Nuestra higiene bucodental dice mucho de nosotros, y aunque lo que preocupa a la mayoría de la población es mantener una sonrisa blanca y perfecta, hay que tener presente que para conseguirlo antes hay que cuidar nuestra higiene bucodental y mantener nuestra boca sana. Aunque parezca mentira, es tan importante como cualquier otra clase de higiene diaria, y si no la cuidamos correctamente puede ocasionarnos muchos inconvenientes muy molestos e incluso graves.En nuestra tienda online Athenadental puedes ver todos losaparato de rayos x, fresas dentales,Contra ángulo dental, los cuales facilitarán tu trabajo en tratamientos dentales.

Es importante seguir tres pasos para mantener una boca sana. En primer lugar cepíllate los dientes con un cepillo de filamentos suaves y pasta con flúor, seguidamente utiliza la seda dental y enjuágate con un colutorio antiséptico para llegar a los espacios interdentales.

Utiliza un cepillo de filamentos suaves, pasta con flúor, hilo dental y un enjuague. El flúor repara y refuerza la superfície dental por contacto directo. A mayor concentración y más tiempo, mayor es el efecto.

Utiliza un colutorio que contenga flúor para remineralizar tu esmalte dental y evitar su desgaste, fortaleciendo así tus dientes.

Cambia tu cepillo cada 3 meses, ya que el cepillo pierde efectividad y no aprovecharás el tiempo dedicado al cepillado. Utiliza un tamaño de pasta del tamaño de un guisante. Para los menores de 3 años utiliza menor cantidad de pasta dental.

No fumes. El tabaco aumenta el riesgo de cáncer, provoca la pérdida prematura de dientes, promueve la halitosis y tiñe la superfie dental.En nuestra tienda online Athenadental puedes ver todos lasmicromotor marathon,equipo de rayos x portatil,lampara fotocurado,autoclave clase b, los cuales facilitarán tu trabajo en tratamientos dentales.

No abuses de los alimentos dulces y evita los zumos de fruta y refrescos carbonatados, especialmente entre horas. Aumentan el riesgo de sufrir lesiones de caries. Bebe agua.

Acude a tu dentista como mínimo una vez al año para una visita de revisión y mantenimiento. Los niños deben realizar su primera visita alrededor de los dos años, cuando hayan salido casi todos los dientes de leche.

Durante el embarazo existe mayor riesgo de caries y enfermedades gingivales y deberás reforzar tu cuidado. Si estás embarazada o piensas quedarte embarazada, acude a tu dentista para asegurar un perfecto estado de salud de tu boca.