Mancia

Residencias Médicas en Argentina

Residencias Médicas en el Mundo

Diario de la Salud

Materias Basicas de Salud

Materias Clínicas

México

Universidades

Hospitales

Carreras de la Salud

Tecnicaturas

Clasificados & Insumos

Trabajo

Café Mancia

Foro/ Diario de la Salud/ Editorial/ Artículos/

Larga agonía para la atención primaria de la salud

Larga agonía para la atención primaria de la salud

  1. Avatar de Editoriales
    1,354
    Posts
    2,096
    Agradecimientos
    recibidos
    #1

    Larga agonía para la atención primaria de la salud

    En 1978 la OMS adoptó la declaración de Alma-Ata. No solo no se ha cumplido aún el slogan “salud para todos para el año 2000”. A poco más de una década incumplida la consigna, la estrategia de Alma-Ata agoniza.


    La declaración de Alma-Ata de 1978 estableció tres cosas cruciales sobre la salud como derecho de la población. Lo primero fue cambiar la definición de salud: salud ya no se entendería como un ‘estado libre de enfermedad’ sino como un ‘estado de bienestar’, agregándole a la dimensión biológica el bienestar psíquico y social. Lo segundo que definió Alma-Ata fue el deber de los Estados de garantizar la salud de sus pueblos. Dice textualmente “Los gobiernos tienen la obligación de cuidar la salud de sus pueblos, obligación que sólo puede cumplirse mediante la adopción de medidas sanitarias y sociales adecuadas.” Y Alma-Ata definió la estrategia: APS. La atención primaria de la salud sería la estrategia para lograr ‘salud para todos en el año 2000’.

    Pero Alma-Ata llegó en un momento desafortunado: la medicina de esos tiempos vivía el epicentro de una revolución tecnológica de alta complejidad. Tecnología para diagnóstico, para tratamiento: la vanguardia estaba ahí. Quizás el hecho de que la APS naciera en el momento inadecuado sea el motivo por el que ahora este agonizando.

    Dice así: “La atención primaria de salud es la asistencia sanitaria esencial basada en métodos y tecnologías prácticas, científicamente fundados y socialmente aceptables, puesta al alcance de todos los individuos y familias de la comunidad mediante su plena participación y a un costo que la comunidad y el país puedan soportar, en todas y cada una de las etapas de su desarrollo con un espíritu de autorresponsabilidad y autodeterminación. La atención primaria forma parte integrante tanto del sistema nacional de salud, del que constituye la función central y el núcleo principal, como del desarrollo social y económico global de la comunidad. Representa el primer nivel de contacto de los individuos, la familia y la comunidad con el sistema nacional de salud, llevando lo más cerca posible la atención de salud al lugar donde residen y trabajan las personas, y constituye el primer elemento de un proceso permanente de asistencia sanitaria.”[i]

    Parece una utopía.

    Hoy, año 2011, en España ya se preocupan (y con buenas razones) sobre la agonía que sufre la APS. Se celebró el 12 de abril en España el primer “Día de la Atención Primaria”. Monica Lalanda –médica con un blog para temas de salud en ElMundo.es- considera que es un signo de mal pronóstico: “Cuando las cosas funcionan con naturalidad y sin tener que pegarse con nadie, no se celebran. Nunca veremos el 'Día del Orgullo Heterosexual', el 'Día del Hijo' o el 'Día de la apendicetomía'. Los 'días de...' huelen a mal rollito, a problemones, a reivindicación a tumba abierta. A sálvese quien pueda.”[ii] Y es cierto.

    Cuando se sentaron a discutir la estrategia de APS, Alma-Ata la establece como ‘la base’ del sistema sanitario. El primer punto de contacto entre el paciente y el sistema de salud: una estrategia de atención y de gestión de los recursos en salud. Así, la APS brindaría una respuesta adecuada, racional y efectiva. Por un lado, resolvería los problemas de escasa complejidad (que se estiman en 80% de los problemas de salud de la población), y derivaría oportunamente los problemas que exigieran estudios y cuidados más complejos. Sería la encargada de manejar los problemas más prevalentes, y derivar los más complicados a los especialistas. Pero más importante aún: sería la encargada de prevenir los problemas de salud.

    Pero para ser la base, hay que establecer la base: no solo con recursos económicos, sino con un recurso humano profesional, de excelencia, y en número adecuado. Nada de esto pasó. Atrapados en el medio de la revolución tecnológica de la medicina (que nos cautivó desde la fascinación tanto a estudiantes de medicina como a pacientes) vivimos una medicina de la complejidad. Como médicos, muchos estamos fascinados por los aparatitos: un endoscopio nos fascina. Un respirador no deja embelesados por horas. Ni hablar los juegos de diseño gráfico que arman los imagenólogos con un resonador y una computadora. Por poco no muestra cuando un paciente se echa un pedo.

    Como pacientes, vivimos una era positivista. La tecnología ayudó a alejar la muerte cuando esta tocaba a nuestra puerta. El desfibrilador nos arrancó de la muerte después de un infarto. El respirador no salvó de la muerte en diversas patologías. El tomógrafo ha salvado muchísimas vidas. Tenemos una fe inquebrantable en la tecnología que nos ha dado la revolución tecnológica. No es por nada: son medios que restablecen la salud de forma heroica, épica. Pero medir el colesterol no nos hace sentir que nos están rescatando de manera heroica de una muerte segura. Lo mismo con tomarse la presión, o hacerse un Papanicolaou. La prevención no es heroica, porque somos complacientes con la muerte diferida, la muerte alejada. Preferimos ignorarla.

    El efecto de esto ha sido profundo: médicos y pacientes hemos dejado de tener fe en esa ‘clínica soberana’, y en la semiología. Miramos fascinados a los médicos viejos hacer diagnósticos semiológicos a partir de un interrogatorio y un examen físico. Los miramos con fascinación y envidia, como si fueran Dodos vivientes de una medicina en vías de extinción. Los miramos (especialmente los jóvenes) con una convicción silente de que nunca vamos a saber tanto. Chamanes de otra época. Eso nos hace desconfiar en nuestro juicio clínico. Es lo que hace que nos apoyemos en la tecnología. Hace 50 años ningún paciente ponía en duda el diagnóstico que su médico le daba, y las herramientas eran la palabra, las manos, un estetoscopio. Como mucho, una radiografía. Hoy, ningún paciente se convence de lo que el médico le diga salvo que le haya hecho cuatro análisis de sangre, dos tomografías, cuatro ecografías, y un electromiograma. Y si de paso le metimos un endoscopio por algún orificio, mejor. Aunque no hiciera falta, lo hicimos ‘por las dudas’. Si el diagnóstico dio ‘paciente sano’, buenísimo… ¿no?

    Lo más gracioso es que la APS venía, justamente, a rescatar a ese médico pieza-de-museo que miramos con curiosa fascinación, como si caminara Hipócrates entre nosotros. Fascinación, admiración, y un poquito de envidia. Es interesante que a pesar de que sus métodos ahora están científicamente validados, los profesionales seguimos desconfiando de la anamnesis, el examen físico, la auscultación. Por otro lado, el médico pieza-de-museo es justamente lo que todos los pacientes viejos extrañan con una nostalgia entrañable. No es casual que ‘médicos eran los de antes’ según reflexionan muchos pacientes: médicos que se tomaban el tiempo, el trabajo de escuchar, de conocer al paciente. Pero aunque los mismos pacientes quieren ‘médicos como los de antes’, prefieren postergar eso en pos de tener las últimas tomografías, aunque se quejan sin remedio si se les piden demasiados estudios. Estas frustraciones y desconfianzas reflejan el estado de la APS en nuestros días.

    Mientras que en España la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN) se ve en la necesidad de lanzar a la prensa un manifiesto en defensa de su arte y profesión,[iii] España observa cómo se deforma el sistema sanitario en la dirección opuesta a la que planteaba Alma-Ata con cada MIR que pasa. Este año se presentaron 11.521 postulantes en la adjudicación de cargos. Las plazas de cirugía plástica se agotaron cuando llegaron al postulante 346. Dermatología, al puesto 1.015. Atención Primaria y Comunitaria dejó 267 plazas vacantes, aún después de haber adjudicado los 11.521 postulantes. Algo anda mal, muy mal, en un sistema de salud que se orienta así.[iv],[v] La Ciudad de Buenos Aires no escapa a esta tendencia: este año hay 28 vacantes para Medicina Familiar. Casi las mismas que para cirugía o psiquiatría. La mitad de las que hay para medicina interna. Un tercio de las que hay para pediatría. Para Medicina Familiar se postularon 90 médicos. Para cirugía general: 268. Medicina Interna: 403. Oftalmología: 176. Diagnóstico por Imágenes: 153.[vi],[vii]

    ¿Por qué agoniza la APS? Es una pregunta que debemos preguntarnos… y rápido. Porque esta comatosa, y en cualquier momento el sistema entra en paro.

    Martín Carreras
    martin.carreras@mancia.org

    [i] http://www.paho.org/spanish/dd/pin/a...eclaracion.htm
    [ii] Una saeta por la Atención Primaria | Profesión Sanitaria | Blogs | elmundo.es | Salud
    [iii] SEMERGEN - Noticias - Día de la Atención Primaria 2011
    [iv] ¡Habemus MIR! | Salud Pública | Blogs | elmundo.es | Salud
    [v] Preocupación en Atención Primaria | Código Salud | elmundo.es
    [vi] Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires - Docencia e investigación
    [vii] Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires - Docencia e investigación
    Imágenes adjuntas
    Mancia.org en Facebook: www.facebook.com/mancia.org
    Mancia Empleos en Facebook: www.facebook.com/EmpleosMancia
  2. Los siguiente/s 2 mancianos agradecen a Editoriales por este mensaje de gran utilidad:

    Berni Aljus (03-May-2011), Doc_184 (03-May-2011)

  3. Médico (no especialista)
    Avatar de nachito!
    288
    Posts
    63
    Agradecimientos
    recibidos
    #2
    "No es casual que ‘médicos eran los de antes’ según reflexionan muchos pacientes: médicos que se tomaban el tiempo, el trabajo de escuchar, de conocer al paciente. Pero aunque los mismos pacientes quieren ‘médicos como los de antes’, prefieren postergar eso en pos de tener las últimas tomografías, aunque se quejan sin remedio si se les piden demasiados estudios. Estas frustraciones y desconfianzas reflejan el estado de la APS en nuestros días."

    cosa que no pasaría si se fuese racional en el uso de recursos...

    a todos nos hablan en las distintas cursadas de "qué harían si estuviesen de guardia en una sala en el medio de la nada con X recursos (de más está decir q éstos son limitados) y les cae unl paciente con Y características..." ese jueguito mental, no podríamos aplicarlo a la práctica diaria? no podríamos enriquecerlo según el uso RACIONAL de los recursos que tenemos en nuestro medio? En definitiva, el único con potestad para solicitar exámenes complementarios es el que tiene la lapicera y el sello, no?

    lástima que el sistema biomédico instalado sea tan fuerte ECONÓMICAMENTE... el pasaje hacia el modelo biopsicosocial, bastante más cercano al concepto de APS, parece que va a necesitar un préstamo para imponerse... :s
    nachito!
  4. Avatar de ZeKKi
    6,769
    Posts
    1,598
    Agradecimientos
    recibidos
    #3
    Ocurre que para hacer APS hay que sacar a los médicos del hospital, hoy en día el médico "fuera del hospital" está asociado con el visitador médico que viene a ver por qué faltaste al trabajo, si es que viene porque claro, le pagan 2 mangos por paciente.

    Cuanto mucho queda la salita, pero son pocas y estan distribuidas en zonas donde no hay hospital actuando como consultorio abierto las 24 horas, viendose así, el sistema de salud como algo pasivo a donde el paciente acude cuando no funciona normalmente [el paciente]. En cambio la APS implica que el "hospital" te vaya a buscar a vos.

    No entiendo por qué los estados no invierten en APS, el dinero que se ahorrarian a largo plazo sería enorme y estaría disponible para las más horribles fantasias que pueda presentar cualquier deseo de corrupción política.
    See one, Do one, Teach one.
  5. Médico (no especialista)
    Avatar de nachito!
    288
    Posts
    63
    Agradecimientos
    recibidos
    #4
    Citar Originalmente publicado por ZeKKi Ver post
    Ocurre que para hacer APS hay que sacar a los médicos del hospital, hoy en día el médico "fuera del hospital" está asociado con el visitador médico que viene a ver por qué faltaste al trabajo, si es que viene porque claro, le pagan 2 mangos por paciente.

    Cuanto mucho queda la salita, pero son pocas y estan distribuidas en zonas donde no hay hospital actuando como consultorio abierto las 24 horas, viendose así, el sistema de salud como algo pasivo a donde el paciente acude cuando no funciona normalmente [el paciente]. En cambio la APS implica que el "hospital" te vaya a buscar a vos.

    No entiendo por qué los estados no invierten en APS, el dinero que se ahorrarian a largo plazo sería enorme y estaría disponible para las más horribles fantasias que pueda presentar cualquier deseo de corrupción política.
    Zekki esto NO es asi. La APS se basa en la descentralización de la Salud. A Alma Ata, la Conferencia de Lisboa, la Carta de Otawa, les siguió allá por inicios de los '90 la Declaración de Santa Fe de Bogotá, para trasladar los criterios del Primer Mundo, y adaptarlos a la realidad de América Latina. Es entonces que la APS toma como eje los niveles de atención, ubicando como nivel primario a los CAPs (Centros de Atención Primaria, o simplemente, "Salitas"). Su objetivo original era lograr la interrelación de los distintos Actores Sociales (es decir, aquellos que por su posición, conocimientos, etc., manejan recursos de poder o expresan opiniones, pudiendo influir en las comunidades) con la Comunidad para que la Salud sea construída entre todos. En este marco, los Hospitales serían centros de derivación, a los cuales se accedería en las situaciones necesarias.

    Poniendo en limpio;

    Alma Ata en 1978....Estrategia de APS ("APS: Respuesta Social y política a las graves e injustas desigualdades entre grupos de población, tanto en su nivel de Salud, como en la distribución de los recursos que las sociedades asignan a evitar o corregir dichas desigualdades")

    Carta de Otawa para la Promoción de la Salud/ Conferencia de Lisboa sobre el Proyecto Ciudades Sanas..... en 1986 casi paralelamente. En éstas se valora la importancia de los aspectos sociales de los problemas de salud causados por las condiciones y los estilos de vida.

    Conferencia Internacional de Promoción de la Salud en Santa Fe de Bogotá... 1992... com dije.. casi a modo de adaptación de las anteriores, a la realidad de América Latina.
    A partir de ésta, la OPS comienza a definir la "Salud como un Producto Social", ya que, la salud, individual y colectiva, es el resultado de la relación dinámica entre los procesos ecológicos, culturales y económico-sociales que se dan en una sociedad como producto del accionar del hombre frente a los conflictos que le genera su entorno natural y social (OPS, 1993)

    Con esto, no se hace más que trasladar el eje del proceso Salud-Enfermedad al sujeto, NO al servicio de Salud.

    Todo lo citado por el artículo es válido, pero para el Primer Mundo. Aquí no podemos decir que algo está agonizando cuando ni siquiera existió la voluntad política o social de ponerlo en marcha.
    nachito!

Discusiones similares

  • Tema
  • Iniciado por
  • Foro
  • Respuestas
  • Último post
  1. Tlacaelel9
    ¡Preséntate!
    1
    25-Nov-2010 16:35
  2. gramsci
    Mundo UBA
    0
    06-May-2010 08:50
  3. Dones
    Licenciatura en Obstetricia
    20
    19-Jan-2010 00:50
  4. Muadib
    Emprendimientos Solidarios
    1
    18-Sep-2008 03:20
  5. miku
    Mancianos
    0
    07-Sep-2007 14:26

Content Relevant URLs by vBSEO