Mancia

Residencias Médicas en Argentina

Residencias Médicas en el Mundo

Diario de la Salud

Materias Basicas de Salud

Materias Clínicas

México

Universidades

Hospitales

Carreras de la Salud

Tecnicaturas

Clasificados & Insumos

Trabajo

Café Mancia

Foro/ Diario de la Salud/ Editorial/ Artículos/

Léxico: enfermedad, herida y poesía

Léxico: enfermedad, herida y poesía

  1. Avatar de Editoriales
    1,353
    Posts
    2,096
    Agradecimientos
    recibidos
    #1

    Léxico: enfermedad, herida y poesía

    El tópico del amor como enfermedad en Catulo




    El poeta latino Catulo nace en el siglo I a.C. para, mediante sus escritos, prolongarse hasta nuestros días sin perder vigor. Su apuesta, al igual que la de los neotéricos, grupo al que pertenecía, era la de dar pie a una lírica concisa pero refinada, con un acabado formal perfecto. Prácticamente de la mano con los primeros registros escritos a los que se tiene acceso aparece el hoy ya tan repetido tópico del amor como enfermedad.

    De forma análoga a como ocurre con el pensamiento precientífico que, de acuerdo a Gastón Bachelard, tiene sus primeras aproximaciones a responder el surgimiento del fuego mediante el ‘frote’, hipótesis que no refiere a hechos objetivos sino más bien a cuestiones inconscientes que se vinculan con el erotismo y la creencia (internalizada y difundida hasta mucho después del Medioevo) de una fogosidad interna al cuerpo, o bien al fuego como principio de la vida, así también el pensamiento antiguo no puede evitar vincular al amor a enfermedad, la marca y la herida, idea que habrá de prolongarse e imperar, apareciendo de forma más o menos velada, hasta el día de hoy.

    En Catulo, es usual que la noción de enfermedad defina al amante sufriente que, al volverse amante, se pasa para la vereda del no-sano. El amante es, también, el mutilado por excelencia, el ser no íntegro pues, al no ser correspondido, pierde una parte de su ser. La causa agente (el objeto amado) asesta al sujeto paciente (amante) con la espada del dolor. El amor aparece lexicalizado tanto como ‘cura’ que como ‘incendium’, ‘malum’, ‘pestis’ y ‘timor’.

    Estamos en el esplendor de los paralelismos entre las dolencias del cuerpo y del alma, pensamiento típico de la mentalidad antigua. El insomnio es otro de los síntomas patológicos que aparecen con frecuencia en sus poemas, vinculado a la falta de cordura y la excitación que viene inherentemente unida al frenesí amoroso, repercusión física de la dolencia espiritual, traducible también por temblores o el sonrojarse frente al objeto de deseo, e incluso mediante su mera invocación. El amor se siente como un trauma que agrede al amante quitándole su integridad, enfermedad que linda con la tortura, amor del cuerpo y del alma que se expresa poéticamente mediante metáforas que implican el padecimiento afectivo.

    Catulo es uno de los primeros exponentes de aquella tradición de larga data del amor ingratus y, a pesar del tiempo transcurrido, mucho de lo que él cuenta desde la antigüedad puede sonar familiar para sus lectores actuales, como los siguientes versos:

    Si algún placer tiene el hombre al recordar sus buenas acciones del pasado, cuando piensa que él es íntegro, que no ha violado la sagrada lealtad, ni en ningún pacto ha hecho mal uso de la divinidad de los dioses para engañar a los hombres, muchas alegrías permanecen preparadas para ti a lo largo de tu vida, Catulo, por este amor desagradecido.

    Pues todo lo que los hombres pueden decir o hacer en favor de alguien, eso tú
    lo has dicho y lo has hecho. Todo ello pereció, confiado a un corazón desagradecido. Por eso, ¿por qué vas a crucificarte ya más? ¿Por qué no te consolidas en tu espíritu y te alejas de una vez de ahí y, ya que tienes a los dioses contra ti, dejas de ser desgraciado?

    Difícil es dejar de repente un largo amor. Difícil es, pero consíguelo como sea:
    ésa es tu única salvación, ésa debe ser tu victoria; hazlo, puedas o no puedas.
    ¡Dioses!, si es propio de vosotros sentir compasión, o si a alguno alguna vez en
    el instante último, ya en el momento preciso de su muerte, le prestasteis ayuda, volved los ojos a este desdichado que soy, y, si he pasado mi vida honradamente, arrancadme esta peste y esta perdición: ¡ay!, penetrándome hasta lo más profundo de mis entrañas como un letargo, expulsó de todo mi corazón las alegrías. Ya no deseo eso, que ella a su vez me quiera, o, lo que no es posible, que quiera ser pudorosa: yo sólo deseo estar bien y abandonar esta horrible enfermedad. ¡Dioses!, concedédmelo por mi amor a vosotros.
    Agustina Jazmín
    agustina.jazmin@mancia.org








    Fuentes

    Imperivm.org


    MOLERO ALCARAZ, Leonor. Léxico de la enfermedad y léxico del trauma o de la herida en la poesía amatoria de Catulo
    Imágenes adjuntas
    Editado por Editoriales en 12-Aug-2011 a las 12:41 AM
    Mancia.org en Facebook: www.facebook.com/mancia.org
    Mancia Empleos en Facebook: www.facebook.com/EmpleosMancia
  2. Avatar de ZeKKi
    6,769
    Posts
    1,598
    Agradecimientos
    recibidos
    #2
    "Catulo".... jajajajajajjajaa
    See one, Do one, Teach one.
  3. Avatar de Ariel152
    1,380
    Posts
    487
    Agradecimientos
    recibidos
    #3
    catulo...............como lo habran bardeado en la escuela!
    "THE BEST IS YET TO COME"

Discusiones similares

  • Tema
  • Iniciado por
  • Foro
  • Respuestas
  • Último post
  1. Lafran
    Concurso de Literatura Creativa
    7
    09-Oct-2011 02:24
  2. Editoriales
    Artículos
    0
    11-Aug-2011 08:13
  3. mauroandres
    Emprendimientos Solidarios
    0
    18-Aug-2009 16:17
  4. florencia pintos
    Sugerencias y Ayuda
    2
    04-Jan-2009 18:28
  5. Javi-ER
    INCLASIFICABLES
    33
    02-Aug-2008 23:50

Content Relevant URLs by vBSEO