Mancia

Residencias Médicas en Argentina

Residencias Médicas en el Mundo

Diario de la Salud

Materias Basicas de Salud

Materias Clínicas

México

Universidades

Hospitales

Carreras de la Salud

Tecnicaturas

Clasificados & Insumos

Trabajo

Café Mancia

Foro/ Diario de la Salud/ Editorial/ Artículos/

La química de la guerra (I)

La química de la guerra (I)

  1. Avatar de Editoriales
    1,353
    Posts
    2,096
    Agradecimientos
    recibidos
    #1

    La química de la guerra (I)

    Antecedentes históricos del armamentismo químico



    La física moderna, con sus vertientes sorbe fusión y fisión nuclear, junto con la química, es una combinación intencionalmente letal cuando se trata de aplicarla a fines bélicos. El empleo de agentes tóxicos como gases, por ejemplo, es un hecho reciente dentro de todo, pero que ya por su elevada peligrosidad ha sido restringido e incluso prohibido por muchos países, aunque esto no implica que ya no se empleen.

    No obstante, el refinado mecanismo conocido hoy en día como arma química tiene, con sus diferencias, una larga data que se viene arrastrando desde que existe la sociedad en cuanto tal. El significado, con sus mutaciones, persiste desde los tiempos remotos de la antigüedad clásica. Su diferencia es, cuanto más, de grado, ya que el uso de plagas y venenos contra el enemigo nunca dejó de ser frecuente, sólo que en nuestra vida moderna la capacidad destructiva creció de forma monstruosa en potencial de daño.

    Así, en el año 400 a.C., los griegos emplearon humo de azufre contra los soldados enemigos. Dando un elongado salto a través de los siglos, hacia 1346 los tártaros catapultaron las fortificaciones romanas usando como carne de cañón cadáveres infectados con plagas y de unos años después, en el 1500, es el primer manuscrito hallado en el que se describe una fórmula retoña de una bomba asfixiante, en Alemania.
    En 1763, el general británico Jeffrey Amherst ordena dar mantas infectadas con viruela a la población nativa durante la Rebelión Pontiac, y en 1899 una declaración de La Haya veta la existencia de esta nueva arma. Más próximos a nosotros, en 1907 tiene lugar el primer Congreso sobre Armas Químicas donde se busca legislar su uso y, casualmente, EE.UU. se abstiene de participar.

    En los albores de la Primer Guerra Mundial, un gas tóxico extermina a gran escala, matando a 100.000 soldados e hiriendo a otros 900.000. Un año después, en Ypres, una oleada de gas Cloro deja a 5.000 soldados muertos y a 15.000 fuera de combate. Las emisiones de gas pasan de moda, colocándose a la vanguardia del daño las granadas de gas, en 1916. Y 1925 es el año que acoge el Protocolo de Ginebra, donde queda prohibido el uso de armas químicas. Ni Japón ni EE.UU. participan de él.

    No sólo aumentó el uso de estas armas, sino el conocimiento sobre ellas, y la conciencia de su peligrosidad. A diferencia de una bala, que puede matar y allí acaba —en cierto modo, se entiende— su efecto, en estos casos citados las consecuencias sobre la salud suelen expandirse a lo largo del tiempo, tajeando diversas generaciones, como una maldición.




    Agustina Jazmín
    agustina.jazmin@mancia.org







    Fuentes
    • RODRÍGUEZ, Javier. "La química como Armamento"
    Imágenes adjuntas
    Mancia.org en Facebook: www.facebook.com/mancia.org
    Mancia Empleos en Facebook: www.facebook.com/EmpleosMancia

Discusiones similares

  • Tema
  • Iniciado por
  • Foro
  • Respuestas
  • Último post
  1. Dawnsiwr
    Juegos en Threads
    345
    11-Mar-2012 02:55
  2. Editoriales
    Artículos
    2
    04-Apr-2011 05:09
  3. analin
    Bioquímica
    18
    03-May-2009 02:34
  4. pauu
    Salidas
    164
    03-Jun-2008 01:12

Content Relevant URLs by vBSEO