación y juego: la evolución de la conducta adaptativa.

    En el primer año de vida la adaptación al medio se realizaba por medio de la inteligencia senso-motriz: a los estímulos del entorno se correspondía una respuesta motora lo más adecuada posible. A partir del segundo año la inteligencia se convierte en representativa al interiorizarse los aprendizajes en forma de imágenes mentales de una complejidad simbólica creciente.
    La inteligencia representativa es de tipo intuitivo desde los cuatro a los siete años. De este carácter intuitivo da idea el siguiente experimento: se le presentan al niño dos vasos iguales que él llena con la misma cantidad de bolitas; si después se echa el contenido de uno de ellos en un vaso más alto y delgado dirá que hay más bolitas dado que la altura de las mismas en dicho vaso es mayor.
    Otro ejemplo que muestra la representación subjetiva del mundo es el siguiente: el niño ante un reloj de arena cree que ésta cae más rápido cuanto más rápido realiza él la actividad que le encomendamos.
    Este tipo de inteligencia, en la que ya aparecen las imágenes mentales pero de estilo aún intuitivo o subjetivo nos muestra al niño con una idea animista o mágica del universo, con su acción o pensamiento el niño cree influir en la realidad externa, confunde la causalidad física con la motivación psicológica: por ejemplo, el sol sale porque el se despierta y necesita que sea de día
    La inteligencia es un proceso de adaptación al medio, de complejidad creciente, en el que interaccionan asimilación y acomodación: la imitación es un ejemplo del proceso de acomodación, siendo el juego representante de la asimilación .
    La imitación y el juego son dos actividades del niño en las que confluyen aspectos intelectuales y emocionales y que muestran ese carácter subjetivo que tiene la inteligencia del niño en esta etapa así como la utilización de imágenes mentales.
    El niño comienza a representar una acción o un objeto sin tenerlo físicamente presente y se produce una interiorización de los gestos y acciones que ha aprendido en la etapa anterior. El juego y la imitación se unen en este aprendizaje: así el niño que ha visto un coche en movimiento puede imitar con su mano dicho movimiento en su juego sin que el vehículo esté presente.
    La imitación en esta etapa de la inteligencia representativa es simbólica: el niño interioriza un objeto real en forma de imagen, que no es fotográfica sino que está cargada de significación y de subjetividad; toma del objeto que imita aquello que le impresiona y tiene para él un valor simbólico; por ejemplo, el lobo feroz de los cuentos es, sobre todo, una gran boca.
    También la imitación es una forma de identificación con el comportamiento de personas significativas para él, es una forma de querer ser como esa persona. Es una edad en la que se suele imitar el comportamiento del padre o de la madre según el sexo del niño.
    Por otra parte, el juego es, en esta etapa, esencialmente asimilación simbólica, aunque también es imitación pues todavía no es capaz de la suficiente imaginación o inventiva: así el niño juega a ser un perro imitando alguna característica del mismo que le impresiona.
    Además del aspecto puramente intelectual del juego hay que considerar el componente de elaboración de situaciones emocionales que hay en los juegos de los niños a esta edad, juegos no reglados en donde, además de aprender pautas y conductas socializadoras, el niño "digiere" una realidad que le afecta y a veces le angustia.

    Lenguaje y socialización

    El lenguaje es indisociable del medio familiar del niño. En los primeros meses de vida, la entonación de las palabras de la madre les daba significado; ahora una palabra es toda una acción: "guau" tal vez significa "ese perro que me asusta con sus ladridos", es decir, el niño emplea la palabra-frase con la que se expresa no un objeto concreto sino una situación determinada.
    Más tarde, alrededor de los tres años, el niño comienza una época de interrogaciones continuas, haciendo preguntas de las que conoce la respuesta; más adelante, a los cuatro años insistirá en los "por qué" y los "cómo", y más que la explicación le interesa ver si la respuesta se ajusta a sus propios sentimientos; no hay que olvidar que es una edad egocéntrica en la que el niño se acerca a los objetos en función de la adecuación de éstos a sus deseos y necesidades.
    Pero el lenguaje es tanto expresión de las tendencias individuales como de las influencias exteriores. La conversación que se inicia de modo rudimentario entre madre e hijo tiene también una dimensión social. El niño que oye el "no, no", aprende a posponer la satisfacción inmediata de un impulso a cambio del beneficio del cariño y la aprobación de su madre. Por medio del lenguaje se le transmiten las pautas propias de la cultura en que ese núcleo familiar está inmerso.
    El niño desarrolla su personalidad primero en la familia y luego en la sociedad. Los primeros años son de primacía familiar en su vida, pero luego, con su incorporación a la escuela, aparece la necesidad de aprender a convivir con los otros niños.
    Su primera experiencia escolar es casi una continuación de su mundo familiar: la maestra es una madre y los compañeros ocupan el lugar de los hermanos; los conflictos que surgen en la escuela son semejantes a los que vive en su casa; por eso, la adaptación a ese nuevo medio estará influida, en gran medida, por el tipo de vivencias que tenga con sus padres y hermanos.
    Una forma de elaborar y resolver los conflictos que aparecen tanto en la escuela como en su propio hogar son, además del juego, los cuentos a los que los niños, en estas edades, son tan aficionados: el niño se embelesa oyendo hablar de la gran boca del lobo feroz y abre su boca a la vez que lo hace el lobo; los cuentos le ayudan a elaborar los miedos tan comunes de estos años.

    Algunas de las adquisiciones que hace el niño tanto de su personalidad social como del lenguaje, según lo explica Gesell, son a los dos años:
    • utiliza los nombres de cosas, personas, y la palabra-acción.
    • se llama a sí mismo por su nombre en vez de usar el "yo" .
    • la jerga ha desaparecido pero sigue canturreando al decir su o sus palabras.
    • le gusta escuchar y le gusta revivir sus acciones en cuentos en los que él es el protagonista.
    • usa la palabra mío "manifestando un interés inconfundible por la propiedad de cosas y personas".
    • cuando juega con otros niños no se relaciona con ellos más que físicamente.
    • desconfía de los extraños y no es fácil de persuadir.
    • se ríe con ganas y muestra signos de simpatía o de vergüenza.
    A los tres años:
    • comienza a decir frases.
    • disfruta con el preguntar por preguntar.
    • le gusta el soliloquio y el juego dramático en el que practica palabras, frases y sintaxis.
    • "con el niño de tres años se puede tratar"; es capaz de negociaciones en las que cede para conseguir algo.
    • tiene gran deseo de agradar y pregunta si ha hecho bien lo encomendado.
    • la llegada de un hermano le puede provocar celos, angustia e inseguridad.
    • habla consigo mismo o como si se dirigiera a un otro imaginado.
    • empieza a compartir sus juguetes.
    • se puede quitar los botones de delante y de los lados.
    • no sólo se baja los pantalones sino que puede quitárselos.
    • duerme ya toda la noche sin mojarse e incluso suele hacer sus necesidades sin ayuda
    A los cuatro años:
    • hace preguntas casi sin parar.
    • le gusta hacer juegos de palabras, "se divierte con los más absurdos desatinos, para atraer la atención del auditorio".
    • su lenguaje es meridiano, no le gusta repetir las cosas.
    • llega a sostener largas conversaciones, mezcla de ficción y realidad, "tiene mucho de charlatán y algo de irritante".
    • es hablador y utiliza con entusiasmo el pronombre personal.
    • puede vestirse y desvestirse casi sin ayuda.
    • se hace el lazo de los zapatos, se peina sólo y se cepilla los dientes.
    • va al baño sólo, preferentemente si hay otros, movido por "una nueva curiosidad que empieza a surgir".
    • empieza a formar grupos para jugar de dos o tres niños.
    • comparte sus cosas pero a veces tiene arrebatos caprichosos con la intención de provocar reacciones en los demás: "puede ser un verdadero sargento para dar órdenes a los demás"
    • tiene cierta conciencia de las actitudes y opiniones de los demás: es excelente para encontrar pretextos y justificar su comportamiento
    A los cinco años:
    • parece un adulto en su forma de hablar, sus respuestas son ajustadas a las preguntas que se le hacen.
    • sus preguntas buscan una respuesta y tiene verdadero deseo de saber.
    • en su deseo de entender el mundo es muy práctico y le gustan los detalles concretos "sin irse por las ramas ni la fantasía".
    • distingue sus mano derecha e izquierda pero no las de los demás.
    • es obediente y puede confiarse en él.
    • le gusta colaborar en algunas tareas de la casa.
    • se muestra protector, a veces, con los más pequeños.
    • sabe decir su nombre y dirección.
    • juega en pequeños grupos de dos a cinco niños.
    • prefiere el juego con otros y muestra cierta comprensión de situaciones sociales.
    • "la seguridad en sí mismo, la confianza en los demás y la conformidad social son los rasgos personal-sociales cardinales a los cinco años"
    Mundo emocional

    Durante el primer año de vida el bebé realizó un importante proceso con repercusiones tanto para su vida interna como para sus posibilidades de relación con los demás: primero aprendió a ver a su madre como alguien separado de él; además tuvo que admitir que era la misma madre la que satisfacía sus necesidades como la que las frustraba; y, por tanto, que sus sentimientos de amor y rabia iban dirigidos a la misma persona.
    Con todo esto, en el bebé se va organizando un incipiente sentido de sí mismo, un "yo" primitivo y una básica concepción de un mundo material separado de él, lo "no-yo".La integración de ese primitivo yo y la separación de la madre como una sola persona, le hacen reconocer que siente enojo hacia la misma madre a la que ama y necesita, pero también le permite sentir agradecimiento por el amor que recibe a pesar de sus momentos de rabia.
    La dificultad para recordar nosotros mismos estas etapas nos hace ver a los niños ajenos a toda esa problemática que, efectivamente, se olvida si se ha resuelto suficientemente bien, pero no siempre transcurre todo felizmente y los problemas se presentan con síntomas de gravedad variable.
    El primer año es el de la etapa oral porque la problemática afectiva gira en torno a la alimentación: el destete, el cambio a los alimentos sólidos..., son experiencias del niño con la madre que dan lugar a las vivencias que hemos comentado.
    En el segundo año los intereses emocionales del niño giran en torno a la adquisición del control de esfínteres: desprenderse de algo de su cuerpo que el valora, por agradar a su madre, va a poner en juego todo el amor que le tiene. El niño quiere ser "bueno" aprendiendo a controlarse según las pautas que le impone su madre: es la etapa anal.
    Al final del segundo año, el niño suele haber controlado sus esfínteres: en general se controla primero la defecación y luego el orinar de modo que al final del segundo año se ha adaptado a la limpieza.
    En el curso del tercer año aumenta la curiosidad por los genitales, se interesa por ellos, por las diferencias entre hombre y mujer, por el nacimiento de los niños, por las relaciones sexuales... Es la época del complejo de Edipo, que de un modo muy resumido es el deseo de exclusividad en el afecto de la madre en el caso del niño, y del padre, en el caso de la niña.
    Todas las fases que el niño va viviendo no se superan totalmente y, en la pubertad reaparecen problemas relacionados con los conflictos vividos en las etapas oral, anal y genital.
    Las mayores dificultades en este período suelen estar marcadas por la inevitable aceptación del tercero, del otro, aceptación que cuesta mucho porque choca con la omnipotencia propia de los primeros años: en el proceso de socialización, que comienza en la familia, se va instaurando el "principio de realidad", es decir, admitir la existencia de los demás con sus propios deseos y necesidades que no siempre coinciden con los del niño, frustrándolo en su intento de imponerse.
    La autoestima del niño ha de salir bien librada de esta lucha entre el deseo de autoafirmarse a toda costa y el de admitir también la afirmación de los demás: es un equilibrio difícil y no siempre bien logrado lo que conlleva toda una serie de dificultades en las relaciones, desde timidez a agresividad, y que se manifiestan en el hogar y más tarde en la escuela.
    El niño vive todas estas situaciones primeramente en la relación con los padres y después con los hermanos. Los hermanos son niños igual que él, que le disputan el cariño y la predilección de los padres. El deseo que aparece es el de "eliminarlos", deseo cargado de una agresividad más o menos inconsciente y de otros sentimientos como son el miedo y la culpabilidad.
    El nacimiento de un nuevo hermanito suele provocar el rechazo del niño que se manifiesta de diversas maneras: en forma de agresión directa o en comportamientos que el niño ya había superado, como es volver a mojar la cama..., y en ocasiones mostrando un exagerado interés por el bienestar del hermanito, interés que llega a confundir a los padres.
    Todos estos conflictos, que surgen en la edad en la que el niño aprende las primeras conductas que lo convertirán en un ser sociable, quedan amortiguados y, aparentemente olvidados, en la etapa de latencia, que comienza alrededor de los cinco años y que se alarga hasta la pubertad.
    En la pubertad tienen lugar intensos cambios hormonales que harán aflorar nuevamente los problemas que quedaron silenciados en la niñez, que no podrán seguir ya reprimidos, sino que van a ser potenciados por dicha revolución hormonal.
    La norma moral y el ideal del yo se empiezan a formar en los primeros años de la vida, modelando el comportamiento del niño según las pautas y normas socialmente admitidas y valoradas y siguen funcionando en la siguiente etapa, de latencia, época de grandes adquisiciones, fundamentalmente intelectuales.

    Segunda infancia: 5-12 años


    En esta etapa se producen cambios importantes en la vida emocional. El comportamiento emocional tiende a estabilizarse y a ser menos explosivo y casual, debido a una mayor capacidad de aceptación de las frustraciones impuestas por el medio social. Las emociones e inquietudes se amplían a la vez que tienden a socializarse, pero también se puede dar el caso de que los niños den muestras de conductas inadaptadas y de desequilibrio por la hipermotividad y ante la ansiedad que les produce no poder lo que sus compañeros o la inseguridad de aceptación social por los otros niños.
    Ahora el niño tendrá una tendencia a las actividades imaginarias, algo que tendrá un papel muy importante en esta etapa. Con ellas satisfacen sus deseos y necesidades evadiéndose del mundo real sin enfrentarse con él. Esto lo hacen a través del gusto por los cuentos y la identificación de los personajes fantásticos; tienden a la fabulación, es decir, cuentan algo irreal que para ellos sí es real, con tal convicción que los que les escuchan son “engañados” y creen que es real, esto se puede deber a un niño con carencias afectivas; aparece la pseudo mentira debido a esta gran imaginación.
    En esta etapa, el niño comienza a imitar a sus padres, especialmente al progenitor del mismo sexo. Esto ocurrirá más frecuentemente con los padres que satisfacen las necesidades del niño y que se muestran más afectuosos con él. La persona a imitar debe tener unas cualidades apetecibles y ser una persona atractiva para el niño. Esto también se verá favorecido cuando el niño advierte que lleva el peinado del padre o de la madre, que lleva el mismo apellido y/o nombre, etc.
    En relación con la identificación con los padres, está un componente sexual manifestado por:
    Curiosidad sexual: El niño comienza a tener curiosidad por su propio cuerpo, más concretamente por sus genitales, y por saber las diferencias y semejanzas entre sexos y sus semejantes. También comienza a preguntar acerca de las relaciones padre-madre y sobre su origen y nacimiento a sus padres. Estos deben de ser respondidos con la verdad, en la medida de lo posible, para evitar que se responda él sólo y pierda confianza en sus padres.
    Tipificación sexual: En esta etapa ya tiene conciencia e los roles, intereses y conductas de cada sexo, debido a las presiones sociales, la fuerza estimulante del progenitor de su mismo sexo a imitarle e identificarse con él. Esto sería más eficaz si el modelo a imitar se comporta de modo agradable y servicial con el pequeño.
    En la conciencia moral del niño en esta etapa, toma los valores de la persona modelo que haya elegido para imitar. Debido a esto, el niño considera malo o bueno a los actos o acciones según vea las reacciones del adulto en cuestión. Así mismo. Irá formando una moral no como un acuerdo entre los hombres socializados, sino como la autoridad omnipotente de los mayores.
    Las relaciones con los compañeros de la misma edad son visibles a través de tres tipos de actividades según Paten y Newal:
    - Actividad individual y paralela: se dan más en la etapa anterior.
    - Actividad de asociación: Intercambio entre los participantes, pero sin un objetivo en común. A partir de los cinco años se iguala con la actividad de cooperación.
    - Actividad de cooperación: Comienza en la etapa anterior pero se afianza en ésta. La actividad está más o menos organizada, dirigida a imitar o realizar determinadas acciones o comportamientos. A veces uno o dos compañeros dirigen la acción en común.
    Esto hará una brecha en su egocentrismo y comenzarán a darse cuenta de la existencia de sus iguales. Al principio se unirán según su hostilidad por un tercero por los choques y conflictos que aparecen, pero más tarde descubrirán el placer de estar y actuar juntos, placer que se hará único motor y la simpatía mutua sustituirá a la hostilidad.


    Niñez


    Ahora habrá dos fases bien diferenciadas.
    Fase de transición (6-7 años): Se refleja a través de la propensión al cansancio, cambios rápidos de su estado de ánimo, fobias nocturnas (historias, relatos, sueños...), propensión al descontento, etc.
    Fase de relativa serenidad (8-10 años): Las nuevas facultades psíquicas y el aumento de sus contactos sociales producen en el niño el desarrollo de su voluntad que le permite un mayor control sobre sí, una actitud optimista, un alto sentimiento de sí mismo, de su propio poder, es decir, sus nuevas actitudes intelectuales le prestan confianza en su capacidad psíquica, lo que se manifiesta esto ultimo en su capacidad para hablar y actuar.
    Ahora el niño quiere hacerse valer y quiere que se le valore, no quiere quedar en ridículo, sobre todo ante adultos y niños de su misma edad.
    En relación con estas dos etapas, el ingreso en la escuela también está presente.
    En la primera fase, el niño ingresa en la escuela y tiene que empezar a entablar relaciones sociales con profesores y compañeros, que varía según sea la fijación que tengan los niños con sus padres. En ocasiones puede haber conductas de regresión, es decir, el niño se comporta de modo distinto en la escuela que en casa. En casa se vuelve más niño: se torna caprichoso, exigente y tiránico, desagradable y pueril, mientras que en clase son amables, simpáticos, atentos...
    La relación con el profesor juega un papel muy importante y trata de tener un trato principal a través de regalos, le defienden delante de padres y compañeros, pasando los padres a un segundo plano.
    La clase no es un grupo unido, es el profesor el que da cohesión al grupo como “líder” y “jefe”. Pero los niños se comienzan a unir por la necesidad de jugar a un juego en común, aunque estos grupos no son fijos y son relativamente inconscientes de ello.
    En la segunda fase, el niño tiene la necesidad de unirse con sus compañeros según sus intereses, gustos y actividades en común, y comienza a aparecer un sentimiento de amistad y camaradería. En la clase comienza a haber una estructuración grupal relativamente fija.
    Ahora la pandilla toma un papel importante. En ella hay un “cabecilla” y unos subordinados a éste especializados en distintas materias. El “cabecilla” puede ir variando según dependiendo de los objetivos en común que se tenga en un momento dado en el grupo. Se tiene como un medio de acrecentar el poder de uno mismo, haciendo cosas que solo no se atrevería. Según Nickel, esto afecta a cuatro sectores del desarrollo de la personalidad: aprendizaje de la interacción social, afianzamiento en el sentimiento de la seguridad o inferioridad de uno mismo, asimilación del estereotipo del sexo y establecimiento de normas y juicios de valor y pueden influir en el ulterior comportamiento.
    También existe una mayor frialdad afectiva, más acentuada en los chicos.

    Características generales de la etapa
    Al comienzo de la etapa se empieza a dar la distinción entre el “yo” y el “no-yo” que el niño ha ido adquiriendo en la medida que ha tenido dificultades para satisfacer sus necesidades regidas por el “principio de placer” que era lo que presidía su conducta en la etapa anterior. Ahora, en esta etapa, comienza a descubrir la realidad como algo distinto a sus apetencias. Con ello, su conducta se empieza a regir por el “principio de realidad”.
    En esta etapa el niño descubre que hay una realidad exterior independiente a él y a la que se debe tener en cuenta para conseguir sus fines. A un mundo en el que bastaba desear algo para ser satisfecho de inmediato, como ocurría en la primera infancia, sucede otro mundo en el que hay que seguir unas “normas” para alcanzar sus objetivos.
    Se da también un animismo proyectivo, que le lleva a dar vida a cuanto le rodea, proyectando sus propios sentimientos sobre las cosas, así, si el está triste, “todo” estará triste, si está alegre, “todo” estará alegre. De ahí que se hablé de una fase “mágico-simbólica”.
    En esta edad se produce un desarrollo sensorio-motriz importante. En la maduración y desarrollo de los sentidos, la primera infancia, ha sido una etapa cumbre, donde el niño explora el entorno que le rodea a través de todos los sentidos. En esta etapa tiene más capacidad discriminativa con los sentidos, distingue los detalles, la intensidad, los matices.
    En la actividad motriz, no es el moverse por moverse como ocurría en la primera infancia, ya no le interesa la acción por la acción misma, sino que se orientará al logro de algo concreto. Es la edad de la actividad, hacia los 4-5 años el niño es ante todo un “ser en movimiento” continuo, incansable, entregado a la alegría de vivir y actuar, va ganando en soltura e intrepidez, de manera que cada vez le gusta más lo difícil y misterioso.
    Al final de esta etapa puede hacer físicamente casi todo lo que quiere, dentro de sus fuerzas, pasando de la gracia que tenía en los primeros momentos de la etapa a la fuerza que domina al final de la etapa. El ambiente competitivo que se encuentra en la escuela con sus iguales, le lleva a superarse y así ser tenido en cuenta por el grupo.

    La inteligencia en la segunda infancia

    La primera infancia ha supuesto un gran avance para la inteligencia: se ha iniciado el lenguaje que es la gran palanca que tiene para el desarrollo nuestra inteligencia. Este inicio tiene su continuidad en la segunda infancia, en la que va a adquirir una base muy amplia de conceptos, que son las ideas mentales acerca de las cosas, que van a posibilitar el podernos comunicar.
    De los 3 a los 6 años el vocabulario pasa de las mil a las dos mil quinientas palabras. Poco a poco su lenguaje va ganando en coherencia, claridad y comunicabilidad. Ciertamente, el niño observa mejor que antes la realidad concreta, y el lenguaje le permite precisamente afianzar su conocimiento de ella.
    En esta etapa tiene un pensamiento perceptivo. El niño en este nivel piensa sobre lo dado, sobre lo que tiene presente que lo toma como absoluto. Puede pensar sobre lo que percibe o ha percibido, “piensa lo que ve”, pero no puede ir más allá de la representación. Por ello las actividades escolares serán manipulativas y posibilitarán el desarrollo de los sentidos.
    Tiene un pensamiento egocéntrico. Lo que se plantea es en relación a su yo, y tiene que sentirse protagonista en lo que pide y conoce.
    No tiene posibilidad de realizar abstracciones, para poder pensar tiene que tener ante sí los datos sensibles, concretos, a partir de los mismos puede resolver sencillos problemas.
    La afectividad

    En esta etapa sienten curiosidad por la constitución de su cuerpo y las diferencias o similitudes con el de los demás y por las sensaciones placenteras que se dan en el cuerpo.
    Aparecen las preguntas sobre el origen de los bebés, observan con atención el cuerpo de los adultos, comparándose con ellos, ya sea en las películas, en la playa... Es importante que a esta edad, los niños hayan establecido con claridad su identidad sexual, es decir, que sepan lo que son y lo que se espera de ellos, ser en el futuro un hombre o una mujer.
    En torno a los tres años se da el descubrimiento de los órganos genitales, y puede aparecer la masturbación, que es la expresión de una sexualidad que se está iniciando. Puede darse una atracción más marcada por el progenitor del sexo contrario. Trata a la vez de averiguar por qué existen esas diferencias y de situarse a si mismo en el lado de los papás o mamás.
    En este momento tiene que asimilar la realidad del triángulo descubierto –mamá, papá, hijo-, en el que descubrirá más atracción por el sexo opuesto de su progenitor.
    Capta la estabilidad afectiva o lo contrario de sus progenitores que asimila por imitación. Pocos momentos hay en la evolución del niño donde sea tan importante, el tener unos padres afectivamente equilibrados y formando una pareja unida. Necesita de referentes estables que permitan un desarrollo correcto de su personalidad.

    La vida social

    En esta etapa evolutiva el niño siente la necesidad de afirmar su personalidad naciente y lo hace a través de la desobediencia a las indicaciones de los mayores, los caprichos que empieza a manifestar.
    En esta etapa el niño pasa del ámbito familiar a frecuentar el trato con algunos compañeros de su misma edad, así descubre –por la resistencia que ofrecen la satisfacción de sus deseos- la existencia de los “otros”.
    Hacia los tres años ya no utiliza al otro como un elemento más del juego, sino que siente la necesidad de explicarle al otro lo que va a hacer, no para ofrecer o pedir colaboración, sino para reforzar su propia conducta.
    En este momento evolutivo con facilidad aprende las conductas sociales a través de la imitación del adulto o de los hermanos mayores que son un modelo más próximo al niño. Es por ello la gran importancia que tienen los hermanos mayores en la casa, pues son los referentes que va a tener el niño.
    Esta interiorización que hace de las imágenes de los mayores a través de la imitación le genera una seguridad interna y posibilita que vaya desarrollando habilidades de autocontrol que irá afianzando con las interacciones de sus iguales. No hemos de olvidar que en esta etapa evolutiva hay un acontecimiento madurativo social importante, que es la asistencia a la escuela, en el nivel preescolar.
    El ingreso en la escuela es un acontecimiento socializador de primera magnitud. Hasta ese momento, el niño era probablemente el centro de atención en su casa, si no tiene hermanos más pequeños que él, a partir del inicio de la escolaridad, se encuentra en un grupo social donde existen unas normas que hay que cumplir, donde otros iguales que yo, pueden tener las mismas demandas que las mías, y por tanto, tiene que ceder, etc. Es frecuente que en esta etapa manifieste conductas distintas en casa y en la escuela. En el primer sitio se muestra caprichoso y en el segundo obediente y dócil.
    No obstante, hay que decir que el inicio y entrada en la escuela puede ser algo traumática para el niño, porque intentará mantener en la clase, los privilegios que tiene en la familia, como ello no lo permitirá el profesor, es probable que aparezca el llanto, las rabietas, conductas desadaptativas, para tratar de ganar el pulso que mantiene con el profesor. Que duda cabe que es un momento donde se le infringe un serio correctivo al yo hipertrofiado que a esta edad tiene el niño.
    La constancia del profesor en extinguir –ignorar, no prestarle atención- las conductas inadecuadas, así como la presentación de una normas de convivencia claras y firmes, hará que en un periodo de tiempo relativamente corto, el niño asuma el grupo como un entorno en el que se va a encontrar a gusto. Es de reseñar también el distinto perfil que presentan hijos únicos, de los que tienen más hermanos. Los primeros en general llevan peor que los segundos, el proceso de adaptación al grupo.
    En este momento empiezan aparecer las rivalidades entre los niños que surgen cuando realizan actividades conjuntas –los juegos- entonces quiere el juguete que el otro tiene. Es una buena ocasión para desarrollar habilidades de autocontrol, animándole a que no todo lo que se desea se ha de tener a cualquier precio, que aprenda a respetar las cosas de los demás, aunque le puedan atraer. Es una forma de aprender “las reglas del juego”.

    La adolescencia.


    Con la llegada de la pubertad, en torno a los 10-13 años, caracterizada por todos esos cambios corporales en el que se da un desarrollo físico patente, comienza la adolescencia como ese proceso del desarrollo, además de corporal, endocrino, psicológico y social.
    Esta etapa llena de cambios será causa de inestabilidad e incertidumbre, por lo que la redefinición de la identidad sexual, como parte de la personalidad, será imprescindible.
    Por otro lado comenzarán a darse los primeros enamoramientos y relaciones sexuales por lo que las dudas acompañadas por lo general de una pobre educación sexual, despertarán su curiosidad y necesidad de encontrar información.
    Información que en ocasiones encuentran en los distintos medios de comunicación y que no siempre son fuente fiable, sino más bien insuficiente y tendente a una genitalización de la sexualidad.

    Aspectos de la adolescencia:
    Desarrollo fisico durante la adolescencia.

    El hecho capital de la adolescencia es la diferenciación sexual completa. En los muchachos se observa el desarrollo del pene, del escroto (que se pigmenta), de los testículos, del epidídimo, de la próstata y de las vesículas seminales. La maduración testicular se traduce en la aparición de las primeras erecciones completas (13 años) y por la presencia de espermatozoides maduros en el esperma (15 años). Además se produce el cambio de voz y la aparición de bello en distintas partes del cuerpo.
    En las hembras se señala como fenómeno culminante la menstruación concomitante de la ovulación.
    El desarrollo del esqueleto en ambos sexos depende del funcionalismo de las glándulas endocrinas. La mayor actividad de las glándulas suprarrenales, típica de zonas cálidas y de ambientes urbanos, es la causa de muchos casos de precocidad, aunque también influyen otros factores como la educación y la clase social de los progenitores.
    Se da en esta fase un despertar de las hormonas sexuales que dará lugar al desarrollo y crecimiento corporal. El inicio de la pubertad en las chicas se establece en torno a los 10 años y medio, mientras que en los chicos, un poco más tardía, se ubica hacia los 11 años y medio.
    Al llegar a estas edades el hipotálamo, que es una parte de nuestro cerebro, avisa a la hipófisis, una glándula situada debajo del hipotálamo, de que es el momento de segregar las gonadotropinas: la hormona luteinizante (LH) y la hormona folículo estimulante (FSH).
    Estas hormonas favorecerán la maduración de las gónadas masculinas y femeninas, testículos y ovarios respectivamente, regulándolas para la fabricación de las hormonas sexuales: testosterona en el caso de los chicos y estrógenos en el caso de las chicas.
    Son estos aumentos hormonales los que darán lugar a la aparición de los caracteres secundarios:
    En la mujer: aparición de vello en el pubis y las axilas, aumento de los pechos y ensanchamiento de las caderas.
    En el hombre: desarrollo de la musculatura, vello en cara y cuerpo, cambio en la voz, que pasará a ser más grave.

    Estas son las hormonas sexuales causantes del crecimiento corporal y de los genitales, además de la aparición de los ciclos reproductores, dándose la primera menstruación o regla (menarquia) en las chicas, y la primera eyaculación en los chicos.

    Desarrollo psicológico durante la adolescencia.

    Este cambio psicológico se hace más notable en el desarrollo intelectual. El adolescente adquiere una forma de pensamiento más profundo, el hipotético deductivo, mediante el cual será capaz de formular hipótesis y extraer conclusiones. Este asombroso desarrollo del pensamiento le confiará la capacidad para cuestionar lo que le rodea, reflexionar diferenciar y lanzar críticas, siendo posiblemente este aspecto el que medie la aparición de esa “rebeldía” tan conocida en la adolescencia.
    Es un período de experimentación, de tanteos y errores. El comportamiento está caracterizado por la inestabilidad en los objetivos, conceptos e ideales derivados de la búsqueda de una entidad propia. Es una época en la que los estados afectivos se suceden con rapidez y pueden encontrarse disociados de cualquier causa aparente, aspecto que desorienta enormemente a los adultos.
    Existe también una fuerte tendencia a la melancolía. Suelen ser proclives a extender las consecuencias de un fracaso a todos los planos de la actividad, tendiendo al fatalismo y la obsesión ante pequeños problemas físicos pasajeros como el acné, la obesidad, anomalías en el crecimiento, etc. En muchos casos llevan un "Diario íntimo" que no es más que una conversación consigo mismo al no poder dialogar con alguien. El movimiento hacia los demás y la creación de pandillas es una expresión del deseo de darse a conocer o hacerse reconocer, del deseo de aprobación y de comprensión que son esenciales en este período.
    Los roles masculino y femenino, ya asumidos durante la infancia, se filtrarán en este momento, intelectualizándose, de manera que se sabrá con claridad que “las cosas que hacen los chicos y las cosas que hacen las chicas”, son intercambiables y no es responden a una norma rígida.
    Comienzan los primeros flirteos con los que descubren los juegos de seducción y los sentimientos amorosos con motivo de las relaciones interpersonales con compañeros del sexo opuesto. Progresivamente las experiencias sexuales directas van sustituyendo al flirteo, como consecuencia de las transformaciones de la mentalidad social general y el desarrollo de los métodos anticonceptivos.
    Aún así curiosamente se cierran más en el grupo de su propio sexo, lo que fácilmente pudiera ser una reacción normal ante la necesidad de reafirmar su identidad sexual en un momento de cambios, inseguridades e incertidumbre.
    La adopción de todas las formas de rebelión es otro de los aspectos destacados que caracterizan el comportamiento en esta etapa. Primeramente enjuician y acusan a su familia, actitud necesaria para la construcción personal de los valores que le permitan emanciparse; los padres captan perfectamente este movimiento y, por regla general, se resisten. La rebelión contra la sociedad se plasma en el clásico anticonformismo despreciando o desaprobando cualquier ley, disciplina o convención, provocando su adhesión a las corrientes extremistas. En su rebelión contra el universo enjuician el sentido de su propia existencia, de la vida misma y el significado de todo el universo. Por contra, la necesidad de recrear valores desemboca en personalidades ricas y fecundas, en una inspiración auténtica y en realizaciones de calidad, verdaderas renovaciones de las formas habituales de sentir, pensar y expresarse.
    A lo largo del tiempo esta actitud se irá flexibilizando, dándose los grupos mixtos.

    Desarrollo social durante la adolescencia.

    Los padres dejarán durante la adolescencia de tener la importancia vital que tenían durante la infancia. Es ahora la pandilla o grupo de amigos el entorno en el que el adolescente va a buscar desenvolverse, como paso mas de esa construcción más autónoma de su personalidad.
    En esta etapa jugará un papel importante el tema de la presión de grupo, que sometida a las diferentes modas, ya sea de conducta, vestir o aspecto físico, etc, muy visibles en los medios de comunicación como la televisión, con series y anuncios, las revistas dirigidas a este grupo de edad (sobre todo a las chicas), influirá notablemente al adolescente, que en mitad del camino de asentamiento de una personalidad más definida, no contará, por lo general, con los recursos suficientes o habilidades sociales para mostrar una actitud asertiva y de sinceridad con su propio deseo.
    Por otro lado la sobre-estimulación sexual que se da en estos medios, no va acompaña de una información adecuada, sino más bien pobre y distorsionada, de manera que las relaciones sexuales además de ser más precoces conllevan un mayor riesgo de embarazos no deseados y enfermedades de transmisión sexual.
    En todo esto es destacable la presión que el modelo de belleza en alza puede ocasionar en esta etapa, en la que los cambios corporales suscitan la incertidumbre y los complejos.
    Será importante por tanto hacerles ver que ante los cambios corporales ningún cuerpo se desarrolla a la vez, sino que cada uno empieza en su momento. Es muy común encontrar preocupación por desarrollarse demasiado tarde o demasiado temprano, por lo que deben entender que cada persona tiene un ritmo de desarrollo, sin que signifique ser más hombre o más mujer el desarrollarse antes o después.
    Otro punto a tener en cuenta es el de la orientación del deseo. No se sabe con claridad cuáles son las variables que llevan a una persona a orientar su sexualidad como heterosexual o como homosexual y es mucho el desconocimiento que existe en torno e este tema.
    Precisamente por los prejuicios que aún enmarcan la homosexualidad, el adolescente en un momento dado se plantea su orientación sexual con cierto temor. Es una época la adolescencia en la que el deseo sexual se está descubriendo y además parece estar en su punto álgido o de mayor deseo. Por otro lado al estar confinándose una identidad sexual, es fácil en esta etapa confundir deseo con afectividad y viceversa.
    Decíamos al principio que comienzan a darse los primeros enamoramientos, surgiendo nuevos matices y sentimientos en torno a la sexualidad.
    Es curioso como en muchas ocasiones, y sobre todo las chicas, se tiende a establecer una relación de pareja en la que el resto del entorno se da de lado, como los amigos, hobies, tiempo de ocio, privacidad... Al surgir el enamoramiento, a menudo, la otra persona se convierte en lo único e insustituible, se olvida lo que tiempo antes constituyó la vida de la persona.
    Esto suele acarrear en el momento en que la relación de pareja termina, depresiones y problemas de autoestima más o menos importantes.
    Es importante que caigan en la cuenta de la importancia del respeto, del espacio del otro como ser independiente a uno mismo, de manera que la pareja se constituya de una forma más rica y menos susceptible a la rutina y los celos.


    Factores que influyen para que una adolescente llegue a un embarazo


    A. – FACTORES PREDISPONENTES
    1. – Menarca Temprana: otorga madurez reproductiva cuando aún no maneja las situaciones de riesgo.
    2. – Inicio Precoz De Relaciones Sexuales: cuando aun no existe la madurez emocional necesaria para implementar una adecuada prevención.
    3. – Familia Disfuncional: uniparentales o con conductas promiscuas, que ponen de manifiesto la necesidad de protección de una familia continente, con buen diálogo padres – hijos. Su ausencia genera carencias afectivas que la joven no sabe resolver, impulsándola a relaciones sexuales que tiene mucho más de sometimiento para recibir afecto, que genuino vínculo de amor.
    4. – Mayor Tolerancia Del Medio A La Maternidad Adolescente Y / O Sola
    5. – Bajo Nivel Educativo: con desinterés general. Cuando hay un proyecto de vida que prioriza alcanzar un determinado nivel educativo y posponer la maternidad para la edad adulta, es más probable que la joven, aún teniendo relaciones sexuales, adopte una prevención efectiva del embarazo.
    6. – Migraciones Recientes: con pérdida del vínculo familiar. Ocurre con el traslado de las jóvenes a las ciudades en busca de trabajo y aún con motivo de estudios superiores.
    7. – Pensamientos Mágico: propios de esta etapa de la vida, que las lleva a creer que no se embarazarán porque no lo desean.
    8. – Fantasías De Esterilidad: comienzan sus relaciones sexuales sin cuidados y, como no se embarazan por casualidad, piensan que son estériles.
    9. – Falta O Distorsión De La Información: es común que entre adolescentes circulen "mitos" como: sólo se embaraza si tiene orgasmo, o cuando se es más grande, o cuando lo hace con la menstruación, o cuando no hay penetración completa, etc.
    10. – Controversias Entre Su Sistema De Valores Y El De Sus Padres: cuando en la familia hay una severa censura hacia las relaciones sexuales entre adolescentes, muchas veces los jóvenes las tienen por rebeldía y, a la vez, como una forma de negarse a sí mismos que tiene relaciones no implementan medidas anticonceptivas.
    11. - Aumento en número de adolescentes: alcanzando el 50% de la población femenina.
    12. - Factores socioculturales: la evidencia del cambio de costumbres derivado de una nueva libertad sexual, que se da por igual en los diferentes niveles socioeconómicos.
    B. – FACTORES DETERMINANTES
    1. – Relaciones Sin Anticoncepción
    2. – Abuso Sexual
    3. – Violación

    ASPECTOS PSICOSOCIALES DEL EMBARAZO EN LAS ADOLESCENTES


    A. – LA ADOLESCENCIA DE LAS ADOLESCENTES EMBARAZADAS
    La maternidad es un rol de la edad adulta. Cuando ocurre en el periodo en que la mujer no puede desempeñar adecuadamente ese rol, el proceso se perturba en diferente grado.
    Las madres adolescentes pertenecen a sectores sociales más desprotegidos y, en las circunstancias en que ellas crecen, su adolescencia tiene características particulares.
    Es habitual que asuman responsabilidades impropias de esta etapa de su vida, reemplazando a sus madres y privadas de actividades propias de su edad, confundiendo su rol dentro del grupo, comportándose como "hija-madre", cuando deberían asumir su propia identidad superando la confusión en que crecieron.
    También, en su historia, se encuentran figuras masculinas cambiantes, que no ejercen un rol ordenador ni de afectividad paterna, privándolas de la confianza y seguridad en el sexo opuesto, incluso con el mismo padre biológico.
    Así, por temor a perder lo que creen tener o en la búsqueda de afecto, se someten a relaciones con parejas que las maltratan.
    En otros casos, especialmente en menores de 14 años, el embarazo es la consecuencia del "abuso sexual", en la mayoría de los casos por su padre biológico.
    El despertar sexual suele ser precoz y muy importante en sus vidas carentes de otros intereses; con escolaridad pobre; sin proyectos (laborales, de uso del tiempo libre, de estudio); con modelos familiares de iniciación sexual precoz; por estimulación de los medios, inician a muy corta edad sus relaciones sexuales con chicos muy jóvenes, con muy escasa comunicación verbal y predominio del lenguaje corporal. Tienen relaciones sexuales sin protección contra enfermedades de transmisión sexual buscando a través de sus fantasías, el amor que compense sus carencias.
    B. – ACTITUDES HACIA LA MATERNIDAD
    El embarazo en la adolescente es una crisis que se sobre impone a la crisis de la adolescencia. Comprende profundos cambios somáticos y psicosociales con incremento de la emotividad y acentuación de conflictos no resueltos anteriormente.
    Generalmente no es planificado, por lo que la adolescente puede adoptar diferentes actitudes que dependerán de su historia personal, del contexto familiar y social pero mayormente de la etapa de la adolescencia en que se encuentre.
    En la adolescencia temprana, con menos de 14 años, el impacto del embarazo se suma al del desarrollo puberal. Se exacerban los temores por los dolores del parto; se preocupan más por sus necesidades personales que no piensan en el embarazo como un hecho que las transformará en madres. Si, como muchas veces ocurre, es un embarazo por abuso sexual, la situación se complica mucho más. Se vuelven muy dependientes de su propia madre, sin lugar para una pareja aunque ella exista realmente. No identifican a su hijo como un ser independiente de ellas y no asumen su crianza, la que queda a cargo de los abuelos.
    En la adolescencia media, entre los 14 y 16 años, como ya tiene establecida la identidad del género, el embarazo se relaciona con la expresión del erotismo, manifestado en la vestimenta que suelen usar, exhibiendo su abdomen gestante en el límite del exhibicionismo. Es muy común que "dramaticen" la experiencia corporal y emocional, haciéndola sentirse posesiva del feto, utilizado como "poderoso instrumento" que le afirme su independencia de los padres. Frecuentemente oscilan entre la euforia y la depresión. Temen los dolores del parto pero también temen por la salud del hijo, adoptando actitudes de auto cuidado hacia su salud y la de su hijo. Con buen apoyo familiar y del equipo de salud podrán desempeñar un rol maternal, siendo muy importante para ellas la presencia de un compañero. Si el padre del bebé la abandona, es frecuente que inmediatamente constituya otra pareja aún durante el embarazo.
    En la adolescencia tardía, luego de los 18 años, es frecuente que el embarazo sea el elemento que faltaba para consolidar su identidad y formalizar una pareja jugando, muchas de ellas, el papel de madre joven. La crianza del hijo por lo general no tiene muchos inconvenientes.
    En resumen, la actitud de una adolescente embarazada frente a la maternidad y a la crianza de su hijo, estará muy influenciada por la etapa de su vida por la que transita y, si es realmente una adolescente aún, necesitará mucha ayuda del equipo de salud, abordando el tema desde un ángulo interdisciplinario durante todo el proceso, incluso el seguimiento y crianza de su hijo durante sus primeros años de vida.
    C. – EL PADRE ADOLESCENTE
    Si la adolescente no está preparada para ser madre, menos lo estará el varón para ser padre especialmente porque, en la cultura en que se da la maternidad adolescente, es muy común que el varón se desligue de su papel y las descendencias pasan a ser criadas y orientadas por mujeres.
    Esta exclusión del varón provoca en él sentimiento de aislamiento, agravados por juicios desvalorizadores por parte de su familia o amistades ("con qué lo vas a mantener", "seguro que no es tuyo", etc.) que precipitarán su aislamiento si es que habían dudas.
    Al recibir la noticia de su paternidad, el varón se enfrenta a todos sus mandatos personales, sociales y a sus carencias, exacerbándose todo ello por altruismo, lealtad, etc. como también por su dependencia económica y afectiva. Por ello, busca trabajo para mantener su familia, y abandona sus estudios, postergando sus proyectos a largo plazo y confunde los de mediano con los de corto plazo, comenzando a vivir las urgencias. A todo esto se agrega el hecho de que la adolescente embarazada le requiere y demanda su atención, cuando él se encuentra urgido por la necesidad de procuración.
    En la necesidad de plantearse una independencia frente a su pareja y la familia de ésta, siente que se desdibuja su rol, responsabilizándolo de la situación, objetando su capacidad de "ser padre".
    Se enfrenta a carencias por su baja capacitación a esa edad y escolaridad muchas veces insuficiente para acceder a trabajos de buena calidad y bien remunerados. Ello lo obliga a ser "adoptado" como un miembro más (hijo) de su familia política, o ser reubicado en su propia familia como hijo – padre.
    Esta situación de indefensión hace confusa la relación con su pareja, por su propia confusión, lo que le genera angustia. Por ello es que el equipo de salud deberá trabajar con el padre adolescente, estimulando su compromiso con la situación, o bien posibilitando una separación que no parezca "huida".
    D. – CONSECUENCIAS DE LA MATERNIDAD – PATERNIDAD ADOLESCENTE
    A las consecuencias biológicas por condiciones desfavorables, se agregan las psicosociales de la maternidad – paternidad en la segunda década de la vida.
    1. – Consecuencias Para La Adolescente
    Es frecuente el abandono de los estudios al confirmarse el embarazo o al momento de criar al hijo, lo que reduce sus futuras chances de lograr buenos empleos y sus posibilidades de realización personal al no cursar carreras de su elección. También le será muy difícil lograr empleos permanentes con beneficios sociales.
    Las parejas adolescentes se caracterizan por ser de menor duración y más inestables, lo que suele magnificarse por la presencia del hijo, ya que muchas se formalizan forzadamente por esa situación.
    En estratos sociales de mediano o alto poder adquisitivo, la adolescente embarazada suele ser objeto de discriminación por su grupo de pertenencia.
    Las adolescentes que son madres tienden a tener un mayor número de hijos con intervalos intergenésicos más cortos, eternizando el círculo de la pobreza.
    2. – Consecuencias Para El Hijo De La Madre Adolescente
    Tienen un mayor riesgo de bajo peso al nacer, dependiendo de las circunstancias en que se haya desarrollado la gestación. También se ha reportado una mayor incidencia de "muerte súbita".
    Tienen un mayor riesgo de sufrir abuso físico, negligencia en sus cuidados, desnutrición y retardo del desarrollo físico y emocional.
    Muy pocos acceden a beneficios sociales, especialmente para el cuidado de su salud, por su condición de "extramatrimoniales" o porque sus padres no tienen trabajo que cuenten con ellos.
    3. – Consecuencias Para El Padre Adolescente
    Es frecuente la deserción escolar para absorber la manutención de su familia. También es común que tengan peores trabajos y de menor remuneración que sus padres, sometidos a un stress inadecuado a su edad. En general, todo ello condiciona trastornos emocionales que dificultan el ejercicio de una paternidad feliz.

    Enfermedades de transmisión sexual: aspectos psicológicos


    Las infecciones de transmisión sexual constituyen un problema de salud pública a nivel mundial, en las ultimas décadas el numero de personas infectadas tiende a incrementarse en especial en los países en vías de desarrollo y grupos sociales de riesgo. Entre las infecciones de transmisión sexual más frecuentes se encuentran la gonorrea, la sífilis, el Virus de Papiloma Humano y el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida, las cuales afectan al individuo, la pareja, la familia y la sociedad, produciendo en estos un conjunto de alteraciones, que afectan su salud y por ende su bienestar. La diseminación de las infecciones de transmisión sexual puede estar asociada a una actitud errónea, de la familia frente a ellas, tal vez, porque no cuentan con el conocimiento que les permita asumir una conducta asertiva o quizás por no tener la disposición para buscarlo y adquirirlo.
    Actualmente muchos núcleos familiares se ven afectados por las infecciones de transmisión sexual. En las últimas décadas, estos padecimientos tienden a incrementarse en especial en los países en desarrollo y en los grupos sociales desfavorecidos. Esta tendencia se puede atribuir a diversos factores; los más importantes se asocian con los cambios en los patrones de comportamiento sexual: una estructura demográfica con alta proporción de jóvenes, una urbanización rápida, cambios en la mentalidad referente a la virginidad, la tendencia actual a una mayor precocidad y promiscuidad sexual aparejado a una menarquia cada vez más temprana y una posición de desventaja de las mujeres de la pareja, que les impide negociar los términos bajo los cuales se producen los encuentros sexuales, cabe destacar que el nivel educativo de las personas es un factor determinante en la practica sexual que asumen.
    En tal sentido algunos distintos autores mencionan que tal vez el instrumento más poderoso de que disponen las personas sea la información, que abre nuevas posibilidades. Crear conciencia y comprensión acerca de los beneficios de la planificación de la familia y los peligros de las infecciones de transmisión sexual, potencia a los individuos y posibilita que comprendan los procesos de adopción de decisiones en sus comunidades y participen eficazmente en ellas.
    Es importante resaltar que el desarrollo de estrategias efectivas para prevenir las infecciones de transmición sexual, requiere un esfuerzo concertado e interdisciplinario, por lo que se debe otorgar a los servicios y programas de salud reproductiva, incluyendo los de vigilancia y tratamiento de las ITS, la prioridad que merecen, en términos de provisión de presupuestos, recursos humanos, técnicas e infraestructura. Probablemente, el incremento del numero de personas afectadas por las infecciones de transmisión sexual, este relacionada con la actitud, que según Bierge es la organización estable de percepciones, tendencias, aprendizajes, hábitos, procesos cognoscitivos y emocionales que dan lugar a una conducta determinada.
    Las enfermedades de transmición sexual se contagian por un virus por lo tanto ni el sexo ni la edad ni el tipo de alimentación va a influir en el contagio. Se transmite por vía sanguínea. En cuanto al factor psicológico, al principio cuando se diagnostica alguna enfermedad, la persona se hunde porque piensa muchas veces que se puede tratar de una enfemedad mortal y que va a ser rápida. Pero hay que aprender a valorarla en su justa medida, es decir, hay que estar bien controlado por un profesional, acudir a los controles médicos y verla más como una enfermedad crónica que con un cuidado adecuado, la persona puede llevar una vida lo más normalizada posible. Cuanto mejor se esté anímicamente, más positivamente se va a influir en la enfermedad. Psicológicamente lo peor de quienes padecen alguna de estas enfermedades sería vivirla en silencio. Aislarse. El miedo a contagiar a otros. También no estar bien controlados por el médico. Por otra parte, no llevar un estilo de vida adecuado va a afectar a la evolución de una enfermedad.
    Es normal la tendencia al asilamiento e incomunicación dentro de la familia, durante el tratamiento, dado que éste afecta a nivel psicológico y hace que las personas no se comporten ni sientan de la manera habitual. Lo normal durante el tratamiento es estar más irritable, más sensible; no se tolera o se aguanta tanto a las personas de alrededor; se está más agresivo verbalmente. Pero hay que dejar claro que todo ello es un efecto secundario al tratamiento y aunque ahora parezca mentira, la persona va a volver a ser la que era.
    Todas estas enfermedades pueden dejar secuelas físicas como psíquicas. Las psíquicas son en general miedo a la evolución de la enfermedad, pero se pasa por distintas fases: el diagnóstico, en la propuesta del tratamiento, y la tercera sería según el resultado del tratamiento. En la primera fase, hay miedo, angustia y desconocimiento. En la segunda, está el miedo a los efectos secundarios del tratamiento (durante el primer año se pueden producir algunos efectos secundarios) a poderlos superar. Si el resultado del tratamiento no ha ido bien, miedo a cómo evolucionará. Se recomienda que el paciente este bien informado, que no se aislen, que consulten con asociaciones para que puedan hablar con otros enfermos. Se pasan por emociones negativas que son normales en estas fases pero son superables.
    En el caso de la Hepatitis C la medicación (interferón pegilado y ribavarina) por sí sola va a alterar los neurotransmisores y puede producir una depresión. Pero también el verse sin fuerzas, cansado y rindiendo menos en el trabajo y en otros aspectos de la vida, va a hacer que el ánimo también baje. Se trataría de aceptar que hay que adaptar el ritmo de vida a la nueva situación mientras dura el tratamiento y unos meses después, hasta que las secuelas desaparecen. Hay personas que durante el tratamiento para la hepatitis C también han tomado antidepresivos al mismo tiempo y han llevado terapias psicológicas que han mejorado su situación. Pero en cualquier caso después de pasado el tratamiento se supera.
    La persona que tiene una enfermedad de trasnmisión sexual se caracteriza por: en el plano negativo, el vivir con la espada de Damocles encima, el ser más conscientes de que tienen una enfermedad y el miedo a sufrir por ella. En el plano positivo, a muchas personas les ha servido para replantearse su estilo de vida, cuidarse más, disfrutar más de su familia y amigos, y pensar que tienen un cuerpo que tienen que cuidar. La mayoría de las personas se convierten en luchadores.
    En cuanto a los trastornos psicológicos causa los mismos que cualquier enfermedad crónica. Puede afectar más porque se tiene muy poca información al respecto, también por el miedo al contagio y al rechazo social, se vive muy en silencio y de manera aislada. La ansiedad es característica de la persona que tiene un enfermedad de transmisión sexual pero no aparece por el virus sino que las personas que saben que tienen alguna enfermedad pueden estar más nerviosas, más alteradas y desarrollar trastornos de ansiedad.

    SIDA, aspectos psicológicos en el adolescente.


    Y hoy se llamó…SIDA: más allá de un virus.

    Evidentemente las distintas “Campañas de Lucha contra el SIDA” no fueron eficaces ya que el numero de infectados siguió aumentando año tras año. Entonces cabe que nos preguntemos ¿Qué transmitían?, ¿a quiénes iban dirigidas?.
    Es en la adolescencia cuando ocurre el mayor número de infecciones.
    Un punto a evaluar podría ser el nivel de instrucción recibido, no porque se considere determinante la información recibida en un colegio, sino por lo que significa como institución para la inserción dentro de una cultura. Observemos que: a) cuando la forma de contagio fue la adicción a drogas de uso intravenoso, solo el 20.9 % de los enfermos habían terminado sus estudios secundarios, mientras que el 79.1% no habían finalizado la primaria o la secundaria; b) cuando el contagio fue por relaciones heterosexuales solo el 32.6% termina sus estudios secundarios y el 67.4% no finaliza la secundaria y/o primaria; c) en el grupo de homosexuales vemos que el 63.7% finaliza la secundaria y solo el 36.7% no finaliza la secundaria.
    Pensemos en la escuela como aquella institución que pertenece a la cultura y que nos educa, nos enseña sus normas, sus valores, etc. ¿Qué sucede con aquel que fue expulsado o se fue de dicha institución? ¿ no esta dando cuenta de que hay que interrogarse sobre los paradigmas que la sostienen? Sea porque se fue o por que lo fueron el interrogante es ¿Qué lugar le asigna la cultura a aquellos miembros que expulso del sistema escolar?

    Cuando empezamos planteando el número de enfermos de SIDA y como fueron incrementándose año tras año; esta progresión geométrica solo da cuenta de que la supuesta “Campaña de Lucha Contra el SIDA” no fue efectiva. Además pensemos como fue curiosamente llamada, como si se tratase de una guerra, donde el objetivo es vencer al enemigo, derrotarlo. Ese enemigo no soy yo!! Evidentemente se estaba haciendo lo que se llama prevención específica, enviando un mensaje universal, que no tenía en consideración la estructura social y el factor cultural. Se trataba de meras propagandas, que reforzaban prejuicios.
    Cuando mencionamos una enfermedad, inmediatamente la asociamos a una imagen, por ejemplo si digo Chagas lo asociamos con el interior del país, rancho, miseria, la tuberculosis evoca pobreza, desemplea, hacinamiento, en el caso del SIDA generalmente se asocia con marginación, drogodependencia, prostitucion, promiscuidad. Es evidente que nadie se adjudicaría tales rubros, por ende esta es una enfermedad que le sucede a otros.
    Decir que el enfermo de SIDA es un desviado, un perverso, un psicópata, sirve para rotular y me parece que esta al servicio de la defensa, de la preocupación, para prevenir lo que se supone sano, y por supuesto para esto se vale de establecer factores de riesgo.
    Es muy evidente que el lugar otorgado por nuestra sociedad a los enfermos de Sida era el mismo que en otra época fue para los leprosos, lejos y encerrados, fuera de la ciudad.
    Cuando la prevención esta destinada a informar, tapa el conflicto real; entonces las publicidades decían frases tales como; “no compartas jeringas…usa preservativo con desconocidos.”Esta información solo produjo confusión, además esta teñida con un evidente discurso moral: ¿Cómo se que conozco a alguien? ¿Qué es conocer a alguien? ¿se puede conocer su estado de salud, el numero de glóbulos blancos?
    Por otra parte el preservativo es llamado vulgarmente “f…” palabra que también es dicha en forma de insulto. Otro tipo de publicidad, aquella donde diferentes personalidades publicas, “ídolos”, transmitían lo que había que hacer, lo que “los otros tenían que hacer”, por lo que finalizaban diciendo “ cuidate, el SIDA nos afecta a todos” (nos afecta a todos pero sos vos el que se tiene que cuidar). Queda claro la intención de control social, por lo que se imparten normas.
    Las diferentes publicidades muestran mandatos culturales, y ya Freud, hace muchísimos años en su trabajo sobre “el malestar en la cultura”, decía lo siguiente: “supone que al yo del ser humano le es psicológicamente posible todo lo que se le ordene, pues tendría un gobierno irrestricto sobre su ello. Ese es un error, y ni siquiera en los hombres llamados normales el gobierno sobre el ello puede llevarse mas alla de ciertos limites. El mandato…es la mas fuerte defensa contra la agresión humana y destacado ejemplo del proceder apsicologico de superyo de la cultura”.
    Pensemos en dos cuestiones que se articulan entre si: por un lado la cultura con sus normas y valores y por otro lado lo relacionado con el individuo y su posición ante el goce. El SIDA pone de manifiesto el conflicto existente entre las pulsiones (sexuales y agresivas) y la cultura, que esta dentro del sujeto y no solo fuera de el. Esta cultura que limita la satisfacción pulsional de los individuos Freud nos dice; “el hombre culto ha cambiado un trozo de dicha por un trozo de seguridad”.
    Esta cultura esta pautando al sujeto, dando normas, mensajes, leyes que limitan sus tendencias sexuales y agresivas y generan de este modo hostilidad hacia esa cultura. Entonces ¿puede la sociedad sostenida desde el discurso del amo, no poner la sexualidad en términos de moral, si la moralidad es, justamente, el lugar desde donde se regula a los sujetos que pertenecen a ella, para que todo funcione?. Si hacemos un recorrido histórico observaremos que antes de los años 30 el sexo estaba limitado por el temor a las enfermedades venéreas.
    Luego de los 60 se descubren los anticonceptivos, con lo que se separa el placer del acto sexual, de la reproducción, y ya en los años 70 las mujeres se declaraban libres, peleaban por otros lugares en la sociedad, los homosexuales reclaman sus derechos, etc. En síntesis se estaba cuestionando los límites impuestos por la cultura. Llegaron los años 80 y aparece el SIDA, que plantea un retorno a otros tiempos. ¿es que el sujeto no pude vivir su sexualidad sin la existencia perturbadora del limite?
    “…no es solo la presión de la cultura, sino algo que esta en la escencia de la función sexual misma lo que nos deniega la satisfacción plena.” Lo que permanece es la imposibilidad de la satisfacción plena.
    ¿Es posible pensar una sexualidad sin conflicto? De hecho hoy el SIDA es expresión de dicho conflicto. Si reflexionamos sobre nuestra practica, notaremos algo que se repite vinculado al interrogante: ¿tendré SIDA? Esta pregunta se realiza después de la supuesta situación de riesgo, que se repite aun cuando los conocimientos sobre la enfermedad existen. El sujeto se expone al contagio, se niega a tomar los recaudos necesarios entonces dice frases como “lo se pero no me importa”, “es mas fuerte que yo”. Esto me lleva a pensar en un conflicto existente entre la autoconservacion y la sexualidad, y si pienso lo que Freud nos plantea acerca de la compulsión de repetición: “las exteriorizaciones de una compulsión de repetición muestra en alto grado un carácter pulsional y, donde se encuentran en oposición al principio de placer, demoníaco.”
    Ahora bien, la dinámica que opera en esa conducta de autodestrucción donde el SIDA = la muerte, es el costo que se paga por el goce. El SIDA pone de manifiesto la íntima relación existente entre muerte y sexualidad, lo que de muerte tiene la sexualidad.
    Por otra parte habíamos visto que era en la adolescencia media cuando se producían mayor numero de infecciones. En esta fase evolutiva el sujeto atraviesa por diferentes crisis (pasaje de la endogamia a la exogamia, duelos), el yo esta confuso, la aparición de la genitalidad desorganiza al yo y se da lo que llamamos enamoramiento, donde el otro es el ideal, jamás cuestionado. Recordemos que la publicidad decía “ante la duda, cuidate”, pero si el otro es el ideal no hay lugar para el cuidado, además sumémosle que en el estado de enamoramiento el monto principal de la libido se transfiere sobre el objeto. Así en el adolescente se produce cierto debilitamiento frente a la pulsión de muerte que queda en su interior. Entonces se nos vuelve comprensible que en la adolescencia se produzcan el mayor número de infecciones por HIV.
    Evidentemente no se trata de información lo que hace que un sujeto atente contra si mismo, como tampoco se debe a la ignorancia que un individua acepte que el otro se exponga al contagio “siendo transmisible de sujeto a sujeto hace transparente la organización fundamentalmente sadomasoquista de toda relación del sujeto con su objeto de satisfacción.”
    En una carta, Einstein consulta a Freud respecto del fracaso en los distintos intentos de prevenir la guerra y decía: “…el escaso éxito que tuvieron todos los esfuerzos realizados en la ultima década para alcanzar esta metano deja lugar a duda que hay en juego fuertes factores psicológicos, que paralizan tales esfuerzos.” Freud, luego de un largo desarrollo, le dice: “Todo lo que promueve el desarrollo de la cultura trabaja también contra la guerra.”En nuestro caso la guerra e interna y la agresión es dirigida hacia el mismo individuo, producto en parte de las exigencias culturales.
    Entonces, ¿Cuál es nuestra salida?¿es posible prevenir el SIDA? Quizás surja una vacuna y se produzca entonces su fin, pero solo será el fin del SIDA, mañana tendrá otro nombre el mal que el mismo hombre se ocasiona.
    Considero que la educación es un punto clave para la prevención, pero no con un sentido adaptativo, sino vinculado con el “aprehender”, con el crecer dentro de una cultura. De todos modos toda educación topara con un obstáculo, que es la pulsión de muerte, aquello que hace que el sujeto se autodestruya.
    La prevención indica la acción de prever, que es un ver antes en el tiempo, implica adelantarse a la aparición de un fenómeno, sería un anticiparse a los acontecimientos.
    “La prevención…es una actitud y un compromiso. La prevención no es un postura…es decir, evitarle algo a alguien…Hay una actitud de la prevención que es previa respecto del objeto a ser prevenido, porque en última instancia la prevención –como hecho- depende de cómo y desde que planteo se hace, pero, fundamentalmente, con que actitud se hace. Si no se convierte en un hecho repetitivo y mecánico.”
    La prevención puede parecer un objetivo inalcanzable, una utopía; pero como citaba Freud frente a su limitación para abordar el más allá del principio de placer:
    “Lo que no puede tomarse volando
    Hay que alcanzarlo cojeando.”
    El SIDA como una variable especifica, que se inserta de manera diferente en la vida, en la historia, en la estructura de cada individuo. Cada sujeto tendrá una particular representación psíquica del HIV y la articulara otra singular cadena de representaciones.
    El SIDA hace que nos preguntemos cual es la relación del sujeto con la muerte. Freud respecto de la muerte decía: “No hay nada que pueda dar representación a nuestro concepto de aniquilación de la vida.””La representación de la muerte es tardía y sólo se admite con vacilaciones, aun para nosotros sigue vacía de contenido y no la podemos consumar.””Nuestro inconciente no cree en la muerte propia, se conduce como si fuera inmortal.”Tal como sabemos, la muerte es teorizada desde el psicoanálisis como castración y no es posible pensar la muerte sin responder con la propia subjetividad. Queda claro entonces que el HIV enfrenta al sujeto con lo que es negado. Esto nos permitiría entender porque a veces un sujeto dice no querer realizarse el análisis. El sujeto queda inerme frente a su inevitable muerte.
    La comunicación posiciona al sujeto frente a la muerte. Esta muerte aparece como castigo por el goce.
    Con su resultado positivo el paciente suele sentirse cuestionado por sus familiares, por la sociedad y por si mismo, lo que muchas veces permite entender la automarginación y el aislamiento al que se someten. Este corte e inhibición ofrece la perspectiva de una autocastración emocional.
    Los enfermos de SIDA y los portadores temen así al rechazo, la marginación la pérdida de su pareja, de sus familiares y finalmente de su trabajo. Desgraciadamente este temor tiene un sustento real manifestado por toda la sociedad y que se evidencia no solo en las publicidades como vimos antes, sino también en las instituciones escolares, laborales y en el mismo grupo familiar. Posturas como estas favorecen el aislamiento, lo cual es grave para el equilibrio psicológico de estas personas.
    Con el diagnóstico de HIV + frecuentemente el individuo siente que será develado su secreto, su consumo de drogas, su situación de pareja o su elección sexual.
    El diagnóstico de HIV pone a veces en evidencia los secretos familiares.
    El SIDA nos pone sobre el tapete la conflictiva que se puede reproducir en una pareja a partir del diagnóstico en alguno de sus miembros, entonces podrán sucederse diferentes circunstancias, pero ¿Qué sucede cuando un paciente siente que su cuerpo ya no es deseado, sino que muy por el contrario es visto como una amenaza, como un peligro? Sea abandonado o no, el sujeto infectado atraviesa diversas perdidas y ésta es una de ellas.
    Otro tema íntimamente vinculado con el sexo y el SIDA, es el que se refiere a la mujer y el hombre como padre potenciales o reales. En un primer nivel de análisis vemos que cuando el hijo no esta infectado, este puede ser visto como una parte de ellos que no muere, que les permite seguir en el mundo, pero no por ello deja de ser causa de angustia.
    Distinta es la situación cuando no se tuvo un hijo y éste formaba parte de un proyecto personal.
    El SIDA termina enfrentando al sujeto a diferentes pérdidas, a la castración, lo que supone una herida en su narcisismo. Cuando el hijo es portador del virus ambos cuerpos están teñidos de la misma agonía, lo que suele producir un intenso sentimiento de culpa.
    En ocasiones sucede que el diagnostico de la seropositividad de la madre se produce durante el embarazo, en el momento del nacimiento o a partir de la serología positiva de uno de los hijos, lo que puede conllevar a una situación de crisis familiar donde distintos miembros se ven involucrados, y esto nuevamente suele provocar una suerte de cuestionamientos sobre el que se supone produjo el contagio, por lo que los llamados secretos de su vida privada pasada o presentes quedan expuestos.

    La evolución propia del SIDA provoca la aparición de trastornos cognitivos, debilitamiento físico por las diversas infecciones oportunistas, y en ocasiones por severos trastornos neurológicos, por los cuales el paciente requiere a veces de pañales, o que le den de comer o que lo bañen, etc. El paciente en esta situación depende de los cuidados de otros, lo cual de acuerdo con su estructura de personalidad y con su estado de conciencia podrá ser causa de un alto nivel de angustia. El enfermo de SIDA en estas instancias vuelve a la situación infantil. Esta circunstancia es significada de modo particular por cada individuo.
    A veces por los diversos trastornos neurológicos o bien por el estado avanzado de la enfermedad, el paciente no puede comunicarse con palabras, lo que puede pensarse como “el paciente muriendo por fragmentos”. Se nos enseño sobre la importancia de las palabras, en detrimento de otros modos de comunicación, como el llamado lenguaje paraverbal.
    Este punto sobre el desarrollo del SIDA nos lleva a un interrogante, ¿por qué algunos portadores enferman y otros no? ¿Por qué cuando pareciera que un paciente va a morir luego mejora incomprensiblemente? Evidentemente no hay una respuesta única, hay tantas respuestas como pacientes con HIV, se trata de la clínica de lo particular, del caso por caso. No hay “una” clínica psicoanalítica del HIV. Podemos intentar pensar estos interrogantes desde lo que Freud planteó en Tres ensayos para una teoría sexual, donde él se refiere a la necesariedad de la presencia de cofactores en interacción mutua, debiendo pensar siempre en una multicausalidad

    El médico pide al psicólogo que lo complete para poder cumplir con su función, para ejercer su saber. No se trata pues de aportar un saber más al médico, lo que sí podemos intentar mostrarle u modo distinto de articular la relación del sujeto con su cuerpo, para que en su centralización por el acaecer del cuerpo no pierda al individuo que está dentro de él. Entonces uno de los objetivos en nuestra tarea asistencial “será devolver el sujeto a su cuerpo, o el cuerpo al sujeto” , que el paciente pueda interrogarse por su padecimiento, abandonando ese lugar de objeto escindido. Lo que hacemos es simplemente ofertar un espacio de escucha, sabiendo que con esta oferta comienza el andar, en el que vale sólo el caso por caso:
    “Caminante no hay camino,
    Se hace camino al andar.”

    Educación Sexual al Docente


    Una didáctica basada en el constructivismo:
    Como la teoría constructivista tiene muchas ramas, vamos a circunscribirnos a las siguientes ideas...
    Los conceptos aprendidos por un individuo se vinculan a través de relaciones formando su estructura congnitiva en forma de red.
    Los contenidos a aprender deben ser significativos para la persona de acuerdo a su propia estructura congnitiva. Los nuevos conceptos serán significativos, entendibles y aprendidos por los alumnos si pueden vincular la nueva información a alguna rama de su red.
    Los docentes debemos tener en cuenta que hay que partir de los intereses y motivaciones que los alumnos traen consigo. En los alumnos que no sean adultos o adolescentes, o sea, en los niños, su desarrollo tendrá grandes dificultades. Todo dependerá de las preguntas que puedan realizar, pero, de acuerdo al constructivismo, tales preguntas surgirán de una curiosidad interna y, realmente, es imposible que se de la misma en todos nuestros alumnos al mismo tiempo. Por ello es que el docente deberá provocar-motivar la necesidad de conocer sobre el sexo (conductismo, mal que les pese a los constructivistas).
    Como un ser humano va ampliando su red conceptual a través de sus vivencias, la didáctica para la educación sexual variará de acuerdo al nivel de la misma.
    De la teoría a la práctica educativa:
    Debido a lo apuntado, es que, sin querer forzar la yuxtaposición conceptual originada en los conflictos psicológicos que pueda ocasionar la ruptura de esquemas conceptuales construidos a partir de preconceptos equivocados por los mecanismos de defensa de los padres, a los niños habría que hacerles entender los conceptos sobre sexualidad atendiendo a sus experiencias anteriores y así hacerlos significativos. Por ejemplo, podremos partir de los cuentos que los progenitores han hecho a los párvulos sobre el origen de los bebés...
    Nacemos de un repollo: Esta versión es todo un contrasentido. Si nacemos de un repollo, entonces estaremos muy cerca de la verdadera explicación ya que ellos también nacen de “una semillita”. Pero, al ver que los repollos son cortados en miles de pedazos, entonces lo que estaremos haciendo es promover el aborto.
    Nos trae una cigüeña: Por asociación podríamos establecer una sincronía entre el pico de la cigüeña y el pene del papá; la tela que cuelga del pico y sostiene al bebé sería la ropa íntima de mamá.
    Salimos de la panza: Aquí se nos facilita el asunto porque seguramente han visto alguna de las películas “Alien” (ya en su cuarta parte). Muy didácticas las mismas ya que habrán advertido cómo el dulce, cariñoso aunque no tan bonito bebé rompe la caja toráxica de un ser humano para darse a la fuga y esconderse, ¡tan chiquito y ya juega a las escondidas!. Además, hay un valor agregado en tales películas para el propósito que perseguimos... Ni bien crecer el bichito y hacerse adulto, comienza a comportarse como un predador; a los docentes nos viene “al pelo” para poder pasar a desarrollar temas de historia y relacionarlos con ecología y zoología... ¡La magia de la E.G.B.!.
    Nos hacen en una máquina computarizada: Versión proveniente de padres modernos y avezados en las nuevas tecnologías al mejor estilo de “Un Mundo Feliz”. Para esta versión, nada mejor que las películas “2001: Odisea del Espacio” y “2010: El Año en que Hicimos Contacto”, donde podremos ver que la computadora que gobierna a la nave-madre comienza a tener actitudes paranoicas e histéricas haciendo mejor entendible las tendencias filicidas de los progenitores.
    Papá le pone la semillita a mamá: Versión “Sprayette” no muy recomendable ya que el aprendiz podrá, en todo su derecho, dar una solución mejor... ¿Por qué no compran el “Flower Garden”?
    Como siempre, la televisión deforma tanto a nuestros “tiernos angelitos” que en la escuela ya no sabemos qué hacer con sus preconceptos para ponerlos en crisis a fin de reconceptualizarlos en su estructura cognitiva y así hacer posible el “enganchar” la verdadera conceptualización científica. Pero aquí hay que hacerse un replanteo, ya que según el constructivismo, este razonamiento sería falso. ¿Cómo es eso?, ¿una contradicción constructivista?... Es que según el constructivismo, el mundo ahora no es otra cosa que la construcción de un observador. Cualquier investigación cuidadosa respecto de una observación determinada, remite inevitablemente a las cualidades del observador y sus interacciones con otros observadores. La clásica distinción entre sujeto y objeto no se sostiene. La objetividad ha quedado sepultada, la realidad es un resultado cuya autoría es atribuible a los propios seres humanos: El hombre es la medida de todas las cosas.
    Este replanteo nos retrotraería a los sofistas, Protágoras en la antigua Grecia ya decía lo mismo. No hay nada que hacerle, ¡no hay nada nuevo bajo el sol! Y si los sofistas cobraban dinero por su trabajo, entonces ¿podríamos desarrollar, a partir de ello, el tema de la prostitución y su significado social?
    Pero no es ese el único obstáculo que nos plantea esta teoría. Uno de los principios del constructivismo es que la instrucción debe ser estructurada de tal forma que sea fácilmente aprovechada por el aprendiz; año tras año se deberían profundizar los conceptos. Es lo que se conoce como organización en espiral. Como vemos, el constructivismo es algo limitado en la cuestión que nos toca, ya que no será posible desarrollar el estudio de otros métodos anticonceptivos.
    Una implicación pedagógica es la que dice que el maestro debe motivar al aprendiz a descubrir principios por sí mismo. Esto podría ocasionarnos más de un inconveniente ya que los padres comenzarían a quejarse de que los recreos son muy promiscuos con el aditamento de posibles denuncias con la prensa amarilla de por medio.
    La evaluación:
    De acuerdo a Ausubel, se debe evaluar para obtener datos que ayuden al educando; esta ayuda consiste en situarlo en el proceso y mostrarle su nivel de rendimiento. Así también esos datos brindan recursos al docente para evaluar al alumno los materiales, los métodos y el curriculo. También se deben evaluar los conocimientos, las actitudes, los intereses, la personalidad, etc. Emplear en la evaluación principios generales: validez, reproductibilidad, representatividad, poder discriminante (índice de dificultad). Sugiere también, además de los test objetivos, recurrir a la discusión, ensayos de trabajo real, generar hipótesis, probar una proposición, esbozar un tratamiento experimental, estructurar una argumentación, etc.
    Bibliografía

    • www.elporvenir.com.mx

    • www.med.unne.edu.ar

    • http://www.sexologia.org/evolucion-sexual.html

    • "El niño de uno a cinco años" Gesell,A (Paidos)

    • "Psicología del niño" Piaget, J e Inhelder, B (Morata)

    • "El lenguaje y el pensamiento del niño pequeño" Piaget, J y otros (Paidos)

    "La evolución psicológica del niño" Wallon, H (Psique)
    Cuando abrió el sello cuarto, oí la voz del cuarto viviente, que decía: Ven. Miré y vi un caballo bayo, y el que cabalgaba sobre él tenía por nombre Mortandad, y el infierno le acompañaba. Fueles dado poder sobre la cuarta parte de la tierra para matar por la espada, y con el hambre, y con la peste, y con las fieras de la tierra.
    http://estebanaip.spaces.live.com
  7. Los siguientes usuarios agradecen a Esteban-S por haber posteado información muy útil:

    viktoria (22-May-2008)

  8. Estudiante de Medicina
    Avatar de Dra jimenuska
    3,387
    Posts
    493
    Agradecimientos
    recibidos
    #6
    bue aca va uno mio.. tp de violencia que presente en psiquiatria...


    INTRODUCCIÓN

    El presente trabajo trata el tema de VIOLENCIA, que por ser tan extenso y complejo, ya que abarca múltiples factores y todas las áreas del ser humano, la hemos dividido en los siguientes ítems para poder exponer una síntesis de sus principales formas de manifestación:

    1)Definición-Clasificación-Etiopatogénesis-Teorías
    2)Abuso, abandono y explotación en el seno de la familia
    a)Violencia doméstica
    b)Maltrato entre sexos
    c)Abusos durante la gestación
    d)Abusos de los niños
    e)Abuso de los adolescentes
    f)Abuso de los ancianos
    g)Abuso sexual
    3)Abusos, abandono y explotación en el seno de la comunidad
    a)Violencia, traumas y criminalidad
    b)Abuso de colectivos
    4)Trastornos de salud mental relacionados con la violencia
    a)Trastornos de estrés postraumático
    b)Síndrome traumático de la violación
    5)Intervenciones terapéuticas
    a)Valoraciones especiales
    b)Tratamiento de las víctimas de la violencia
    c)Prevención de la violencia
















    DESARROLLO

    Definición-Clasificación-Etiopatogénesis-Teorías

    Definir de manera inequívoca y universalmente válida el concepto de violencia es complejo. Podemos decir que la violencia es una acción ejercida por una o varias personas en donde se somete de manera intencional al maltrato, presión, sufrimiento, manipulación u otra acción que atente contra la integridad tanto física como psicológica y moral de cualquier persona o grupo social.
    Existen numerosos tipos de conductas violentas como múltiples formas de clasificarlas, una de ellas es la siguiente:
    vViolencia Física: se relaciona con el uso de la fuerza humana para deteriorar las condiciones de otro ser, objeto o si mismo, abarcando golpes, cachetadas, empujones, patadas, heridas por armas de fuego, blancas y todas aquellas acciones que van en detrimento de la vida.
    vViolencia verbal y emocional: son todos aquellos actos en los que una persona lastima psicológica y emocionalmente a otra, por medio de agresiones, gritos, desprecio, insultos, mentiras, irrespeto de la privacidad, irrespeto a sus creencias e ideas, comentarios sarcásticos y burlas que exponen la víctima al público. Incluye expresiones como: "eres un inútil" o "no servís para nada".
    vViolencia sexual: abarca desde los ataques sexuales directos como violación, hasta la incitación a realizar actos de índole sexual sin el consentimiento de la otra persona, pasando por la violencia verbal dirigida al sexo, piropos obscenos, propuestas indecentes, entre otras.
    Los grupos sociales más propensos a ser víctimas de la violencia, son aquellos que física o mentalmente están en desventaja (mujeres, niños, ancianos, enfermos mentales, minorías políticas y religiosas) sin embargo, ninguna persona está exenta de la violencia.

    Etiopatogénesis
    Todo acto violento entraña una movilización global de elementos biológicos, psicológicos, sociales y culturales, poseyendo en mayor o menor grado cada uno de estos elementos constituyentes. El tipo de conducta violenta puede depender del predominio de uno o dos de estos componentes
    1)Lo biológico: se dá en cuadros neuropsiquiátricos diversos, lesiones visibles o microscópicas del sistema nervioso central, disturbios bioquímicos, anomalías genéticas o efectos de fármacos lícitos o ilegales en sustratos anatómico-funcionales determinados.
    2) Lo psicológico: tiene que ver con etapas y procesos de desarrollo y maduración que, cuando son defectuosos en su secuencia o despliegue, resultan en cuadros tales como trastornos de personalidad.
    3) Lo social: actúa como catalizador de violencia en base a desigualdades reales o percibidas, los llamados "males sociales" tales como la pobreza, el desempleo, los índices de criminalidad, el alcoholismo, el narcotráfico, el abuso de drogas, la injusticia social, y otros factores de riesgo.
    4) Lo cultural: incluye el "bombardeo" de la televisión y de otros medios de comunicación, por medio de propagandas de tono violentos.





    Diversas teorías sobre violencia
    Diversas teorías han tratado de explicar la naturaleza de la violencia, y entre ellas podemos citar a:
    vTeoría del aprendizaje social: establece que los comportamientos agresivos y violentos se aprenden de los modelos de roles que existen en el medio de individuo.
    vTeoría sociológica: reconoce a los factores ambientales (superpoblación, hacinamiento, y condiciones insalubres) y sociales (desempleo, pobreza, delincuencia, drogadicción y aislamiento) como causas de la violencia.
    vTeoría antropológica: se basa en el estudio de la historia social del ser humano y explican que la violencia y agresividad se deben a patrones culturales, organizaciones sociales o diferencias sexuales.
    vTeoría feminista: utiliza el concepto del machismo para explicar la violencia contra las mujeres y definen al machismo como una masculinidad compulsiva.
    Todas éstas teorías comparten un mismo criterio que es el siguiente: “las relaciones sociales son más importantes para prevenir la agresividad y la violencia de lo que se suponía”.
    Se están realizando estudios sobre el fenómeno del mundo de la informática para conocer como la disminución de interacción real cara a cara afecta el comportamiento de las personas; aún no hay nada certero pero sí se sabe que se modificarán la forma en que las personas se conciben a sí mismas y sus roles en la sociedad.

    Abuso, abandono y explotación en el seno de la familia

    Violencia Doméstica
    Es el abuso por parte de alguien que proporciona cuidados (padre, esposo o pareja sexual) de una persona, es un término que describe la presencia de maltrato en la familia, son muy pocas las víctimas que están dispuestas a relatar sus experiencias.
    La violencia en el ámbito familiar comprende:
    vLa violencia física es cualquier acción no accidental que provoque o pueda provocar daño físico, enfermedad o riesgo de padecerla.
    vLa violencia psíquica son los actos, conductas o exposición a situaciones que agredan o puedan agredir, alteren o puedan alterar el contexto afectivo necesario para el desarrollo psicológico normal, tales como: rechazos, insultos, amenazas, humillaciones, aislamiento; son difíciles de detectar porque no dejan daños corporales
    vLa violencia sexual es toda actividad dirigida a la ejecución de actos sexuales en contra de la voluntad de la víctima, dolorosos o humillantes o abusando del poder o por desconocimiento en el caso de los menores, si ocurre entre familiares directos se llama incesto. El acoso es otro tipo de agresión sexual, es un comportamiento hostigante o amenazante que asume una persona más de una vez, es una conducta que hace que la víctima tema por su seguridad. Se está tratando en el Congreso de Nación el acoso sexual, el cual intenta modificar el artículo 149 del Código Penal para considerarlo delito con una pena de 4 años de prisión como mínimo.
    vLa violencia económica es la desigualdad en el acceso a los recursos económicos que deben ser compartidos, derecho de propiedad, educación y a un puesto de trabajo.
    vLa explotación laboral y mendicidad son situaciones en que mediante abuso de poder, fuerza con violencia a un miembro de la familia se le obliga a la práctica continuada de todo tipo de actividades que interfieren en su normal desarrollo o exceden a los límites de la conducta normal en función de la edad, sexo, formación, o que se consideran humillantes o antisociales.
    La violencia familiar afecta a cualquier persona: a familias pobres, ricas, a familias monoparentales tanto como en las que están presentes ambos progenitores. A veces el padre o madre maltratan al otro cónyuge y los hijos son testigos de los malos tratos, algunos padres maltratan a sus hijos utilizando la crueldad física o verbal.
    La desatención es probablemente el tipo de malos tratos más difícil de definir, ocurre cuando un niño no tiene alimento, vivienda, ropa, atención médica o supervisión que necesita. La desatención emocional ocurre cuando un padre no proporciona a su hijo suficiente apoyo emocional o le presta poca atención.

    Maltrato entre sexos
    En todas las familias hay discusiones, momentos difíciles, desacuerdos, enfados y castigos, pero cuando el castigo provoca daños físicos o psicológicos se convierten en un problema, es decir malos tratos.
    Cuando se produce el abuso, la culpabilidad, la ira y el miedo destrozan la autoestima de la mujer, repercuten en todos los aspectos de su vida, sufre en silencio, sabiendo que si busca ayuda las consecuencias serán graves. La medida en que los malos tratos afectan dependen de las circunstancias, la frecuencia, la edad de la víctima, etc., cuando una mujer es golpeada, pronto se establece un círculo vicioso de violencia.
    El perfil del agresor típico incluye escaso control emocional, una actitud de superioridad hacia la mujer, historial de abuso de sustancias químicas, elevados niveles de celos e inseguridad y empleo de amenazas, castigos y violencia física para controlar el comportamiento.
    Hay varios factores que incrementan las probabilidades de que una persona se convierta en maltratadora, por ejemplo:
    vCrecer en una familia donde ha habido malos tratos,
    vmaltratar a los demás por no saber controlar sus sentimientos, por ejemplo personas incapaces de controlar el enfado o no saben afrontar situaciones estresantes como quedarse sin trabajo o tener problemas de pareja,
    valgunos trastornos de personalidad que interfieran con la capacidad de una persona para relacionarse con los demás de una forma sana,
    vel abuso de sustancias como el alcoholismo y las drogas también desempeñan un papel en los malos tratos, al interferir con el autocontrol
    Los hombres cometen actos de abuso físico, emocional o sexual como una forma de demostrar y mantener el control. La mayoría de los hombres que se tornan violentos en una relación creen que el deber de una mujer es servirles y obedecerles
    La violencia doméstica no sólo afecta a la salud física sino a la salud en general, a la capacidad para ganarse la vida y a los hijos. A pesar de que los varones también son víctimas de la violencia doméstica, las mujeres tienen 12 veces más probabilidades. Las mujeres que son víctimas de malos tratos pueden desarrollar alteraciones del sueño, disfunción sexual, depresión, ansiedad, trastorno de estrés post-traumático, trastornos de la conducta alimentaria y desnutrición, y a veces intentan suicidarse.

    Abusos durante la gestación
    El maltrato durante el embarazo es una forma más de violencia doméstica, en la cual, se encuentra que el agresor es alguien cercano como esposo, novio, compañero o familiar.
    El maltrato durante la gestación es un tipo de violencia que afecta a más mujeres que la hipertensión, la diabetes pre-gestacional o casi cualquier otra complicación grave previa al parto (Campbell y Humphreys, 1993) pero los traumatismos son la principal causa de muertes entre las madres gestantes, es difícil creer que los padres lesionen a la madre de su hijo.
    En los Estados Unidos las estadísticas indican que una de cada 4 mujeres es maltratada durante el embarazo, las consecuencias de esta violencia incluyen un aumento del tabaquismo, mayor riesgo de aborto, pre-eclampsia, restricción del crecimiento uterino, colestásis hepática, parto pre-término, bajo peso al nacer, muerte fetal y materna.
    Las estadísticas de la violencia prenatal son difíciles de realizar, un estudio en hospitales públicos obstétricos arrojó como resultado que el 17% de las embarazadas habían sufrido maltrato físico durante la gestación y el 60% padeció 2 o más agresiones, lo que indica que los episodios eran recurrentes (McFarlane y otros, 1992).
    El niño desde su concepción tiene una serie de necesidades físicas y sociales que varían de acuerdo a la edad y requieren satisfacción por parte de los adultos y la sociedad, para obtener un crecimiento y desarrollo armónicos. Durante la gestación el niño depende totalmente de la gestante para crecer y desarrollarse, posteriormente necesita del apoyo de otras personas que le van a ser significativas.
    Los efectos del abuso durante la gestación suelen ser devastadores, sumado a esto, una madre que teme pedir ayuda, retrasa su ingreso al sistema sanitario, no pudiendo recibir cuidados prenatales adecuados para ella ni para su hijo en desarrollo
    De esto se desprende que el maltrato prenatal involucra tanto la vida de la madre como la del niño por nacer. La frecuencia de niños de bajo peso y de partos pre-términos es casi el doble en las mujeres que han sufrido abusos durante el embarazo.
    El maltrato prenatal también puede manifestarse de la gestante hacia el feto, siendo emocional al rechazar su embarazo o físico por consumo de drogas (estupefacientes, tranquilizantes, alcohol, tabaco) o por carencias nutricionales (madres vegetarianas estrictas) o por abandono sanitario, madres que aplazan el comienzo de los cuidados prenatales o no lo realizan, desprotegiendo al futuro niño.
    Un aspecto importante a señalar corresponde a la madre adolescente, ésta ha sido motivo de estudios, ya que atraviesa una situación muy particular, porque es una persona que no ha completado las etapas de su desarrollo, haciéndose cargo de un embarazo con exigencias y cuidados especiales, de sensaciones y emociones nuevas encontradas. Ambos merecen satisfacer necesidades propias de su edad (la madre y el feto) con el agregado que en muchas ocasiones el embarazo es accidental, producto de la búsqueda inconsciente para resolver conflictos familiares. Por lo tanto, la corta edad de la madre al tener su primer hijo es un factor de riesgo para que suceda maltrato prenatal hacia ella, al feto o ambos.
    Muchas adolescentes embarazadas tienen una historia de abusos y maltratos desde etapas muy tempranas. Las víctimas describen sentimientos de temor, culpa, desvalorización, asco, desconfianza, odio, vergüenza, depresión, ansiedad, sentirse distinta a las demás, marginada, etc. La mujer maltratada desarrolla un cuadro de stress permanente asociándose principalmente con depresión, angustia, baja autoestima, aislamiento, suicidio y homicidio (el factor de riesgo de homicidio es más alto en mujeres maltratadas durante el embarazo).

    Abuso de los niños
    La violencia es una alteración de las relaciones humanas producto de instituciones sociales (familia, escuela, cárceles, etc.) que la permiten, generan y recrean al distorsionarse.
    Existen muchas formas de abuso pero por desgracia, los niños son los seres, que junto con los ancianos, son los más vulnerables de la sociedad; quienes reciben (por esa condición) la mayor frecuencia de abusos.
    A través del problema del maltrato a la infancia se están violando directamente los derechos universales de todo niño, cualquier tipo de maltrato apunta a la negociación o al atropello de algunos o varios de estos derechos en los que se contempla el bienestar de los niños.
    Se considera maltratado al menor, cualquier forma de relación agresiva de un adulto (padre, hermano, maestro, cuidador) con un menor, que afecta su desarrollo integral, ocasionándole traumas físicos, emocionales y psíquicos en forma temporal o permanente.
    La violencia que el adulto ejerce sobre el menor, llámese padre, madre, maestro, vecino, está sustentada en un sentimiento de poder y autoridad del adulto sobre el niño. Esta imágen de superioridad permite que el niño a su vez asuma un comportamiento de sometimiento y "obediencia" a las órdenes del adulto, facilitando el maltrato, situación muy frecuente en el abuso sexual y la explotación laboral de los menores.
    Ante esta situación los profesionales de la salud tenemos una inmensa responsabilidad y por lo tanto debemos alertar y prevenir a la sociedad sobre la gravedad de las consecuencias de la violencia en todas sus formas, sobre el desarrollo psicológico, físico y social de nuestros niños.

    Formas de violencia infantil
    Las causas, formas y consecuencias de la violencia cambian, se entrecruzan, son diversas, por eso pueden hacerse diferentes tipificaciones de los procesos violentos, en función de sus:
    vcausas (social, sexual, familiar ó institucional: hogares de protección, cárceles, etc)
    vformas (simbólica, concreta o delincuencial: secuestros, violaciones, torturas)
    vgravedad (fatal, con secuelas, leves)
    vgrupos afectados (mujeres, niños, ancianos)
    Como la violencia infantil es un fenómeno con muchas aristas didácticamente se clasifican en:
    vmaltrato psicofísico
    vabandono físico
    vmaltrato emocional
    vabandono emocional
    vexplotación laboral o mendicidad
    vcorrupción infantil
    vincapacidad parental de control de la conducta del niño
    vabandono total
    vmaltrato prenatal
    vintoxicación infantil
    vsecuestro y/o sustitución de identidad
    vabuso sexual infantil

    Maltrato psicofísico
    Es la agresión que produce trastornos o tiene consecuencias en el desarrollo psicofísico del niño, es toda conducta que por acción, omisión o negligencia es de tipo intencional y reiterada por las personas encargadas del cuidado del menor.
    El maltrato puede darse desde el embarazo, de la madre hacia el feto, o por parte de un miembro familiar. El maltrato a un menor puede ser físico con lesiones o ser emocional con desvalorización, humillación, o cuando se crea culpa o miedo a los niños. Otras formas de maltrato se produce cuando hay una exagerada sobreprotección o una sobreexigencia o indiferencia ante sus demandas.
    Indicadores: golpes, moretones, quemaduras, fracturas, dislocaciones, señales de mordida, asfixia o ahogamiento.
    “Si las acciones de maltrato infantil se instalan precozmente (niños pequeños) y son reiterativas, los trastornos posteriores suelen ser permanente”. Como ejemplo señalaremos el Síndrome del Niño Sacudido que se define como sacudir enérgicamente a un niño, sujetándole de por los hombros, provocándole hemorragias intracraneales ó intraoculares, todo ello sin signos externos de traumatismo craneal.
    Siempre que exista un historial del pequeño de apatía, agitación o irritabilidad inexplicable se debe permanecer alerta ante la posibilidad de un Niño Sacudido; las convulsiones o el abombamiento de las fontanelas requieren investigación inmediata por parte del personal sanitario.

    Abandono físico
    Es aquella situación en que las necesidades básicas del menor como alimentación, vestido, higiene, protección, vigilancia en situaciones potencialmente peligrosas y/o los cuidados médicos no son atendidos, temporal o permanentemente, por ningún miembro del grupo que convive con el niño.
    Indicadores: déficit en la atención de la alimentación, vestimenta, higiene, cuidados médicos, supervisión en situaciones peligrosas, condiciones de seguridad en el hogar, educación (ausencia escolar).

    Maltrato emocional
    Se refiere a la hostilidad verbal crónica en forma de insulto, burla, desprecio, crítica y amenazas (de maltrato o de abandono). Hay un constante bloqueo de las iniciativas de interacción infantil con el adulto a cargo, desde la evitación hasta el encierro.
    Indicadores:
    vrechazo a las iniciativas de apego del niño (más en los más pequeños)
    vexclusión en las actividades familiares
    vtransmisión casi habitual de una valoración negativa del niño
    vconductas ambivalentes e impredecibles del adulto a cargo
    vprohibición de participar en actividades con sus pares
    vconductas de amenaza e intimidación hacia el infante

    Abandono emocional
    Es la falta persistente y reiterativa de respuesta a sus expresiones emocionales (llanto, sonrisa), a las señales afectivas del pequeño, a sus conductas procuradoras de proximidad e interacción o contacto, por parte de la persona a cargo.
    Indicadores:
    vignorar al niño de diferentes maneras (según su estado evolutivo)
    vfalta de respuesta a las conductas espontáneas del niño
    vfalta de participación en las actividades del niño
    vfalta de apoyo o defensa frente a los problemas escolares o sociales

    Explotación laboral o mendicidad
    Los padres o tutores asignan al niño con carácter obligatorio la realización continuada de trabajos (domésticos o no) que exceden los límites de lo habitual, y que deberían ser realizados por adultos. Interfiere de manera clara en las actividades y necesidades sociales y/o escolares del infante y, por último, son asignados con el objetivo fundamental de obtener un beneficio económico o similar para los padres o la estructura familiar.
    Indicadores:
    vactividades domésticas excesivas para la edad del menor, las mismas tienen un carácter habitual en la relación familiar y no responden a una circunstancia específica y justificable.
    vactividades en el ámbito extra-doméstico, en la calle, estaciones de trenes, etc., que colocan al niño en situaciones de riesgo (ser abusado o sufrir accidentes).
    vexigir remuneraciones so pena de recibir castigos

    Corrupción infantil
    Son conductas del adulto(s) a cargo que impulsan o propician la integración anormal del niño y refuerzan pautas de conducta antisocial o desviadas, especialmente en las áreas de la agresividad, sexualidad (pornografía infantil), alcohol, drogas, comercio o trata de niños.
    Indicadores:
    vfomento del desarrollo de hábitos adictivos
    valentar contactos sexuales de diversos tipos
    vestimular la agresividad y/o la respuesta violenta ante situaciones conflictivas de la vida diaria sobre todo entre pares
    viniciación e incitación a la prostitución
    vcompra o venta de niños como objetos de negocio

    Incapacidad parental de control de la conducta del niño
    Es cuando los padres o tutores manifiestan o demuestran claramente su total incapacidad para manejar de manera adaptativa el comportamiento de su hijo, ya sea, por ignorancia o impericia.
    Indicadores:
    vmanifiesta ignorancia de los pasos del niño, donde y con quién esta, en que actividades esta participando
    vjustificación de tal abandono por “supuestos” problemas presentados por el niño, los padres “no saben que hacer”
    vrenuncia implícita y a veces explícita a solicitar ayuda especializada en tales circunstancias

    Abandono total
    Dejar literalmente al niño abandonado, en una puerta, plaza, etc., sin la intención de volver.

    Maltrato prenatal
    Los efectos del abuso durante la gestación suelen ser devastadores, sumado a esto, una madre que teme pedir ayuda, retrasa su ingreso al sistema sanitario, no pudiendo recibir cuidados prenatales adecuados para ella ni para su hijo en desarrollo
    De esto se desprende que el maltrato prenatal involucra tanto la vida de la madre como la del niño por nacer.
    El maltrato prenatal también puede manifestarse de la gestante hacia el feto, siendo emocional al rechazar su embarazo o físico por consumo de drogas (estupefacientes, tranquilizantes, alcohol, tabaco) o por carencias nutricionales (madres vegetarianas estrictas) o por abandono sanitario, madres que aplazan el comienzo de los cuidados prenatales o no lo realizan, desprotegiendo al futuro niño.

    Intoxicación infantil
    Esta forma de maltrato implica la ingestión de sustancias químicas por el infante por acción del o de los tutores, puede ser intoxicación uterina, a través de la lactancia y por descuido o negligencia (dejar al alcance del niño sustancias tóxicas)

    Secuestro y/o sustitución de identidad
    Concierne aquellos casos de secuestro del menor con o sin otro miembro familiar, el cual, luego es entregado a otros sujetos no familiares con el consiguiente cambio de los datos filiatorios.

    Abuso sexual infantil
    Se la define como la intromisión de la conducta sexual de un adulto que buscando satisfacción lesiona y afecta la vida de un niño. El infante no puede discriminar las actividades y opciones de su sexualidad, por su desarrollo inmaduro; atenta contra la libertad de quien no puede dar consentimiento válido por su inmadurez e ignorancia (es inocente, no sabe). El sexo vaginal, anal u oral, son conductas sexuales en que el agresor tiene contacto físico. También pueden haber conductas que no impliquen el contacto, pero si, avasallamiento emocional (lenguaje sexual obsceno).
    El exhibicionismo, el pedido a realizar actividades sexuales o de participar en material pornográfico, prostitución, etc., son ejemplos que constituyen abuso sexual infantil, en los cuales mayormente, el adulto agresor se encuentra en el seno de la familia o es allegado a ésta. Presenta 4 fases:
    vFase de envolvimiento: el adulto emplea la seducción para hacerle creer al niño que su propuesta sexual no es mala ni entraña violencia, le hace regalos al niño
    vFase de interacción sexual: es el contacto sexual, se dá en forma progresiva, puede durar años
    vFase de secreto: el adulto condiciona (amenaza) a su víctima a guardar el secreto de su abuso sexual, mediante presión emocional o física
    vFase de supresión: se dá cuando la víctima puede liberarse, puede verbalizar el abuso sufrido de modo propio, o hacerse evidente las lesiones por presencia de dolor y hemorragias o una niña embarazada, situaciones en los que se ven obligados contar la violencia padecida.

    Manifestaciones del niño abusado sexualmente:
    vtrastornos psicosomáticos como: enuresis, encoprésis, cefaleas, dolores abdominales, alteración del sueño y de la alimentación
    vtrastornos en el desarrollo del aprendizaje: en el habla, en la integración psicosocial, emocional e incluso un retraso aparente
    vtrastornos del desarrollo del Aparato Psíquico, pudiendo producir las bases de neurosis, psicosis o trastornos de la conducta.

    Abuso en los adolescentes
    Las armas no son raras en la escuela
    Por Natalia Aruguete
    Pocos dicen que llevaron una, pero un 23 % dice que sabe de alguien que las llevó cuchillos, navajas o trinchetas son lo más común, pero el 37,3 % son armas de fuego. Un estudio que muestra que el tema preocupaba antes de la tragedia de Patagones.
    La sangrienta locura de Junior en Carmen de Patagones llevó a niveles trágicos un problema existente antes de la masacre: la presencia de armas en las escuelas. Todos los especialistas coinciden en aclarar que el rapto brutal de Rafael no puede inscribirse en la llamada “violencia escolar”.
    Pero también es cierto que las autoridades educativas ya prendieron las luces rojas antes del episodio de la escuela Islas Malvinas. Una investigación realizada por el Ministerio de Justicia de la Nación arrojó que casi el 23 % de los alumnos secundarios de la ciudad se enteró de que entraron armas a la escuela donde concurren.
    Además, 1 de cada 10 las llegó a ver. Y el 1,3 % admitió haberlas portado en el ámbito escolar, la mayoría de los casos “para protegerse”.
    El estudio fue elaborado el año pasado por el Departamento de Investigaciones de la Dirección Nacional de Política Criminal, a cargo de Daniel Fernández, y surge de una encuesta entre 600 alumnos de entre 14 y 20 años de escuelas secundarias de la Ciudad de Buenos Aires. El objetivo fue medir los niveles de violencia y victimización que vivenciaron los estudiantes en 2002.
    El 45 % de los consultados dijo que hubo casos de agresión dentro de la escuela en forma frecuente. El 17 % participó en peleas. El 12 % fue víctima de un hurto alguna vez en el ámbito escolar. Y el 1,5 % relató haber sido golpeado físicamente. Además, un alto porcentaje mencionó que se atacó a la propia institución.
    “Vivimos en una sociedad violentada desde hace años, que se agravó por la situación socioeconómica.
    Quienes sufren las consecuencias son los adolescentes y ancianos, victimizados por años de cercenamiento de sus derechos. Pero no se puede establecer una relación directa entre la escuela y la violencia. Sucede que es la única institución que, aún con la crisis que sufre, quedó en pie”, expresó.
    Si bien la vinculación entre escuela y generación de la violencia no es directa, se asiste en los últimos años a “una ausencia del Estado que no aporta los recursos necesarios para trabajar desde la educación en función de enfrentar ésta problemática. Por su parte, la investigadora del Conicet y ex diputada nacional Adriana Puigrós acordó en que la violencia se dá en las escuelas “porque los chicos están allí. No hay otros espacios que los contengan”.
    En término absolutos, el 13,5 % que vió armas en su escuela significa que hubo 26.000 chicos en esa situación, de los 193.000 alumnos que tiene el sistema secundario en la ciudad, entre públicos y privados.
    Entre quienes reconocen haber llevado armas a la escuela, el 2,1 pertenece al sector público y el 0,4, al privado. Del total, el 77,9 admitió que llevó cuchillos o navajas y el 22,1, palos o garrotes. Curiosamente, en la encuesta nadie reconoció haber portado armas de fuego, aunque el dato sí se presenta entre los alumnos que vieron a otros.
    En ese caso, el 52 % contó que vieron cuchillos o navajas; el 37,3, armas de fuego; el 3,5, palos o garrotes; el 2,9 vió trinchetas y el 1,4 se topó con un compañero que llevaba cachiporras.
    Aquí también se observa una diferencia entre ambos sectores: mientras que en las escuelas públicas las armas de fuego fueron vistas en el 41 % de los casos, en las privadas ocurrió en el 22,2 %. Y se evidenció mayor presencia de cuchillos o navajas.
    La violencia en el ámbito escolar puede ser considerada “una manifestación más del proceso de deterioro de las instituciones”, causada por “las políticas que derivaron en la pérdida de lazo social y exclusión”, afirma el estudio elaborado por el Ministerio.
    “En un contexto de declive de las instituciones socializadoras, la sobrecarga y delegación de la sociedad sobre la responsabilidad de la escuela en la función de educar, indirectamente (la hace responsable) de manera exclusiva de situaciones de violencia”.
    Algunos alumnos llegaron a modificar sus hábitos vinculados a la escuela por la preocupación latente de ser agredidos dentro de ella o en los alrededores. Por eso, el 7,2 % dejó de usar los caminos más directos para llegar al colegio, el 1,9 no va los baños de la escuela, el 1,4 evita quedarse en la entrada y el 1,6, en los pasillos o escaleras.
    Según la investigación, es probable que para los estudiantes entrevistados, “la violencia no sea experimentada sino como un acto normal y frecuente”. Sin embargo, se sienten paralizados y, en algunos casos, actúan en defensa propia. Las motivaciones para entrar armas a la escuela son diversas. La mayoría (46,6 %) admitió que las llevó para “protegerse” o para “defensa”, el 28,5 fue “para joder” y un tercer grupo (24,8) lo hizo porque sabía que “iba a haber una pelea”.
    “La violencia se expresa allí porque es el lugar esencial donde se define la calificación de cada uno como ciudadano y del lugar que va a ocupar en la sociedad. Antes, había cierta continuidad entre los valores que la escuela enseñaba y los proyectos colectivos que prometía. Eran elementos que se cumplían a futuro. Ahora, ese futuro está oscuro”, concluyó Autino.
    Identifican a la policía, al estado y a la propia familia como las principales amenazas
    “En la adolescencia, la policía se constituye en uno de los primordiales factores de riesgo”, dice el estudio.
    Para los pibes argentinos, la institución policial es la que refleja “mayores índices de violencia” hacia ellos. Los adolescentes porteños consideran que el Estado “es el primero” que no los cuida, e identifican como violencia la “falta de controles adecuados, ya sea en lo que hace a los lugares de diversión como también a las instituciones educativas”. Y señalan “el abuso de poder y el exceso de control” por parte de los adultos como generadores de violencia en las escuelas. Entre los chicos y chicas del conurbano y de los sectores de menores recursos, las formas más frecuentes de violencia que perciben son el maltrato físico y psicológico dentro de sus familias. El estudio exploró qué entendían los niños, niñas y adolescentes por violencia hacia ellos, cuáles son los tipos de violencia más comunes que sufren y en qué lugares ocurren esas situaciones, quiénes ejercen la violencia y qué medidas se pueden tomar en diferentes ámbitos para prevenirla, entre otros aspectos. “En las concepciones que señalan aparecen formas que remiten a violencia por acciones pero también señalan otras donde ésta se efectúa por omisiones”, advierte el informe de DNI-Argentina. Algunas de las conclusiones más relevantes fueron las siguientes:
    v“La familia es un ámbito del que esperan tener protección, apoyo y educación; sin embargo, coinciden en que, por diversos factores, es frecuentemente un lugar donde sufren agresiones, ya sea verbales como físicas, psicológicas, sexuales o simplemente por omisión”.
    vEn la Capital Federal, los adolescentes ligan la violencia en el ámbito familiar con la falta de comunicación de los padres con sus hijos. “El padre y madre “ausente” aparece como un elemento recurrente en las respuestas. Dicen no ser comprendidos por sus padres, generándoles sentimientos de dolor y de bronca. Expresan que los padres no saben qué hacer con sus hijos porque además no hay espacios o momentos que vinculen a las familias, por las diferentes ocupaciones de unos y otros.”
    vEn las provincias del interior y zonas del conurbano bonaerense, la violencia adquiere otras formas dentro de las familias de los adolescentes: está vinculada con la necesidad de tener que trabajar o mendigar (obligados por los padres desocupados). En este sector también coinciden en que la mayor violencia contra las mujeres está relacionada con el abuso ejercido por los propios padres, así como con la forma en que éstos las obligan a ejercer la prostitución.
    vAl referirse a la violencia en la familia, los niños y niñas del conurbano bonaerense, en donde hay un marcado deterioro tanto en el plano económico como social, perciben situaciones de violencia “más ligadas al maltrato físico y verbal y al abuso sexual”.
    v“Ya sean los niños y adolescentes de una u otra condición socioeconómica, en muchas oportunidades llegan a justificar la violencia de sus padres para “corregirlos”, ya sea por presiones que sufren éstos o por desconocimiento en el ejercicio de su rol parental.
    vPara los adolescentes de sectores medios, “un lugar donde particularmente sufren violencia por parte de aquellos que son sus responsables es la escuela”, donde transcurre una gran parte de su tiempo. “El maltrato puede ir desde la agresión física hasta las más comunes y casi generalizadas formas de falta de respeto, imposibilidad de expresar y defenderse. Señalan el abuso de poder y el exceso de control como característica generadora de violencia escolar”, puntualiza el relevamiento.
    vEn cambio, para los adolescentes de menores recursos los lugares de mayor riesgo de violencia son “la calle (policía), los locales bailables (patovicas y jóvenes de otro barrio) o cuando trabajan (en condiciones de explotación)”.
    vEn referencia a las diferencias de género, “las mujeres están más en riesgo de sufrir situaciones de acoso o abuso sexual”.
    Los adolescentes de clase media o media-alta identifican como violentos a los que llaman “marginales”, de acuerdo al estrato social al que pertenezcan. “Esta diferencia se marca acentuadamente entre los adolescentes de la Capital Federal respecto de los que viven en el Conurbano Bonaerense. Un aspecto que llamó la atención de los investigadores fue que los jóvenes porteños identifican la violencia “como una forma de falta de cuidado por parte del Estado en relación con los controles adecuados en aquellos ámbitos propios de los niños y adolescentes, ya sea en lo que hace a los lugares de diversión, como también a las instituciones educativas”. Aunque el estudio no lo menciona, resulta inevitable la referencia a la tragedia de Cromañón y a los recientes reclamos por mejoras en los edificios escolares. La consulta a chicos y adolescentes que se hizo en Argentina se replica en todos los países que participan del estudio mundial. Además, cada gobierno debe contestar un cuestionario. Y se toman en cuenta los aportes de las ONG.

    Abuso de los ancianos
    El maltrato se puede presentar entre los distintos integrantes de la familia, y en ningún caso se justifica. La violencia más común es contra las mujeres, los menores, los ancianos y las personas con alguna discapacidad. El que una persona dependa económica, moral y emocionalmente de otra en ocasiones facilita que esta última abuse de su autoridad.
    v"El del dinero soy yo y te callas"
    v"Como soy muy macho, tengo derecho a decir y hacer lo que quiero"
    v"Es la última vez que lo tolero, porque la próxima no respondo de mí"
    v"La única manera como tú entiendes es a golpes".
    Éstas son expresiones que muchas veces se acompañan de maltrato físico. Tanto hombres como mujeres podemos tener actitudes de control y dominio en la familia.
    vno se comprenden los cambios físicos y emocionales por los que pasan los niños, los adolescentes, los jóvenes, los adultos y los mayores,
    vexiste una crisis por falta de empleo o carencias que producen preocupación,
    vver mucho la televisión impide la comunicación y la convivencia.
    Situaciones como éstas pueden generar violencia en la familia, independientemente de su condición económica. Afectan a todos, pero quienes más las sufren son los más indefensos que carecen de protección y apoyo de familiares y amigos.

    Violencia en la ancianidad
    Es toda acción u omisión que provoque daños físicos o psicológicos. Comprende agresiones físicas, tratamiento despectivo, descuido de la alimentación, abrigo, cuidados médicos, abuso verbal, emotivo, financiero, de parte de los hijos u otros miembros de la familia. Los ancianos son transmisores de tesoros espirituales depositarios de sabiduría y cariño, portadores de sentimientos y arraigos de pertenencia a una familia extendida, que otorga sentido de trascendencia. La vejez posee su propia funcionalidad y los instrumentos necesarios para vivir una vida plena en lo físico, psíquico y social. Las barreras impuestas a su funcionalidad son, con frecuencia, fruto de formaciones y mitos, más que el reflejo de deficiencias reales. Muchas son víctimas de violencia psicológica al ser despojados de su propio hábitat, invadiéndolos con pretexto de cuidarlos, que a veces encubre el apropiarse de bienes materiales o pensiones y/o jubilaciones. La mayor victimización de los ancianos, según lo reflejan investigaciones, es realizada en 1º lugar por los hijos y en 2º lugar por sus cónyuges. Son víctimas de violencia física y la misma implica desde lesiones leves a graves, siendo muy frecuentes las fracturas. Muy encubierto y difícil de tomar conciencia es la violencia generada por "negligencia". Dentro de ella se encuentran acciones como abandono material, soledad, no dialogar ni participar de actividades con el anciano, la falta de actividades de recreación, etc. Dentro del abandono podemos encontrar falta de asistencia: médica, medicamentos, higiene, servicios (luz, calefacción, gas, etc.,), alimentos, vestimenta. En síntesis, debemos creer en el testimonio vertido por el abuelo y verificar el grado de riesgo de los hechos, esto conducirá a las acciones a implementar. El afecto, la capacidad de escuchar atentamente, favorecerá la contención.
    Septiembre 09, 2005
    Advierten que la violencia sobre ancianos crece por la droga
    La especialista en Seguridad, Paola Spátola, relató en Radio 10 la manera de actuar de los delincuentes en víctimas de la tercera edad
    Infobae.com
    Paola Spátola, experta en Seguridad, expresó esta tarde su preocupación por el aumento de la violencia en los asaltos contra ancianos y advirtió que los delincuentes están desarrollando "inteligencia" para poder vulnerar fácilmente las propiedades. "Lo que estamos observando últimamente es que se está haciendo un trabajo de inteligencia sobre las personas mayores y se elige un objetivo", expresó Spátola en Radio 10. Spátola explicó que personas que merodean las casas de ancianos suelen recavar información y datos que pueden ser útiles al momento de irrumpir sin violencia en la casa, por el solo hecho de conocer algo que a la víctima le resulte familiar: el nombre de un hijo puede ser la llave de entrada del famoso "cuento del tío". "Muchas veces escuchan conversaciones de gente de tercera edad y por lo general, hasta llegan a saber si tienen joyas guardadas. A partir de allí arman un ardid para entrar en sus domicilios", manifestó la especialista. Como solución a esta creciente modalidad delictiva que apunta contra el sector más débil de la sociedad, Spátola aclara que "lo que hay que hacer es una fuerte campaña de prevención del delito en medios televisivos y gráficos… hay que concientizar" a la población. Pero además, Spátola dijo que el papel de la droga es fundamental en la violencia que muestran éstos hechos con personas mayores: "El problema tiene que ver con el estado en que se encuentran los delincuentes que en su mayoría están drogados", dijo en referencia al estado en que se encuentran cuando cometen sus delitos.

    Abuso sexual
    Abuso sexual infantil
    Es toda actividad de carácter sexual que una persona impone a un niño/a, quien no llega a comprender la naturaleza del acto debido a su inmadurez.
    Lamentablemente, se observa que la mayoría de las situaciones de abuso son cometidas por personas conocidas por el niño y con las que mantiene una estrecha relación afectiva.
    Se han presentado casos donde el agresor es otro menor quien utilizando fuerza física y amenazas, somete al niño.
    Es un proceso en el cual el adulto "cortejará" al niño con atenciones, afectos y regalos. Tal como un adulto corteja a otro durante el noviazgo, el abusador seduce al niño durante un tiempo reduciendo paulatinamente sus resistencias. En sus conductas se incluyen: exposición obscena, toqueteo, etc. Algunas veces el adulto abrazará al niño en presencia de otros sin que éstos perciban la situación. Y tras largos meses podría llegar a mantener relaciones sexuales. Frecuentemente el niño siente culpa o vergüenza por el abuso, por lo que el agresor consigue mantener en secreto la agresión.
    Se puede sospechar de abuso ante determinadas conductas, o situaciones como, por ejemplo:
    vcambios en la conducta, extremos cambios de humor.
    vmiedo de ir a la cama, dificultades para dormir, pesadillas.
    vjuegos sexuales inadecuados para su edad, masturbación continua. Excesivo interés en temas sexuales.
    vconductas agresivas o rebeldes, se comporta como un niño pequeño.
    vfracaso inexplicable en la escuela.
    vfugas de hogar.
    vcambios en los hábitos de higiene (se hace pis y caca, etc.)
    vdolor "de barriga", dolor de cabeza, lastimaduras en la zona anal, moretones, etc.
    vdolor, sangrado, flujo, etc., del área genital.
    vmiedo repentino a ciertos lugares o personas, especialmente de quedarse sólo con cierta gente.
    Estas conductas y/o situaciones llevan a sospechar la existencia de abuso sexual infantil, pero la presencia de éstas por sí solas, pueden estar indicando otro tipo de problemas, por lo tanto al observarlas es conveniente realizar una consulta con un profesional a fin de tener la orientación correspondiente.

    Abuso sexual en las mujeres
    "La violencia contra las mujeres abarca todo tipo de situaciones sociales y económicas y está profundamente enraizada en las culturas de todo el mundo, a punto tal que millones de mujeres la consideran un modo de vida"
    La violencia por motivos de género – en diversas formas, inclusive la violación, la violencia doméstica, los asesinatos "para restaurar la honra" y la trata de mujeres – se cobra un enorme precio en cuanto a la salud mental y física.
    En todo el mundo, al menos 1 de cada 3 mujeres ha sido apaleada, obligada a entablar relaciones sexuales bajo coacción o maltratada de alguna otra manera, muy frecuentemente por alguien que ella conoce, inclusive su esposo u otro varón miembro de su familia; 1 de cada 4 mujeres ha sido objeto de sevicias durante el embarazo.
    Casi siempre, los malos tratos físicos van acompañados de malos tratos psicológicos. Además, entre 1/3 y la mitad de todos los casos entrañan abuso sexual. Una gran proporción de las mujeres que son objeto de sevicias están sujetas a reiterados actos de violencia.
    En los Estados Unidos, cada 15 segundos una mujer es golpeada, por lo general por un compañero íntimo. Casi siempre, la violencia física va acompañada de malos tratos psicológicos, que pueden ser igualmente ultrajantes y degradantes.
    Naturalmente, la medición de los actos de violencia contra mujeres y niñas no describe la atmósfera de terror que suele predominar en las relaciones abusivas. Por ejemplo, en una encuesta realizada en 1993 en todo el Canadá, los investigadores descubrieron que 1/3 de todas las mujeres que habían sido objeto de violencia doméstica habían temido perder la vida en algún momento de la relación. Las mujeres suelen admitir que los malos tratos psicológicos prolongados y la degradación constante son más difíciles de soportar que el dolor físico.
    Muchas culturas permiten o, al menos, toleran cierto grado de violencia contra la mujer. En la India y en partes del Asia Meridional y Occidental y África, por ejemplo, se considera que los hombres tienen derecho a disciplinar a sus esposas como lo consideren necesario. En muchas sociedades es una convicción profundamente arraigada que el esposo tiene derecho a golpear o intimidar físicamente a su esposa.
    Incluso las mujeres suelen considerar que un cierto grado de malos tratos físicos se justifica en ciertas circunstancias.

    Abusos, abandono y explotación en el seno de la comunidad

    Los comportamientos agresivos y violentos están convirtiéndose rápidamente en una forma habitual de afrontar los problemas. La violencia contra inocentes continúa aumentando a medida que cada vez más personas aprueban su empleo o cierran los ojos ante su presencia.
    Las personas emplean la violencia contra los demás de muchas maneras, ya sea por caminos legales o ilegales. En la actualidad, la sociedad se enfrenta a una dosis constante de comportamientos violentos. El robo se ha convertido en un hecho habitual en la mayoría de las comunidades y la tendencia al asesinato en el lugar de trabajo crece en forma inquietante. Aumentan los robos de coches y los delitos cometidos con los mismos. Se realizan secuestros y la incidencia de crímenes violentos cometidos por niños y adolescentes prosigue con gran auge.
    Los hechos violentos están convirtiéndose en algo aceptado por la sociedad. La radio, la televisión e internet bombardean a las personas con ejemplos de violencia, disfrazados como historias de aventuras o comedias. Los niños están inmersos en historias de acciones agresivas desde que ven por primera vez los dibujos animados. En la mayoría de los programas, las víctimas no resultan lesionadas y el agresor rara vez es detenido o castigado. Los chicos están actualmente más dispuestos a resolver sus problemas mediante la violencia que por medio del pensamiento crítico.
    Los diarios y los programas de radio y televisión resumen casi todas las actividades violentas del día. La gente las escucha pero continúan con sus vidas, ignorando que ellos pueden ser las próximas víctimas.
    La violencia engendra dolor físico y emocional en las víctimas. Las necesidades básicas de confianza y autonomía (control) quedan amenazadas cuando uno se encuentra inmerso en la violencia.
    Las víctimas reaccionan con ira, miedo, negación y vergüenza. Muchos abrigan sentimientos de indignidad y contaminación. Las relaciones con la familia y los amigos pueden deteriorarse cuando la víctima intenta recomponer los fragmentos de su vida.
    El delito es el vehículo natural para la violencia. Muchos delitos se cometen siguiendo un impulso, en tanto que otros están bien planificados. El delito puede suponer una agresión física y violencia, o no; el impacto emocional que produce el hecho de ser víctima de un delito deja profundas cicatrices emocionales en casi todas las personas.

    Abuso de colectivos
    A lo largo de la historia, determinados grupos de personas han sido definidas como “seres diferentes”, los pertenecientes a estos grupos pueden ser amables y buenos, pero su asociación con el grupo los marca como uno de “esos”; un ejemplo de esta retorcida línea de pensamiento son las limpiezas étnicas que se producen actualmente en muchos países.
    Las agresiones contra determinados grupos también siguen vías más sutiles. Las admisiones en muchos colegios e instituciones académicas suelen depender de la pertenencia al “grupo correcto”. Las ofertas de trabajo pueden estructurarse de manera que sólo atraigan a cierto tipo de solicitante. Todas las formas de agresión contra los miembros de ciertos grupos son silenciosas y sutiles, pero aún existen e influyen de forma significativa en las vidas de muchas personas.

    Trastornos de salud mental relacionados con la violencia
    La crisis es parte de cualquier acto violento cuando los métodos de afrontamientos habituales de la persona no son eficaces para tratar la perturbación que provoca un acto violento. Para recuperarse hay que aplicar nuevas conductas de afrontamiento.
    El proceso de recuperación de la violencia se ve influido por la gravedad del trauma, los recursos de la víctima y la ayuda y el tratamiento recibidos; éste proceso tiene diferentes fases:
    vImpacto: desorganización, puede durar entre minutos y días. Reacciones iniciales: llanto, confusión, negación, temor, histeria, trastornos de alimentación o sueño, etc.
    vRetroceso: lucha por adaptarse, dura entre semanas y meses. Se ha superado el peligro inmediato pero permanece el estrés emocional, puede planearse la venganza, intenta reanudar sus rutinas y necesita gran apoyo emocional.
    vReorganización: reconstrucción, dura entre meses y años. Las emociones se desvanecen, pero el acontecimiento no se olvida, puede experimentar pesadillas, finalmente integra los recuerdos y aprendizajes para vivir con una razonable sensación de seguridad y protección. Si la reorganización no es satisfactoria puede desarrollar problemas de salud mental.
    El DSM 4 sólo define un síndrome clínico relacionado con la violencia: el trastorno del estrés post-traumático.

    Trastorno de estrés post-traumático (TEP)
    El TEP alude a un episodio traumático real que excede las experiencias humanas habituales, son ejemplos los combates militares, los ataques violentos, la violación, la tortura, desastres naturales, incendios o ser testigos de una agresión o muerte de un ser querido.
    Es característico que los afectados por un TEP revivan persistentemente el episodio post-traumático a través de pensamientos o sueños angustiosos experimentando un intenso miedo, terror y desesperanza. Las respuestas emocionales suelen estar bloqueadas excepto las relacionadas con el episodio violento. En las personas que padecen un TEP su capacidad de sentir emociones está reducida, sobre todo en lo que concierne a las que se asocian con el amor, la intimidad y la sexualidad.

    Síndrome traumático de la violación
    La violación es un acto de violencia sexual que una persona ejerce contra otra. Es un acto de poder que intenta provocar dolor en el nivel más íntimo del ser humano. Las relaciones sexuales por la fuerza son una violación de la personalidad del individuo, sucedan en manos de un extraño o de un ser querido.
    Una mujer puede ser violada a cualquier edad, si bien el riesgo es mayor entre los 15 y los 24 años. La violación es un delito poco denunciado.
    Muchas de las víctimas de una violación sobreviven a esa experiencia, pero afirman desear haber muerto. Las lesiones corporales pueden ser menores o graves, pueden haber existido amenazas contra la vida de la víctima o amenaza del violador de regresar. Algunas personas han sido torturadas o lesionadas durante el episodio de violación o poco después del mismo.
    Los sobrevivientes se sienten gravemente profanados. Sentimientos de cólera, frustración, pérdida de control, miedo vergüenza y culpabilidad persiguen a las víctimas.
    Tras la violación, la mayoría de las personas sienten la necesidad de retirarse a un lugar seguro, lavarse minuciosamente y destruir todas las señales del episodio; sin embargo, al hacerlo. Destruyen la mayoría de las pruebas que pueden ser útiles para capturar al violador.
    Recuperarse de una violación requiere seguir los mismos pasos que recuperarse de la violencia. En 1º lugar, la persona se vuelve desorganizada; más tarde, intenta regularse, y finalmente integra la experiencia en su vida. Sin embargo cuanto más intensa ha sido la brutalidad, mayor será el daño psicológico y más largo el período de recuperación. Muchas personas no denuncian la agresión a la policía. Soportan el dolor en soledad y padecen el síndrome traumático de la violación en silencio.
    El personal de enfermería puede ser el primero en atender a una víctima de violación. El intenso apoyo, la suave comprensión y la aceptación influirán positivamente en la capacidad de afrontamiento de la víctima y en la satisfactoria recuperación.




    Intervenciones terapéuticas
    Se mencionan 2 objetivos fundamentales:
    El 1º, más a largo plazo, es evitar que la violencia se produzca.
    El 2º gira en torno al rápido reconocimiento y tratamiento de los afectados.
    El trabajo regular con pacientes maltratados o sometidos exige educación y entrenamiento especiales.
    Los profesionales de enfermería están capacitados para aplicar medidas especiales para cuidar a las personas que se han convertido en víctimas de la violencia.

    Valoraciones especiales
    Siempre que una víctima de la violencia llega al sistema sanitario, ya sea a una sala de urgencias o a un hospital, se requieren unos cuidados especiales. La 1º prioridad es garantizar la seguridad del paciente, pero siempre que la violencia forme parte de la situación, la conservación de las pruebas también es una prioridad máxima.
    Las pruebas forenses son información que se recogen con fines legales. Si se sospecha violencia, las armas más eficaces con que cuentan los profesionales son la observación exacta, la documentación precisa y la notificación a las autoridades pertinentes. De acuerdo con la ley, se exige que los profesionales sanitarios denuncien estos incidentes. Aunque la ley no obliga a las víctimas de una violación a denunciarla, cualquier prueba es importante y debe recogerse cuidadosamente.
    En la valoración de una paciente, hay que documentar el tamaño, la forma, el color y el patrón de cualquier herida, contusión, cicatriz u otra señal. La piel registra bien las pruebas. Las marcas de mordeduras humanas dejan una huella personal; deben controlarse en los oídos, la nariz, los pezones, las axilas, la espalda, y los genitales. Los anillos, las hebillas de los cinturones y otros objetos dejan señales reveladoras. La presencia de marcas extrañas sobre la piel, reflejos hiperactivos y escaso contacto ocular. Los malos tratos y el abandono de los niños no siempre son fáciles de detectar.
    Las pruebas objetivas deben documentarse con la mayor precisión posible. No hay que suponer ni sacar conclusiones sobre los orígenes de una lesión. Si el paciente ha sido víctima de una violación, todas las muestras deben marcarse y guardarse para su análisis.

    Tratamiento de las víctimas de la violencia
    Hay que recordar que la primera prioridad en la atención de todas víctimas de la violencia es garantizar su seguridad y protección. Una vez que el paciente se siente seguro, es más fácil llevar a cabo otras intervenciones diagnósticas o terapéuticas.
    El paciente no debe estar sólo. Muchas víctimas temen que sus agresores puedan intentar herirles de nuevo, incluso cuando están buscando ayuda. Hay que explicarles todos los procedimientos al afectado de una manera sencilla y asegurarse de su cooperación antes de actuar; hay que permitir que el paciente mantenga todo el control posible.
    El plan de atención se desarrolla en base a cada individuo, al tipo de abuso y a los recursos de afrontamiento de que dispone el paciente. Los diagnósticos de enfermería se realizan en función de los problemas identificados. Es importante recordar que cada diagnóstico de enfermería supone un gran número de intervenciones o acciones, y que su selección depende de cada paciente y de sus circunstancias particulares. Sin embargo, todos los pacientes maltratados, explotados o abandonados tienen ciertas necesidades asistenciales en común.



    Prevención de la violencia
    Ya sabemos que la violencia es un fenómeno social muy peligroso. Hay que tener muy en cuenta que debemos tratar de reducirla.
    La comunicación es prevención porque nos posibilita encontrar un espacio, ser protagonistas, el aprender a respetar al otro; posibilita la capacidad de aceptar el error como incentivo para la búsqueda de otras alternativas válidas y ayudar a superar las dificultades que se presenten.
    La violencia es un síntoma. Y como tal debe ser aprovechado para conocer con detenimiento las cosas que no funcionan bien, tanto en la sociedad como en el seno de las escuelas. Sin duda que para prevenir la violencia es necesario en primer lugar admitir su existencia, no como algo uniforme sino complejo, diverso y contextualizado. La violencia no es más que el acto visible de una escalada conflictiva que no se ha resuelto satisfactoriamente a través de todo un proceso de relaciones, de satisfacciones o negaciones de necesidades humanas, donde intervienen directa e indirectamente personas y donde la confrontación de intereses genera un cúmulo de problemas.
    Es necesario pues que la búsqueda de soluciones comience con un análisis tanto de los factores que la promueven (factores de riesgo), como de los factores que la inhiben (factores de protección). Esto nos lleva a una primera conclusión: Mientras más sean los factores de riesgo presentes en una situación dada, mayor será la probabilidad de que la violencia se manifieste, por lo que es imprescindible reducir estos factores y aumentar los factores de protección. Las acciones de control y de prevención, por tanto, deben orientarse a estos dos tipos de factores y en los ámbitos o niveles en los que operan: individual, familiar y social. Por otro lado también deben considerar desde la temporalidad aquellos otros factores (predisposiciones biológicas y antecedentes sociales, características situacionales y acontecimientos desencadenantes) asociados a la violencia.
    Como miembros de la profesión sanitaria, las probabilidades de vernos implicados en un acto violento se incrementan. Es importante tener presente que la violencia puede estallar en cualquier situación con un paciente.
    Cuando interactué con los pacientes, controle la presencia de signos que indiquen un aumento de la cólera o la frustración e intervenga rápidamente para prevenir los problemas que puedan derivarse de esa situación. Siga su juicio o intuición y busque la ayuda de otros profesionales de la salud.
    Hay que esforzarse por prevenir la violencia en la vida. Se debe contactar con los patrocinadores de los programas violentos de televisión, escribir a las compañías y protestar. Deben apoyarse las acciones legislativas destinadas a reducir la violencia. Participe como voluntario en líneas telefónicas de urgencia para crisis o grupos de apoyo. Explique a quienes quieran escuchar los efectos que ejerce la violencia en los niños. Participe como voluntario en programas de resolución de problemas de las instituciones preescolares locales.
    Aprenda a reconocer la agresividad y la violencia en sus propios pensamientos, actitudes y respuestas. Tome conciencia de cómo afronta usted sus sentimientos de ira, frustración y agresividad, practique métodos más eficaces para controlar sus emociones.

    Estrategias para la reducción de la violencia
    Es evidente que el desarrollo de estrategias multidisciplinarias para la reducción de la violencia deberá abarcar factores tales como los bajos niveles educativos, la pobreza, el desempleo, el abuso de drogas y el deterioro de la estructura familiar. En cierto modo, resulta más fácil articular el enfoque bio-psico-sociocultural o multidisciplinario de la violencia cuando se habla de manejo y tratamiento que de etiopatogénesis:
    vExisten drogas tales como algunos anticonvulsivantes que reducen la impulsividad, la agresividad, la irritabilidad y la explosividad, ingredientes importantes de la violencia. Hay incluso quienes postulan reemplazos o sustituciones hormonales e intervenciones neuroquirúrgicas para controlarla en casos extremos. El avance tecnológico hace elucubrar a muchos científicos respecto del uso futuro de la ingeniería genética en el manejo de la violencia.
    vEl manejo psicoterapéutico individual y grupal debe orientarse hacia la elucidación de los conflictos en la vertiente biográfica, la edificación (o re-edificación) de la tolerancia a la frustración, el aprendizaje del autocontrol, el evitamiento de la gratificación instantánea, la escucha empática, la provisión de compañías afectivas, la internalización de la autoconfianza, la posible “recuperación del tiempo perdido” en el proceso de maduración, el fomento de nuevos aprendizajes y experiencias positivas en el área interpersonal.
    vEn el campo sociocultural a nivel micro se postula la creación de equipos educativos multidisciplinarios que entrenen en la resolución creativa de conflictos a nivel de escuelas, organizaciones sociales, iglesias, centros de trabajo y sindicatos. A nivel macro, cambios en la mentalidad de gobernantes y gobernados, control civilizado de los excesos de los medios masivos de comunicación en la glorificación de la violencia, de modo tal que la libertad de expresión no se convierta en un vertedero de demagogia ni que se vaya tampoco al otro extremo, el de la censura pacata y fundamentalista. Debe buscarse pues el punto de equilibrio entre la libertad personal o individual y el rol de las estructuras sociales encargadas de regular y controlar el devenir colectivo.














    CONCLUSIONES

    De acuerdo con lo analizado creemos importante resaltar el fenómeno que se observa con mayor preponderancia en éstos últimos años: la naturalización de la violencia y especialmente la violencia verbal que tiñe todas las relaciones interpersonales de la sociedad, y no excluye al sexo femenino sino que cada vez es mas frecuente en él debido a la homogenización de conductas que actualmente existen entre ambos sexos.
    Sería de gran beneficio para la sociedad toda que los valores que enaltecen al ser humano como: respeto, comprensión, amor, tolerancia, contención, caridad, entre muchos otros sean practicados en primer término desde el hogar, pasando luego por la escuela, la universidad, los lugares de trabajo, de esparcimiento, los medios de comunicación, los partidos políticos, etc., de tal modo que quedan “impregnados” y manifestados en todos los actos que lleva a cabo el ser humano para que entre todos tengamos una sociedad sin violencia, o por lo menos con un grado mínimo de la misma.
    En suma, la prevención primaria debe incluír desde un cuidado prenatal integral (ya que es claro que conductas tales como las percepciones distorsionadas, el razonamiento defectuoso, las destrezas psicomotoras y la desregulación afectiva pueden deberse a problemas durante este período), hasta la materialización de iniciativas de bienestar comunitario en áreas tales como la vivienda, el empleo, la recreación y la vigilancia pública, pasando por actividades a nivel de escuelas, centros de trabajo y la policía, identificación de grupos en riesgo y educación masiva de la opinión pública. La prevención secundaria y terciaria debe centrarse en los profesionales de la salud, los cuales deben recibir entrenamiento intensivo en procedimientos de diagnóstico, evaluación clínica, referencia a especialistas, reportaje al sistema judicial, desarrollo de programas clínicos multidisciplinarios y manejo especializado de los victimarios y víctimas actos violentos.
    Resumiendo podríamos decir que la sociedad toda es promotora necesaria para la salud y educación del NO A LA VIOLENCIA.






    BIBLIOGRAFÍA


    vhttp://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/domesticviolence.html
    vRevista Argentina de Clínica Neuropsiquiátrica;Fundación Arg. De Clínica Neuropsiquiátrica; Renato D. Alarcón, Jaime Trujillo; Año VIII; Vol 6; Nº 3; Noviembre 1997.
    vPsicología y Psicopedagogía; Publicación virtual de la Facultad de Psicología y Psicopedagogía de USAL; Año III; Nº11; Septiembre 2002
    vNatalia Aruguete, “Las armas no son raras en la escuela”
    vPaola Spátola, especialista en Seguridad, relato en Radio 10
    vInfobae.com
  9. Los siguientes usuarios agradecen a Dra jimenuska por haber posteado información muy útil:

    patryinthesky (21-Nov-2009)

  10. Avatar de Pamelita
    108
    Posts
    2
    Agradecimientos
    recibidos
    #7

    Deontologia I - Htal Aleman- UBA

    Biografía de florence nightingalE

    Florence Nightingale lleva el nombre de la ciudad donde nació, la Villa Colombia en Florencia, Italia, el 12 de mayo de 1820. Sus padres, William Edward Nightingale y su esposa Frances Smith, viajaron por Europa durante los primeros dos años de su matrimonio. Hija de una familia inglesa terrateniente adinerada, de Hampshire. La hermana mayor de Nightingale había nacido un año antes en Nápoles. Los Nightingale llamaron a su primogénita el nombre griego de la ciudad, Parthenope.

    Las niñas crecieron en el campo y pasaban mucho tiempo en Lea Hurst en Derbyshire. Cuando Nightingale tenía unos cinco años su padre compró una casa llamada Embley cerca de Romsey en Hampshire. Con esto la familia pasaba los veranos en Derbyshire y el resto del año en Embley. Al viajar entre estos lugares visitaban Londres, la Isla de Wight y a parientes.

    En un principio, la educación de Parthenope y Florence estuvo en manos de una institutriz, después su padre, educado en
    Cambridge, asumió esa responsabilidad. A Nightingale le encantaban sus lecciones y tenía una habilidad natural para estudiar. Su padre sostenía que las mujeres, especialmente sus hijas, deberían obtener una educación. Ella y su hermana aprendieron italiano, latín, griego, historia y matemática de su padre y su tía, así como de otros tutores. Su amor por las matemáticas la llevo a estudiar también aritmética, geometría y álgebra y, antes de que Nightingale empezara con la enfermería, pasó tiempo enseñando estos temas a niños. También aprendió métodos estadísticos con datos de varios campos, incluyendo las estadísticas morales o ciencias sociales.

    El 7 de febrero de 1837 Florence, creyó escuchar el llamado de Dios, mientras caminaba por el jardín de Embley, aunque en ese momento no sabía cuál era ese llamado. A los diecisiete años empezó a visitar las viviendas de personas pobres y enfermas tratando de apoyarlas a mitigar sus penas, ésta conducta no era bien vista por sus padres, porque Florence prefería hacer sus visitas a los enfermos y desprotegidos que acudir a fiestas y reuniones de sociedad.

    A los veintitrés años, dijo a sus padres que quería convertirse en una enfermera. Y se encontró con una sólida oposición de ellos, ya que la enfermería se asociaba con mujeres de la clase trabajadora más baja.

    Nightingale desarrolló un interés en los temas sociales de su época pero en 1845 su familia se oponía firmemente a la sugerencia de Nightingale de adquirir experiencia en un hospital. Hasta ese entonces, el único trabajo de enfermería que había hecho había sido cuidar de parientes y amigos enfermos. A mediados del siglo XIX la enfermería no era considerada una profesión adecuada para una mujer educada. A las enfermeras de la época les faltaba entrenamiento y tenían fama de ser mujeres burdas e ignorantes, dadas a la promiscuidad y a las borracheras.


    Mientras Nightingale estaba en un viaje por Europa y Egipto iniciado en 1849, con los amigos de la familia Charles y Selina Bracebridge, tuvo la oportunidad de estudiar los distintos sistemas hospitalarios. A principios de 1850, Nightingale empezó su entrenamiento como enfermera en el Instituto de San Vicente de Paul en Alejandría, Egipto, que era un hospital de la Iglesia Católica. Nightingale visitó el hospital del Pastor Theodor Fliedner en Kaiserwerth, cerca de Dusseldorf en julio de 1850.

    Nightingale regresó a esa ciudad en 1851 para entrenar como enfermera durante tres meses en el Instituto para Diaconisas Protestantes y después de Alemania se mudó a un hospital en St. Germain, cerca de París, dirigido por las Hermanas de la Caridad. A su regreso a Londres en 1853, Nightingale tomó el puesto sin paga de Superintendente en el Establecimiento para damas durante enfermedades el número 1 de la calle Harley.

    Marzo de 1854 trajo consigo el inicio de la Guerra de Crimea en la que Gran Bretaña, Francia y Turquía le declararon la guerra a Rusia. Aunque los rusos fueron derrotados en la batalla del río Alma el 20 de septiembre de 1854, el periódico The Times criticó las instalaciones médicas británicas. En respuesta a ello, Sidney Herbert, Secretario de Guerra británico, le pidió a Nightingale que se convirtiera en enfermera-administradora para supervisar la introducción de enfermeras en los hospitales militares. Su título oficial era Superintendente del Sistema de Enfermeras de los Hospitales Generales Ingleses en Turquía.


    Nightingale llegó a Escutari, donde se le dio permiso para que llevara a 38 enfermeras en un suburbio asiático de Constantinopla (hoy Estambul), el 4 de noviembre de 1854, para cuidar a los soldados británicos en la guerra de Crimea. Nightingale encontró que las condiciones en el hospital militar eran alarmantes. Los hombres eran mantenidos en cuartos sin sábanas ni comida decente y casi sin medicinas. Sin lavar, ellas mantenían sus uniformes puestos, "tiesos de la suciedad". En estas condiciones no era sorprendente que en los hospitales militares, las heridas de guerra fueran sólo la sexta razón de defunción. Enfermedades como el tifus, cólera y disentería eran las tres causas principales por las cuales la proporción de muertos era tan alta. Esto implicaba que los soldados heridos tuvieran una probabilidad siete veces mayor de morir en el hospital de una enfermedad que de morir en el campo de batalla.

    Durante este tiempo, Nightingale recolectó datos y sistematizó la práctica del control de registros; esta información fue usada después como herramienta para mejorar los hospitales militares y de la ciudad. Los conocimientos matemáticos de Nightingale se volvieron evidentes cuando usó los datos que había recolectado para calcular la tasa de mortalidad en el hospital. Ella inventó un gráfico de área polar o 'coxcombs' como los llamó ella, donde las estadísticas representadas son proporcionales al área de una tajada en un gráfico circular, una representación gráfica de las cifras de mortalidad durante la Guerra de Crimea (1854-1856). Sus cálculos sobre la tasa de mortalidad mostraron que con una mejoría en los métodos de sanidad, las muertes bajarían. (En febrero de 1855 la tasa de mortalidad había caído de 60% al 42,7%). Mediante el establecimiento de una fuente de agua potable así como usando su propio dinero para comprar fruta, vegetales y equipamiento hospitalario, para la primavera siguiente la tasa había decrecido otro 2,2%.

    Las muertes en los hospitales de campo británicos alcanzaron su máximo en enero de 1855 cuando 2 761 soldados murieron por enfermedades contagiosas, 83 por heridas y 324 por otras causas, con un total de 3 168 muertes. El promedio de hombres en la armada ese mes fue de 32 393. Usando esta información, Nightingale calculó una tasa de mortalidad de 1 174 por cada 10 000, de los cuales 1 023 de cada 10 000 se debían a enfermedades infecciosas. De haber continuado así y sin la sustitución frecuente de tropas, entonces las enfermedades por sí mismas habrían acabado totalmente con el ejército británico en Crimea.

    Sin embargo, estas condiciones insalubres no se limitaban a los hospitales militares de campo. Al volver a Londres en agosto de 1856, cuatro meses después de la firma del tratado de paz, Nightingale descubrió que en época de paz, los soldados de entre 20 y 35 años de edad tenían una tasa de mortalidad del doble de la de los civiles. Usando sus estadísticas, ilustró la necesidad de una reforma sanitaria en todos los hospitales militares. Los oficiales militares y los doctores objetaron las visiones de Nightingale sobre reformas en los hospitales militares. Ellos interpretaron sus comentarios como un ataque a ellos y la hicieron sentirse fuera de lugar.

    Nightingale recibió muy poca ayuda de los militares, hasta que usó sus contactos con el Times, para reportar la información. Al impulsar su causa, Nightingale consiguió llamar la atención de la Reina Victoria y el Príncipe Alberto así como la del Primer Ministro, Lord Palmeston. Entonces se le encomendó a Nightingale la tarea de organizar las barracas del hospital después de la batalla de Inkerman y al mejorar las condiciones de sanidad, logró reducir la proporción de muerte de sus pacientes. Su evidencia en la Comisión de Sanidad de 1857 eventualmente resultó en la formación de una universidad médica militar.
    En 1860 abrió la Escuela de Entrenamiento y Hogar Nightingale para Enfermeras en el hospital de St. Thomas en Londres, con 10 estudiantes. Era financiada por medio del Fondo Nightingale, un fondo de contribuciones públicas establecido en la época en que Nightingale estuvo en Crimea y que contaba con £50 000. La escuela se basaba en dos principios. El primero, que las enfermeras debían adquirir experiencia práctica en hospitales organizados especialmente con ese propósito. El otro era que las enfermeras debían vivir en un hogar adecuado para formar una vida moral y disciplinada. Con la fundación de esta escuela Nightingale había logrado transformar la mala fama de la enfermería en el pasado en una carrera responsable y respetable para las mujeres. Nightingale respondió a la petición de la oficina de guerra británica de consejo sobre los cuidados médicos para el ejército en Canadá y también fue consultora del gobierno de los Estados Unidos sobre salud del ejército durante la Guerra Civil estadounidense.


    Casi durante el resto de su vida Nightingale estuvo postrada en cama debido a una enfermedad contraída en Crimea, lo que le impidió continuar con su trabajo como enfermera. No obstante, la enfermedad no la detuvo de hacer campaña para mejorar los estándares de salud; publicó 200 libros, reportes y panfletos. Mientras cursó su carrera de enfermera tuvo la oportunidad de visitar diferentes hospitales en Italia y Egipto, observando las diferencias y necesidades que se vivían en los hospitales, haciendo anotaciones que la llevarían a escribir libros como Notas sobre enfermería (1859). Este fue el primer libro para uso específico en la enseñanza de la enfermería y fue traducido a muchos idiomas. Las otras obras publicadas de Nightingale incluyen Notas sobre los hospitales (1859) y Notas sobre la enfermería para las clases trabajadoras (1861), estos libros marcaron la pauta de la enfermería moderna.

    Florence Nightingale creía firmemente que su trabajo había sido su llamado de Dios. En 1874 se convirtió en miembro honorífico de la American Statistical Association y en 1883 la Reina Victoria le otorgó la Cruz Roja Real por su labor. También fue la primera mujer en recibir la Orden al Mérito de mano de Eduardo VII.

    A pesar de su dinamismo y entusiasmo, Florence conoció los rigores de las enfermedades, en 1872 se retiró del servicio activo; en 1895 quedó ciega y más tarde perdió otras facultades, al grado de que recibió cuidados de tiempo completo, estando completamente inválida vivió otros 15 años más; durante este tiempo, en 1908, le otorgaron la medalla al mérito, honor rara vez otorgado a una mujer. El día 13 de agosto de 1910 fallece Florence a la edad de 90 años. Está enterrada en la Iglesia de St. Margaret, en East Wellow, cerca de Embley Park. Nightingale nunca se casó, aunque no por falta de oportunidades. Ella creía que Dios había decidido que debía ser alguien a quien él: había seleccionado claramente... para que fuera soltera. El Monumento de Crimea, fue erigido en 1915 en Waterloo Place, Londres, para honrar la contribución que hizo Florence Nightingale a esa guerra y a la salud del ejército.

    La vida de Florence Nightingale fue apasionante y comprometida con una profesión bella y floreciente, pero a la vez muy sacrificada al grado que prefirió el servicio público que la propia satisfacción personal de formar una familia propia al lado de esposo e hijos.

    Luchadora incasable de su propia libertad y oportunidad de adquirir conocimiento, oportunidad que pudo obtener al provenir de familia acomodada, quizás por ello pudo obtener apoyos de personas importantes como el Ministro de Guerra, claro está que en el desempeño de su trabajo contó mucho su esfuerzo, eficiencia y tesón, en una época en que imperaba la discriminación de la mujer, no olvidemos que parte de su ideología es heredada por un padre de ideas liberales para su tiempo.

    Su mayor aportación es sin duda, la dignificación de la profesión de enfermería y la formación de enfermeras con alto grado académico y responsabilidad médicas; así como también, los primeros estudios estadísticos hechos en hospitales, mismos que como sabemos en la actualidad son de gran importancia para los estudios clínicos y diagnósticos que elaboran los médicos.

    Sin embargo, y de acuerdo a la información que recopilamos se da a conocer que ella menospreciaba en mucho la labor efectuada por los primeros médicos mujeres, considerando que la profesión del médico debía ser única y exclusivamente del hombre; es por ello que las pocas mujeres médicos de ese tiempo, recibieron muy poco apoyo por parte de ella, pudiendo observar aquí una discriminación de la mujer por la mujer misma, situación que en la actualidad aún perdura en muchos ámbitos laborales.




    Bueno aca mi trabajito para la facu... ahora tengo q hacer otro de otra enfermera... despues lo subo al otro tambien.

    Besotes
    Pam
  11. Avatar de viktoria
    81
    Posts
    2
    Agradecimientos
    recibidos
    #8
    Buscando algo en google otra vez me encontre con Mancia (L)


    Gracias, esto me ayudo bastante
    If you talk to God you're religious. If God talks to you, you're psychotic||
  12. Avatar de Esteban-S
    120
    Posts
    14
    Agradecimientos
    recibidos
    #9
    cualquier cosa, pedí lo que necesites, acá hay profesionales que estamos dispuestos a ayudar
    Cuando abrió el sello cuarto, oí la voz del cuarto viviente, que decía: Ven. Miré y vi un caballo bayo, y el que cabalgaba sobre él tenía por nombre Mortandad, y el infierno le acompañaba. Fueles dado poder sobre la cuarta parte de la tierra para matar por la espada, y con el hambre, y con la peste, y con las fieras de la tierra.
    http://estebanaip.spaces.live.com
  13. Avatar de cecild
    22
    Posts
    2
    Agradecimientos
    recibidos
    #10

    tp de administracion? uba 3

    hola! gracias por responder sobre mi pedido por obstetricia pero en parciales q nos tomaron no hay info.
    Antes cualquier pedido de uba yo tengo cosas de 1 y 2
    Ahora necesitaria si tienen tp de administracion caculo q no son los mismos todos los años ya que esta mina es media pirucha, pero por ahi sirve ja.
    gracias!!!!
  14. Estudiante de Medicina
    Avatar de Dra jimenuska
    3,387
    Posts
    493
    Agradecimientos
    recibidos
    #11
    Citar Originalmente publicado por cecild Ver post
    hola! gracias por responder sobre mi pedido por obstetricia pero en parciales q nos tomaron no hay info.
    Antes cualquier pedido de uba yo tengo cosas de 1 y 2
    Ahora necesitaria si tienen tp de administracion caculo q no son los mismos todos los años ya que esta mina es media pirucha, pero por ahi sirve ja.
    gracias!!!!

    sobre tp de administracion, no tengo nada... encima el docente de ese entonces se lo llevo, asi que ni la copia me quedo (mal jime mal!)

    con respecto a los temas de obstetricia, si queres o si quieren otros discutir temas sobre ello, te invito a que crees un thread para la materia

    saludos
  15. Avatar de Esteban-S
    120
    Posts
    14
    Agradecimientos
    recibidos
    #12
    no son los mismos, y la mina es bastante exigente, así que cualquier cosa, mandá un MP con tu mail y te los paso por ahí, ya que no es conveniente publicarlos
    Cuando abrió el sello cuarto, oí la voz del cuarto viviente, que decía: Ven. Miré y vi un caballo bayo, y el que cabalgaba sobre él tenía por nombre Mortandad, y el infierno le acompañaba. Fueles dado poder sobre la cuarta parte de la tierra para matar por la espada, y con el hambre, y con la peste, y con las fieras de la tierra.
    http://estebanaip.spaces.live.com
  16. Avatar de Marcis
    3,041
    Posts
    292
    Agradecimientos
    recibidos
    #13
    Acá subo mi tp de salud pública, es de factores de riesgo.
    Archivos adjuntos
    Si tenes mas de 5 posts y un post te parece útil, no postees diciendo "gracias", por favor usa este botón:
    Si notas que un post debe ser moderado, no postees corrigiendo nada, por favor usa este botón:
    Antes de preguntar algo, por favor usa el BUSCADOR y fijate si no hay información al respecto en el foro, y lee TODOS los posts que hablen del tema en cuestión.
    Por favor PREGUNTA LAS COSAS UNA SOLA VEZ, Y EN EL LUGAR QUE CORRESPONDA.
    si querés agregar algo a algún post tuyo, por favor usa este botón:
  17. Los siguientes usuarios agradecen a Marcis por haber posteado información muy útil:

    patryinthesky (21-Nov-2009)

  18. enf
    Estudiante de Enfermería
    Avatar de enf
    6
    Posts
    0
    Agradecimientos
    recibidos
    #14
    puedo colaborar con un par de trabajos q tengo hechos, corregidos y aprobados? me gustaria q fueran de utilidad a los colegas....
  19. Estudiante de Enfermería
    Avatar de lodelu71
    344
    Posts
    37
    Agradecimientos
    recibidos
    #15
    necesito urgente algo de administracion...el viernes es el parcial y no e compre los apuntes aun...
    ESTUDIANTES DE ENFERMERIA DE LA UBA EN FACEBOOK
    http://www.facebook.com/group.php?gi...9163526&ref=ts

Discusiones similares

  • Tema
  • Iniciado por
  • Foro
  • Respuestas
  • Último post
  1. apolo_rego
    UBA Fisiología
    4
    26-Apr-2007 19:55
  2. apolo_rego
    UBA Fisiología
    10
    04-Apr-2007 12:17
  3. Anatomia Argentina
    Congresos
    0
    22-Mar-2007 03:06
  4. Bernardita
    Dudas generales UDH
    3
    09-Mar-2007 02:59
Ranking de temas y usuarios de este foro

Content Relevant URLs by vBSEO