En estomatología, consideramos que existen muchas enfermedades sistémicas que repercuten en la cavidad bucal, y a través de ello, nos permite a nosotros dar un diagnóstico, por lo menos presuntivo, de una enfermedad y hacer la interconsulta correspondiente con un médico de la especialidad. Esto es debido a que muchos pacientes desconocen de su enfermedad, y un profesional de la salud, especialista en su campo, puede ayudar al reconocimiento de la enfermedad de su paciente.

Si bien, la diabetes tiene como principales sígnos y síntomas: la poliurea, polidipsea, astenia, HTA, polifagia y disminución de peso; también existen una serie de complicaciones a nivel de la cavidad bucal. Así que no solo el odontólogo sino tambien el médico tratante puede basarse en éstas repercusiones para ayudar en su diagnóstico de la enfermedad, claro está, realizando una buena historia clínica e independientemente de los exámenes auxiliares que manda a realizar al paciente.

Manifestaciones bucales del paciente diabético no controlado:

- Xerostomía (síndrome de la boca seca)
- Gingivitis/periodontitis (inflamación de encías)
- Absceso periodontales (material purulento en encías)
- Aftas bucales (estomatitis)
- Halitosis cetónica (mal aliento, o aliento metálico)
- Glositis (inflamación de la lengua)
- Candidiasis Oral (infección micótica de la cándida, se asocia a su xerostomía)
- Infecciones recurrentes en boca (problemas de cicatrización)
- Disgeusia (alteraciones del gusto)
- Mucositis oral

Posibles manifestaciones bucales del paciente diabético controlado:

- Xerostomía
- Halitosis Cetónica
- Disgeusia
- Infecciones recurrentes en boca.