Tener los dientes más blancos es una preocupación estética que puede llegar a interesarle a cualquier persona. No es bonito andar luciendo dientes amarillos o con manchas. Y por suerte se puede lograr tener la dentadura más blanca recurriendo a trucos sencillos y naturales.

1. Bicarbonato de sodio
¡El secreto para blanquear su sonrisa ha estado en su congelador todo este tiempo! Es probable que ya haya notado que aquellas cremas dentales lujosas contienen bicarbonato de sodio. Bueno, pues ahora puede ahorrarse algo de dinero simplemente humedeciendo su cepillo de dientes, sumergiendo las cerdas en un poco de bicarbonato de sodio y cepillando esas manchas una vez por semana.

2. Agua oxigenada
Una alternativa muy popular a blanquear dientes con bicarbonato es hacerlo con agua oxigenada. Si bien su efecto es leve, puedes usarlo día por medio y no sólo te ayudará a tener los dientes más blancos, sino que también actúa como un enjuague bucal. Elimina las bacterias que causan el mal aliento y la lengua blanca.

3. Limón
El limón es otro de los excelentes blanqueadores naturales para tus dientes, haciendo que el esmalte gane más lustre y además, tu dentadura esté más desinfectada. Simplemente debes cortar un buen gajo de limón y frotar tus dientes, e incluso cepillando un poco para que tome más efecto. También puedes blanquear dientes con bicarbonato y limón, prepara un pasta ambos ingredientes y potencia las propiedades de ambos.

4. Queso
Unos pocos bocados de queso antes de disfrutar de ese vaso de vino recubrirán los dientes con un residuo que protegerá sus dientes de las manchas.

5. Plátano
No hay dudas de que más de una vez te habrás preguntado cómo tener los dientes blancos, pero estoy seguro de que nunca te imaginaste que podrías hacerlo con plátano.