Mancia

Residencias Médicas en Argentina

Residencias Médicas en el Mundo

Diario de la Salud

Materias Basicas de Salud

Materias Clínicas

México

Universidades

Hospitales

Carreras de la Salud

Tecnicaturas

Clasificados & Insumos

Trabajo

Café Mancia

Foro/ Diario de la Salud/ Editorial/ Artículos/

La Salud Pública: Patito Feo en Democracia

La Salud Pública: Patito Feo en Democracia

  1. Avatar de Editoriales
    1,261
    Posts
    2,095
    Agradecimientos
    recibidos
    #1

    La Salud Pública: Patito Feo en Democracia

    Hará un mes se publicó una editorial en el New England Journal of Medicine sobre el problema de la financiación de programas de salud pública en Estados Unidos y el mundo, el cual pone en perspectiva el problema de la carencia de recursos para hacer efectivos los programas de salud pública necesarios para el futuro.



    Suena un poco traído de los pelos la yuxtaposición de la medicina y la salud pública como antagonistas. Pero hagámoslo, como ejercicio filosófico. De un lado ponemos a la ‘medicina’ como la conocemos hoy: la medicina del ‘arreglar lo que está roto’. Una medicina individualizada, cuyo objetivo es resolver o atenuar los problemas de salud de los individuos cuando aparece la patología. En la otra esquina está la salud pública: su enfoque es la salud de la población, de la comunidad. La mejora global de la salud, mediante la prevención de la patología, desde la epidemiología. La ‘medicina’ es heroica y sus resultados siempre son tangibles sin importar el desenlace final. Posee un gran despliegue tecnológico, y siempre hay a quien agradecer. ¿Qué pasa con la salud pública?

    La salud pública es el patito feo de las ciencias de la salud. Primero, no hay ningún beneficiario claro de las políticas de salud pública: en apariencias no lo es nadie, y sin embargo lo somos todos. Por otro lado, los resultados nunca son espectaculares, como la curación de una neumonía con el antibiótico apropiado o el alivio de un terrible dolor con un analgésico. La medicina es soberbia, espectacular, inmediata. La salud pública es humilde, y lenta. Los resultados raramente son tangibles. Por ejemplo, la construcción de cloacas nos permite ver que hoy vivimos mejor que nuestros abuelos (o que nuestros iguales que no las tienen). No hay olores nauseabundos, no hay que limpiar la letrina, ni siquiera andar preocupándose de vaciar el pozo ciego. Pero pocos se dan cuenta del verdadero impacto en la salud: la instauración de saneamiento cloacal y la provisión de agua potable erradicó las epidemias de cólera que azotaron Europa en el siglo XIX como si fuera la Peste Negra. Muchas otras medidas de salud pública no tienen efectos palpables en absoluto para nosotros, como los programas de vacunación. ¿Cuántos reflexionamos sobre cómo hemos erradicado una enfermedad como la viruela con una vacuna? Para nosotros es obvio el resultado porque lo miramos retrospectivamente. Comparamos los efectos de la viruela sobre la población en el siglo XIX y los efectos actuales. Eso nos lleva a otro problema de la salud pública: muchos de sus resultados solo terminan de verse en forma retrospectiva, después de muchos años. Es una medicina de visión a futuro, futuro de mediano y largo plazo. Nada de resultados inmediatos. Las vidas salvadas son abstracciones matemáticas: ‘vidas estadísticas’.

    Por su propia naturaleza la salud pública nos genera indiferencia como población. Basta ver la poca jerarquía que se le da en la currícula de medicina en universidades como la Universidad de Buenos Aires. Dos materias cortas, que se estudian de apuntes, con exámenes de opción múltiple de los que se consiguen copias de exámenes viejos, que casi alcanzan como práctica para aprobar la asignatura. Pero las medidas de salud pública seguramente han salvado más vidas en los últimos 100 años que todos los antibióticos juntos.

    He aquí el conflicto: la salud pública y la democracia difícilmente se lleven bien. ¿Por qué? La salud pública es un bien social intangible, sin un claro beneficiario, donde los frutos solo se ponen en evidencia después de largos períodos de tiempo, después del cual nadie recuerda quién tomo las medidas correctas y/o necesarias. ¿Con qué incentivo cuentan entonces los políticos para tomar seriamente a la salud pública? Si la población no expresa su necesidad como demanda, el político en democracia no tiene la necesidad de responder a ello, porque no es demandado por sus electores.

    ¿Por qué es ingenuo esperar que los políticos actúen de motu proprio? El costo político y económico de la salud pública se paga hoy, mientras que el rédito político se cobra a futuro, un futuro incierto, en el cual la clase dirigente que tomó las medidas probablemente este ya jubilada y disfrutando de sus cuentas de las Islas Maldivas. Por ello y por no existir un beneficiario claro de las medidas de salud pública es probable que ni siquiera exista un rédito político que se traduzca en votos tangibles en las próximas elecciones. Los políticos no tienen necesidad de tener una visión estratégica a futuro en salud pública mientras la población de electores no la tenga. A ellos les preocupan las elecciones dentro de la próxima década: no las ‘vidas estadísticas’ salvadas de aquí a cien años. Muy Marxista, pero no deja de ser real: mientras los electores no tengan conciencia de la necesidad, esta nunca se traducirá en demanda. Los políticos ganan rédito político atendiendo demandas. Entonces, no pretendamos recibir peras del olmo. Exijámoslas.

    ¿Por qué no las exigimos? Según David Hemenway es que aún nos gobierna nuestra corteza límbica. Somos esclavos de la gratificación instantánea. Tengo un dolor que necesita un analgésico. Tengo una neumonía que requiere antibiótico. Todo debe ser resuelto ahora, y cuanto antes mejor. No somos buenos amigos de la abstracción: no mejora mi calidad de vida pensar que gracias a que tengo agua potable y red cloacal tengo un 98% menos probabilidad de tener cólera. Quizás esto sepa apreciarlo alguien que padeció cólera. Pero la mayoría de nosotros nunca lo padeció, damos la cloaca por sentado. Así lo mismo con muchas enfermedades prevenibles por acciones de salud pública. Además, la compasión nos la generan casos reales: un bebé que falleció por no recibió un transplante nos conmociona a todos. Pero la caída de los casos de anencefalia gracias a la suplementación obligatoria con ácido fólico nunca será tapa de diario. Si no hay más cretinismo congénito gracias al screening neonatal nadie descorcha un champán. La necesidad de la gratificación instantánea, nuestra enemistad con la abstracción y la estadística, nuestra incapacidad para compadecernos o alegrarnos por muertes y vidas ‘estadísticas’ (¡Qué también son vidas reales, pero no nos damos cuenta cuando están siendo salvadas!) nos lleva a la carencia como población de una visión estratégica, a futuro. Tampoco podemos exigir a los políticos algo que no tenemos como población.

    La salud pública es el patito feo de las ciencias de la salud. Callada, humilde y lenta, es la que produce los resultados más espectaculares cuando la estudiamos con el correr de la historia. Será nuestra misión como profesionales de la salud el tratar de inculcar esta visión estratégica a nuestros pacientes, con el objetivo de que sus necesidades de salud pública se traduzcan en demandas. Demandas que se vean reflejadas en las urnas.

    Martín Carreras
    martin.carreras@mancia.org

    Referencias
    David Hemenway: Why we don’t spend enough on public health. NEJM (2010) 362;18:1657-8.
    Imágenes adjuntas
  2. Los siguiente/s 4 mancianos agradecen a Editoriales por este mensaje de gran utilidad:

    Berni Aljus (30-Jun-2010), Luuz!* (30-Jun-2010), Patito (04-Jul-2010), Tavo (01-Jul-2010)

  3. Estudiante de Medicina
    Avatar de Berni Aljus
    565
    Posts
    249
    Agradecimientos
    recibidos
    #2
    Genial análisis (Y)

    Ser Médicos Hoy

    "Tradición y actualidad en Medicina"

    Información
    de eventos académicos,
    Congresos, Cursos, Jornadas y
    otras capacitaciones en
    Ciencias de la Salud




  4. Avatar de Ragamuffin
    1,433
    Posts
    378
    Agradecimientos
    recibidos
    #3
    Indeed, fantastico. Quisiera ver si me sale aportar un poquito:

    Existe la conviccion de que ir al medico solo es necesario cuando estamos enfermos. El modelo predominante de la medicina reparadora en vez de la preventiva esta preloaded ya en nuestra sociedad. La salud es un bien, no un derecho. La ausencia de politicas de salud publica convierte a los profesionales en figuritas dificiles para las localidades relativamente chicas. Muchas veces, es mejor contar con cualquier cosa antes que no contar con nada. De a poco se va generando, y creo que como bien dice el Dotor Carreras es nuestra responsabilidad, esa nocion de que no importa el redito politico sino que importa el impacto en la sociedad. (Se va generando en la misma gente que consume ese bien)
    Hay una inversion de la importancia en los roles. Idealmente, vale mas la gente que sigue estando despues de los 4 años de turno. Vale el que elige, no el que fue electo. La voz del que elige se manifiesta a traves de un referente que consigue mas boletas en una urna.
    Pero, y aca mi discrepancia, no creo que se ignore o no se tenga en cuenta el largo plazo el asunto salud publica. Creo que la costumbre de tratar SOLO a la enfermedad en el corto plazo ha generado un circulo vicioso en el cual el "es lo que hay" es mas importante. No se puede pensar en el largo plazo, cuando no hay garantias de que a corto plazo sigamos vivos y saludables. Y menos aun si por reclamar mas, nos terminan castigando quitandonos lo poco que nos dan.
    Muchos, si no la mayoria, de los que me han contado sus experiencias con respecto a salud piensan en el largo plazo, en sus hijos y en su familia mas alla de lo poetico y el "deberia ser". Quieren que se corte eso de "sin prepaga no accedes a nada" y aplauden de pie la vacunacion, las campañas de educacion sexual, etc. Es cada vez mas una verdad universal que las prepagas y las obras sociales estan diseñadas para la gente sana, no para la gente enferma, y que la gente se da cuenta que prefiere encontrarse en homeostasis y el estado esta obligado a garantizarlo.
    Estar enfermo, no ser productivo, quedar fuera del engranaje, lamentablemente no excede el analisis el ambito de lo economico. El mundo se maneja con, por y para el mercado. La salud ha perdido su papel fundamental como derecho intimamente ligado a la dignidad, la familia, la vida.
    Completamente de acuerdo entonces en nuestro deber de informar a nuestros pacientes y por supuesto colegas, en la necesidad de sistemas de salud publica eficientes. Ayer un nefasto politico en la tele decia "argentina es retrograda, no piensa a futuro, vive reaccionando por cuestiones del pasado".
    Evidentemente, existe el analisis y ya esta archivado en algun cajon por peligroso. Solo sale a relucir en epocas electorales. El trabajo a realizar va mas alla del ambito salud. La ley, la economia, la sociedad misma, deben trabajar de la mano de la medicina para pensar en el futuro.
    Como profesionales de la salud, nuestra mayor responsabilidad tiene que ser educar al paciente, e idealmente, volvernos prescindibles en la mayoria de los aspectos en los que hoy somos fundamentales para ocuparnos de lo que realmente deberiamos hacer. Cambiemos el "arreglar" por "evitemos que se rompa".

  5. Avatar de Wizzy
    3
    Posts
    1
    Agradecimientos
    recibidos
    #4
    Muy cierto, generalmente la población no piensa en soluciones a largo plazo, por eso la salud pública tarda mucho tiempo en desarrollar cambios sustanciales en la sociedad.

    Por cierto muy bueno el artículo.

    Saludos.
  6. Los siguientes usuarios agradecen a Wizzy por haber posteado información muy útil:

    Tincho (01-Jul-2010)

  7. Médico de Familia
    1
    Posts
    0
    Agradecimientos
    recibidos
    #5
    Es cierto, tal vez la salud pública sea el patito feo de las ciencias médicas, pero tambien de forma imperceptible se ha ido convirtiendo en cisne; a medida que aumenta la morbimortalidad por enfermedades prevenibles: obesidad, diabetes, cardiopatias, eventos vasculares-cerebrales, etc, todos consecuencias de los malos hábitos alimenticios, sedentarismo, tabaquismo, etc. etc.
    Los actores principales de este show somos los médicos, los medios masivos de comunicación, y las autoridades de salud, que a su vez dependen de niveles gubernamentales superiores, y actualmente cada vez hay más conciencia tanto en la sociedad como en el gobierno que tiene mayor costo el tratamiento curativo o paliativo que la prevención, sin hablar del costo social y emocional.
    No estoy de acuerdo que la salud pública sea el patito feo, tal vez solo algo incomprendida, pero los últimos años prácticamente todos los países han vuelto su atención hacia la prevención como la mejor opción, los gobiernos están cayendo en la cuenta de todos los millones de dólares que pueden ahorrarse con el simple hecho de prevenir.
  8. Avatar de jjazz
    324
    Posts
    95
    Agradecimientos
    recibidos
    #6
    es verdad, qué triste que no se le de bolilla, más en universidades como podría ser la UBA, muy triste.

Discusiones similares

  • Tema
  • Iniciado por
  • Foro
  • Respuestas
  • Último post
  1. Belen Paganitts
    Salud Pública
    127
    06-Oct-2011 12:31
  2. Florencia1504
    Salud Pública I
    2
    04-Aug-2010 23:40
  3. Maru Riccardi
    Hospital Tornú
    2
    29-Mar-2010 02:21
  4. paola abalone
    Demanda
    0
    02-Jul-2009 17:45
  5. piita
    Salud Pública II
    2
    06-Aug-2008 03:22

Content Relevant URLs by vBSEO