Mancia

Residencias Médicas en Argentina

Residencias Médicas en el Mundo

Diario de la Salud

Materias Basicas de Salud

Materias Clínicas

México

Universidades

Hospitales

Carreras de la Salud

Tecnicaturas

Clasificados & Insumos

Trabajo

Café Mancia

Foro/ Diario de la Salud/ Editorial/ Artículos/

El embarazo en la antigüedad

El embarazo en la antigüedad

  1. Avatar de Editoriales
    1,353
    Posts
    2,096
    Agradecimientos
    recibidos
    #1

    El embarazo en la antigüedad

    Creencias y tradiciones más y menos verosímiles



    Los pueblos primitivos contaban con concepciones de los fenómenos con los que convivían a diario que podríamos calificar hoy, tras siglos de avance científico, de realismo mágico. Pese a ello, en algunos casos, su encanto no ha decrecido, y, en otros, el conocimiento de sus ideas y prácticas no deja de ser un aliciente para la curiosidad.

    En muchos pueblos primitivos, se creía posible elegir el sexo del futuro bebé mediante la intervención de ritos. Así, los indios cunas, tribu americana, tenían la costumbre de dirigirse al inatuledi, un chamán menor. Cuando lo deseado era una niña, el chamán se encargaba de ir a buscar unas flores que lucen similares a los genitales femeninos, que serían empleadas para una infusión que la embarazada debía tomar. Si se deseaba un varón, se recurría a una flor parecida al Anturium, parecida a los genitales masculinos.

    En China, algunas ceremonias para diagnosticar el género se vinculaban a la aritmética, entre ellas, multiplicar 7x7 y restar a esa cifra la edad de la madre, al resultado se suma 19, y luego, se suma el mes en que ha sido concebido el bebé. Si el resultado final es impar, significaría que el bebé será varón; si es par, niña.

    Entre los romanos, era usual medir con una cinta el cuello de la recién casada para determinar su virginidad, la desfloración o el embarazo. Como signos de pérdida de virginidad tenían en cuenta la hinchazón del tiroides y de los pechos. Respecto a las relaciones sexuales conyugales dentro del embarazo, los cánones de Irlanda supieron prescribir que se evite el contacto sexual los miércoles, domingos y viernes, y 36 días después del parto, si nacía un varón, y 46 si nacía una niña. Se creía que el sexo en domingo podía hacer que el niño nazca leproso, y que la presión sobre el abdomen de la mujer producía abortos.

    Sobre el momento del parto, algunos pueblos recomendaban a la mujer gritar muy fuerte para ayudar a la expulsión, mientras que otros, al considerarlo inadmisible, hacían que la embarazada tome durante meses corazón de iguana. Como la iguana no emite ningún sonido, sin importar los golpes que reciba, creían que esta cualidad podía pasar a la mujer si ingería el corazón de dicho reptil.

    Llegó a circular incluso una muy curiosa costumbre que tenía lugar en Siria, en la que, para celebrar la salida de la criatura, cuatro hombres fuertes toman por las puntas una manta resistente, hacen subir a la parturienta sobre ella, y la sacuden casi hasta que el niño comience a asomar.



    Agustina Jazmín
    agustina.jazmin@mancia.org









    Fuente
    • “El parto entre los primitivos” en Gorgas.gob.pa

    Imágenes adjuntas
    Mancia.org en Facebook: www.facebook.com/mancia.org
    Mancia Empleos en Facebook: www.facebook.com/EmpleosMancia
  2. Los siguientes usuarios agradecen a Editoriales por haber posteado información muy útil:

    Lafran (08-Jun-2012)

Discusiones similares

  • Tema
  • Iniciado por
  • Foro
  • Respuestas
  • Último post
  1. palitec
    Foro general internado
    1
    05-Mar-2012 04:38
  2. Editoriales
    Artículos
    0
    04-Oct-2011 17:06
  3. Noticias
    Noticias
    4
    27-Dec-2010 06:18
  4. Maldita
    Medicina Familiar
    1
    28-Jul-2010 01:01
  5. marina_elp
    Fisiología y Biofísica
    2
    07-May-2009 01:39

Content Relevant URLs by vBSEO