Una sonrisa sana, bonita y funcional es muy importante en la imagen personal. Pero, ¿Cómo mantener una sonrisa sana cada día? La constancia diaria y las visitas al odontólogo son algunas de las claves para conseguir una sonrisa sana.

Lo más importante para mantener la sonrisa sana es evitar la acumulación de placa bacteriana o biofilm oral entre los dientes y las encías. Con el tiempo la placa bacteriana se endurece y provoca la formación de sarro, que resulta poco estético. Además favorece el desarrollo de enfermedades periodontales e infecciones en las encías.En nuestra tienda online Athenadental puedes ver todos losaparato de rayos x, fresas dentales,Contra ángulo dental, los cuales facilitarán tu trabajo en tratamientos dentales.

Así, para mantener una sonrisa sana es clave tener una constancia diaria en la rutina de higiene oral. De nada sirve tener una buena técnica de cepillado o el mejor cepillo si no lavamos nuestros dientes después de cada comida. Por tanto, conviene tener una rutina de higiene oral diaria.

Para presumir de una sonrisa bonita hay que tener la boca sana, les damos los siguientes consejos:

- Cepíllate los dientes después de cada comida, con paciencia y realizando movimientos cortos, vibratorios y circulares, cepillando también la encía, sin olvidar limpiar la lengua y utilizar seda dental o cepillos interproximales, así evitaremos caries y otros problemas de encías. Cambiar el cepillo cada 3 meses, o antes si fuese necesario,ya que se va deteriorando con el cepillado y no realiza sus funciones correctamente.
- Mantener una dieta sana y equilibrada, consumiendo lácteos, carne, pescado, verduras, cereales y frutas.
- Evitar el consumo de tabaco, alcohol y drogas. Tu aliento lo agradecerá y tu salud también, además de que tu sonrisa se verá mucho más bonita.
- Bebe mucha agua para mantener la boca fresca, segregar mas saliva que nos protege de enfermedades bucales.Te interesaunidad radiologica dentalyunidad de ultrasonido dental.
- Si usas blanqueamientos dentales, siempre supervisados por tu dentista o higienista, ya que un mal uso o un abuso, puede dañar el esmalte y provocar sensibilidad dental.
- Hazte revisiones periódicas con tu dentista de confianza cada 6 meses ,y antes si sientes alguna molestia. La detección precoz de cualquier problema facilitará su tratamiento.