Incrementa las posibilidades de padecer bruxismo, hábito involuntario de apretar y rechinar los dientes lo que genera dolores fuertes en la mandíbula y cefaleas, además de evidentes daños en la dentadura.En nuestra tienda online Athenadental puedes ver todos lasmicromotor marathon,equipo de rayos x portatil,lampara fotocurado,autoclave clase b, los cuales facilitarán tu trabajo en tratamientos dentales.
Posibles fracturas tanto del esmalte como de la pieza dental.
Si las uñas están llenas de bacterias y nos llevamos estas a la boca podemos favorecer la aparición de desagradables herpes en lugares tan dolorosos como los labios e incluso lesiones bucales que podrían afectar de forma directa a nuestros dientes y que podrían obligarnos a tener que recurrir al odontólogo
Es un hábito difícil de romper, pero no es imposible, se puede conseguir con motivación y fuerza de voluntad. Existen remedios caseros que pueden servir de complemento:

Ajo por su persistente sabor. Es un antiséptico natural y ayuda a fortalecer las uñas mateniendo controladas las infecciones.
Aceite de Neem. Su amargo sabor ayudará a la hora de evitar que nos mordamos las uñas. Su componente antiséptico las mantiene libres de infecciones.Athenadental te ofrece losequipo dentala un precio barato y de un buen calidad, tales comocamara intraoral, aparato de rayos x dental,Lupas Binoculares Dentales,Amalgamator dental.
Calabaza amarga– Se puede utilizar tras machacarla como pasta ya que tiene un alto sabor amargo.
Tiras adhesivas– Otra buena barrera para evitar mordernos las uñas es el taparlas.

Además de transmitir nerviosismo a los demás y de darla una forma muy poco estética a las uñas, los afectados pueden llegar a sufrir dolor alrededor de los dientes cuando se muerden las uñas o las pieles de alrededor excesivamente. Pero los dedos no son los únicos afectados; debido al número de bacterias que hay debajo de las uñas, las personas que se las muerden corren el riesgo de contraer alguna enfermedad o, como mínimo, un malestar digestivo. Y último pero no menos importante, puede afectar también la salud dental.

Puede que tu dentista te haya aconsejado evitar morder cosas duras como cubitos de hielo para que no se astillen tus dientes. El mismo aviso se debería aplicar a aquellos que se muerden las uñas. Y es que las uñas son duras, así que cuando te las muerdes puedes provocar un exceso estrés a tus dientes, lo que podría resultar en la rotura de los dientes.