Mancia

Residencias Médicas en Argentina

Residencias Médicas en el Mundo

Diario de la Salud

Materias Basicas de Salud

Materias Clínicas

México

Universidades

Hospitales

Carreras de la Salud

Tecnicaturas

Clasificados & Insumos

Trabajo

Café Mancia

Foro/ Diario de la Salud/ Editorial/ Artículos/

Instrumentos de tortura para curar

Instrumentos de tortura para curar

  1. Avatar de Editoriales
    1,354
    Posts
    2,096
    Agradecimientos
    recibidos
    #1

    Instrumentos de tortura para curar

    Un repaso por el instrumental quirúrgico de siglos anteriores



    Que el instrumental quirúrgico no ha sido siempre tan estético, higiénico, aséptico, anatómico, funcional y poco hostil a la vista, todos lo sabemos. Pero no es a diario que uno se plantea cómo era antes de ser esas herramientas relucientes que conocemos hoy y, aunque alguien lo hiciese, es probable que no llegue a dar con la dimensión total de la situación. No siempre, pero en este caso la realidad puede superar la imaginación.

    Más allá de que la diferencia entre el instrumental quirúrgico antiguo y el actual resida más en lo visual que en lo utilitario, y que a fin de cuentas hoy se emplean para lo mismo pero presentando una apariencia más refinada, no deja de ser chocante el contraste de las imágenes.

    Nuestros ojos posmodernos acostumbrados al packaging, los blísters de aspirinetas y el diseño aplicado desde el tapizado de un sillón hasta una máquina de afeitar, pueden tolerar los vistosos grabados de la sierra de amputar, pero desde el vamos el nombre ya suena algo hostil. Ni hablar de la brújula Hirtz, cuya denominación no asusta pero no se puede asegurar lo mismo al ver el instrumento. El trépano, similar a un destapa-corchos, no presenta mayores inconvenientes, salvo cuando se considera que estaba encargado de perforar el cráneo.

    En el 1700 las amputaciones quedaban a cargo de cuchillos y sierras. El primero era curvo, como se puede apreciar en la fotografía, dado que los cirujanos solían realizar cortes circulares alrededor de la piel y los músculos antes que los huesos sean cortados con un instrumento similar a una sierra. Su popularidad disminuyó cuando se extendió el uso de las hojas rectas, que eran bastante más prácticas. Cien años atrás, eran más comunes las sierras de amputación, decoradas con cuidados dibujos que ostentaban la riqueza de los médicos, proporcionando a la vez, por las hendiduras de los grabados, un sitio fantástico para el cultivo de gérmenes.

    Remontándonos aún más en el tiempo y, del lado de la odontología, los tratamientos en patología bucal eran de vital importancia, tanto en el punto de vista práctico como en el estético. Si un accidente provocaba que los dientes se muevan, como cuenta Celso, se los mantenía sujetos mediante hilos de oro. También empleaban taladros en los tratamientos de patologías óseas referentes al maxilar y la mandíbula.


    Las sangrías fueron comunes para los galenos en el siglo XIX, llegando algunas hasta el siglo XX en determinados puntos del planeta. Al principio las encargadas de este tratamiento eran las sanguijuelas, hasta que en 1840 un médico visionario, quejándose de lo poco higiénico, optó por diseñar una sanguijuela artificial con cuchillas giratorias que abrían una herida en la piel del paciente mientras que el cilindro producía un vacío que aspiraba la sangre. Era de uso frecuente en cirugía ocular y de oídos aunque, más allá de su utilidad, su aspecto no es precisamente tranquilizador.

    Entre las variadas y erróneas creencias que la raza humana tuvo que ir atravesando —y sigue haciéndolo, por supuesto— se encuentra una particular para resucitar a víctimas de ahogamiento. Se trata de un tratamiento no quirúrgico que surgió de la idea de algunos médicos quienes creían que el calor del humo del tabaco, al ser introducido por el recto con un instrumento especial, reanimaba a los accidentados. Es justo que se dude sobre su utilidad, pero lo cierto es que entre 1750 y 1810 gozó de una popularidad nada despreciable.


    Agustina Jazmín
    agustina.jazmin@mancia.org
    Imágenes adjuntas
    Mancia.org en Facebook: www.facebook.com/mancia.org
    Mancia Empleos en Facebook: www.facebook.com/EmpleosMancia
  2. Avatar de Zoe Mza
    1,070
    Posts
    186
    Agradecimientos
    recibidos
    #2
    Me encantan los artículos que hablan de la historia de la medicina! Muchas gracias Jazmín!

    Citar Originalmente publicado por Editoriales Ver post
    Se trata de un tratamiento no quirúrgico que surgió de la idea de algunos médicos quienes creían que el calor del humo del tabaco, al ser introducido por el recto con un instrumento especial, reanimaba a los accidentados. Es justo que se dude sobre su utilidad, pero lo cierto es que entre 1750 y 1810 gozó de una popularidad nada despreciable.
    Aunque algunas cosas, la verdad, son bizarras jeje

    Besitos,
    Zoe

    El psicólogo me dijo: "La vida es como un ECG".
    Y yo le respondí: "Ok, Doc, entonces mi vida debe haber entrado en fibrilación ventricular".

  3. Avatar de Julietaffyb
    416
    Posts
    106
    Agradecimientos
    recibidos
    #3
    me imagino un médico operando con estos instrumentos y muero de la impresión jajaja.
    Quizás en unas generaciones el instrumental actual parezca tan lejano como me resultan a mí estas fotografía.
    Buen aporte!
    Julieta .-

Discusiones similares

  • Tema
  • Iniciado por
  • Foro
  • Respuestas
  • Último post
  1. MariaHouse
    Mesa Redonda
    37
    19-Oct-2008 02:19
  2. Pepita1
    Psicología
    27
    13-Aug-2008 16:54

Content Relevant URLs by vBSEO