Mancia

Residencias Médicas en Argentina

Residencias Médicas en el Mundo

Diario de la Salud

Materias Basicas de Salud

Materias Clínicas

México

Universidades

Hospitales

Carreras de la Salud

Tecnicaturas

Clasificados & Insumos

Trabajo

Café Mancia

Foro/ Diario de la Salud/ Editorial/ Artículos/

Slocombe: La erótica de la herida

Slocombe: La erótica de la herida

  1. Avatar de Editoriales
    1,355
    Posts
    2,096
    Agradecimientos
    recibidos
    #1

    Slocombe: La erótica de la herida

    El ‘artista médico’ y el voyeurismo del cuerpo roto



    Romain Slocombe es un artista francés que nació en 1953 y sigue produciendo hasta la actualidad. Sus temas predilectos son Japón y el bondage, una entre las tantas prácticas masoquistas. Con sus conocimientos en los campos de la ortopedia y la traumatología, imprime en sus producciones artísticas una erótica de los muñones, las lastimaduras y los vendajes. En 1983 publica L’art médical por la editorial Temps Futurs, una compilación de trabajos vinculados con la medicina, a partir del cual comienza a llamarse a sí mismo ‘el artista médico’.

    En una época que, según Baudrillard, se estila una estética del desvestimiento, Slocombe se maneja por la antítesis, arropando a sus modelos con los signos de la tecnología médica, envolviéndolos en la asepsia helada de las sábanas de una cama de hospital. Las vendas velan la desnudez del cuerpo, y la desnudez extrema de la herida.

    Baudrillard propone distintos modelos de cuerpos. Uno de ellos es el modelo de la medicina, para quien el cuerpo de referencia es el cadáver. El cadáver es el límite ideal del cuerpo en relación con el sistema de la medicina, es lo que produce y reproduce la medicina en su ejercicio logrado, bajo el signo de la preservación de la vida. Así como la medicina es la administración del cadáver, en nuestra sociedad actual, el Estado se encarga de la administración del cuerpo.

    Son muchos los procedimientos puestos en marcha para disponer de la muerte e imponer de la vida. Se trata de una “‘terapéutica heroica’ [que] se caracteriza por los costos crecientes y las ‘ventajas decrecientes’: se fabrican supervivientes improductivos”. Y sigue Baudrillard: “De la misma forma que la moral ordena: ‘no matarás’, hoy ordena: ‘no morirás’; en todo caso no de cualquier forma, y solamente si la ley y la medicina lo permiten. Y si la muerte es concedida, será mediante decisión. En resumen, la muerte propia queda abolida en provecho del death-control y de la eutanasia.”

    Cotejándolo con la producción artística de Slocombe, a quien le va bastante bien, y a la fascinación que hay por los grandes asesinos, y a la proliferación de imágenes vinculadas con la abyección (cuerpos sobre el asfalto, cubiertos por una bolsa negra, al lado de un auto destrozado, en las noticias de Crónica, entre tantos otros ejemplos), otra de las reflexiones de Baudrillard puede servir para arrojar luz sobre esta pulsión de conservación de la vida por parte del Estado, por una parte y, por otra, en voyeurismo que moviliza a llenarse las retinas de estas imágenes con cuerpos rotos, mutilados.

    Incluidos en un sistema de la propiedad que es tan absurdo, él mismo lleva a la gente a reivindicar su muerte como un bien propio, la muerte como una apropiación privada. La muerte como inmobiliaria: no sólo la residencia terciaria del panteón o la sepultura, sino también el comprar una muerte confortable, designada, personalizada –como esas tazas con fotografías que uno puede comprar en los shoppings.

    El poder neurótico que se ejerce sobre la vida y la muerte del sujeto vuelve a la muerte violenta e inesperada una salida a esa sujeción. De este trauma da cuenta la obra de Slocombe. El erotismo de sus imágenes es un fetichismo negativo, convierte a las modelos en maniquíes, pero luego da otro giro y transforma a éstos en muñecas, para romperlas.

    La herida es una falta, una carencia, que se hace presente en el cuerpo por los vendajes que le sirven de marco, tal como ocurre con los cuadros en los museos. En su trabajo el cuerpo se fusiona con la escritura (el cuerpo es un espacio de inscripción de moretones, rasguños y heridas y, a su vez, de de-scripción, al plegarlas en las múltiples capas de vendas). Un arte médico de la inflexión traumática del cuerpo.



    Agustina Jazmín
    agustina.jazmin@mancia.org








    Fuentes

    • BAUDRILLARD, Jean. El intercambio simbólico y la muerte
    • GIMÉNEZ GATTO, Fabián. "Signos sangrantes"
    • "The Broken Dolls of Romain Slocombe" en Trascomplex.wordpress.com
    Imágenes adjuntas
    Editado por Editoriales en 10-May-2012 a las 08:44 PM
    Mancia.org en Facebook: www.facebook.com/mancia.org
    Mancia Empleos en Facebook: www.facebook.com/EmpleosMancia

Discusiones similares

  • Tema
  • Iniciado por
  • Foro
  • Respuestas
  • Último post
  1. Sergiotce
    Inmuno y Patología veterinaria
    0
    01-Dec-2010 20:26
  2. elena2010
    Cirugía
    1
    22-Nov-2010 23:31
  3. lunavenecia
    Casos Clínicos Enfermería
    4
    04-Apr-2010 19:36
  4. mauroandres
    Emprendimientos Solidarios
    0
    18-Aug-2009 16:17
  5. PabloMagno
    INCLASIFICABLES
    70
    06-Feb-2009 02:02

Content Relevant URLs by vBSEO