Mancia

Residencias Médicas en Argentina

Residencias Médicas en el Mundo

Diario de la Salud

Materias Basicas de Salud

Materias Clínicas

México

Universidades

Hospitales

Carreras de la Salud

Tecnicaturas

Clasificados & Insumos

Trabajo

Café Mancia

Foro/ Diario de la Salud/ Editorial/ Artículos/

Medicina Alternativa en el Ámbito Académico: ¿Se justifica?

Medicina Alternativa en el Ámbito Académico: ¿Se justifica?

  1. Avatar de Editoriales
    1,354
    Posts
    2,096
    Agradecimientos
    recibidos
    #1

    Medicina Alternativa en el Ámbito Académico: ¿Se justifica?

    Analizados los beneficios, riesgos, requisitos que deben cumplir y el perfil de los usuarios de medicina complementaria y alternativa: ¿se justifica su estudio en el ámbito académico?



    Hemos debatido los requisitos que deberían cumplir las terapias complementarias y alternativas para lograr la integración con la medicina ortodoxa. Hemos analizado y descubierto que algunas tendrían efectos benéficos, con evidencia de variable calidad. Hemos también visto que algunas modalidades, lejos de ser ‘inocuas’ pueden ser perjudiciales para la salud, no solo por efecto directo de sus intervenciones sino también por el efecto que pueden tener saboteando la fe en la medicina ortodoxa. Hemos analizado incluso el perfil de los pacientes que más se sienten atraídos a estas prácticas diferentes.

    El debate hoy se centra en si se justifica, por todo lo antes visto, su estudio profundo en el ámbito académico y universitario. Esta pregunta se desprende de la incorporación de cursos de medicina complementaria y alternativa en la Universidad Nacional de Córdoba, en Argentina. Uno de sus más feroces detractores fue Mario Bunge, que criticó la medida como ‘medievalista’. Se dio un paso atrás, se volvió con la medida, y luego parecería que se volvieron a instaurar los cursos, que nunca fue claro en la prensa hacia quienes iban dirigidos. Lo cierto es que existe en el mundo académico un debate con respecto a las medicinas complementarias y alternativas, y es si vale la pena estudiarlas en un ámbito científico y crítico, y enseñarlas a los alumnos.

    Las opiniones al respecto en el mundo son más bien dispares. De similar modo que sucedió en la Argentina, se desarrolló una situación en España en el año 2000. En aquel entonces, la Organización de Colegios Médicos (OCM) de España inició acciones legales contra un cuerpo de ‘practicantes complementarios y alternativos’. La organización nació de un artilugio legal (de silencio administrativo), y la OCM reaccionó iniciando acciones legales, fundamentadas en la idea de que este nuevo cuerpo de ‘profesionales’ de la medicina alternativa estaban implicados en un ‘fraude para engañar a la sociedad’.[i] Reacción similar a la despertada en algunos sectores del ámbito profesional en nuestro país la iniciativa de la Universidad Nacional de Córdoba.

    Un trabajo publicado en el Journal of Emergency Medicine en el año 2008 parece contradecir este tipo de posturas[ii]: por un lado, insiste con la alta prevalencia de utilización de las terapias alternativas entre pacientes, en este caso que acudían a un servicio de emergencias. Alcanzaba en este caso el 55%. De estos, el 45% sostenían que la terapia complementaria o alternativa empleada había aliviado o mejorado su estado de salud. Pero más allá de los usuarios: el 81% de los pacientes encuestados opinó que sería importante que sus médicos estén informados con respecto a medicina complementaria o alternativa, sosteniendo el 85% de los pacientes que estarían dispuestos a utilizar algún tipo de terapia complementaria si su médico se lo indicase. Entre los médicos, solo el 40% había utilizado alguna terapia complementaria o alternativa (como pacientes). Pero el 96% de los que respondieron estaban de acuerdo en que los médicos deberían aprender sobre medicina complementaria y alternativa. Interesantemente, en ambas poblaciones (pacientes y médicos), el acercamiento a la medicina alternativa fue principalmente por recomendación de amigos. Incluso entre los médicos, la referencia difícilmente venía desde la enseñanza en la escuela de medicina, o referidos por otros médicos.

    Otro trabado, publicado en el Journal of Social Science and Medicine, exploró el efecto de la actitud de oncólogos y enfermeras para con la medicina alternativa[iii], y la relación médico-paciente entre pacientes oncológicos y los médicos especialistas. Reconocieron tres ‘perfiles’ entre los médicos: negatividad implícita o explícita, apoyo ambivalente y aceptación pragmática. De estos tres, el último perfil de oncólogo fue el que se prestó para que médico y paciente pudieran debatir y negociar el rol de la medicina complementaria en su tratamiento, el efecto que estaba teniendo, y el resultado final fue una mejora en la relación médico-paciente, determinado por un aumento en la satisfacción del paciente para con su médico y los tratamientos negociados. Los otros dos perfiles no solo atentaron contra la aceptación de la medicina alternativa por parte del paciente, además causaron mayor insatisfacción, desconfianza y ansiedad. En estos casos el personal de enfermería especializado fue el que tomo el rol de ‘mediador’, devolviéndole al paciente parte de la confianza y prestándose como guía para continuar o modificar el régimen de medicina alternativa.

    Finalmente, un trabajo holandés[iv] indica las diferencias dentro del ámbito médico con respecto a la percepción de la medicina complementaria y alternativa: los médicos con mayor especialización en general son más escépticos de las terapias alternativas, mientras que los médicos generalistas son los que más aceptan la medicina complementaria, incluso ejerciéndola en paralelo con su práctica de la medicina ortodoxa.

    Entonces: ¿se justifica la incorporación de la medicina complementaria y alternativa, como corpus de conocimiento, a la enseñanza universitaria? Podríamos llegar a sospechar que, a pesar de no contar aún con evidencia sólida sobre los beneficios y riesgos de la medicina complementaria y alternativa, la altísima aceptación que empiezan a cobrar algunas modalidades en la población es por sí misma una buena justificación. Quizás la incorporación al mundo académico y científico de algunas modalidades de medicina complementaria y alternativa sean justamente el paso necesario para lograr la ‘cientifización’ de las mismas, para conocer mejor como funcionan y en que situaciones se deberían recomendar, y ganar nuevos aliados terapéuticos para poder cuidar mejor de nuestros pacientes.


    Martín Carreras
    martin.carreras@mancia.org



    [i] Bosch, Xavier: Doctors sue new Spanish alternative-health body. Lancet (2000); 356:494. [ii] Waterbrook A et al: The knowledge and usage of complementary and alternative medicine in emergency department patients and physicians. doi:10.1016/j.jemermed.2008.01.007

    [iii] Tovey P, Broom A: Oncologists’ and specialist cancer nurses’ approaches to complementary and alternative medicine and their impact on patient action. Social Science & Medicine (2007); 64:2550–2564

    [iv]Schepers RMJ, Hermans HEGM: The medical profession and alternative medicine in the Netherlands: its history and recent developments. Social Science & Medicine (1999); 48:343-351.
    Imágenes adjuntas
  2. Los siguiente/s 2 mancianos agradecen a Editoriales por este mensaje de gran utilidad:

    Arnold (25-May-2010), Mer90 (09-Mar-2012)

  3. Avatar de ZeKKi
    6,769
    Posts
    1,598
    Agradecimientos
    recibidos
    #2
    Opino que se debería enseñar los fundamentos teóricos, históricos y metódicos de las medicinas alternativas, los por qué se las utiliza, que efecto se espera de cada una en particular. Pero no para estar "capacitado" y poder aplicarlas, sino para poder orientar mejor al paciente en cual es la realidad científica de dichas medicinas.

    Creo que no es lo mismo que un médico te diga "Nah, eso no sirve es puro chamuyo" a que te explique con un mejor fundamento "Por qué no sirve, que hay estudios donde se comprueba que no sirve" etc.

    Es decir, a fin informativo, porque no veo cual es la utilidad de trasladar algo de efectividad no comprobada fuera del ámbito de la investigación al de la práctica cotidiana.
    See one, Do one, Teach one.
  4. Avatar de bruno_v_2007
    161
    Posts
    9
    Agradecimientos
    recibidos
    #3
    yo opino a que a nivel academico con lo que nos enseñan en bioetica I y II esta en algunos libros y en salud mental se abordaron algunos conceptos y opiniones de los docentes, creo que si se tiene en cuenta, y se muestra el peso que tiene, ahora si poner una materia especifica de medicina alternativa mmmmm y yo desde opinion particular a mi me alcanzo con lo que vi y entendi. tan mal tratamos a los pacientes que buscan una medicina no convencional, o no resolvemos sus dolores, creo que no, como medicos manteniendo nuestra estructuracion estaria bueno ayudar a aliviar sus dolencia, y si hay algo extra que le haga bien bueno bienvenida la ayuda siempre cuidando al paciente. unificar de una vez los aspectos biologicos, psiquicos y sociales me parece algo basico y ya se este dando en la facultad.
  5. Avatar de ROADRUNNER
    445
    Posts
    115
    Agradecimientos
    recibidos
    #4
    Citar Originalmente publicado por Editoriales Ver post
    Uno de sus más feroces detractores fue Mario Bunge, que criticó la medida como ‘medievalista’.
    Es medievalista en cuanto a permitir unos cursitos del que egresen personas no debidamente preparadas, con ganas de aplicar sus conocimientos, no debidamente avalados por la ciencia, en una población que va a confiar en un título universitario.

    Pero tb M. Bunge adopta una postura medievalista en el sentido de cerrar la mente a nuevas perspectivas.
    Ya sabemos lo que pasó en la Edad Media cuando surgían teorías contrarias al pensamiento aceptado...muchas de las cuales, dp fueron comprobadas.



    Citar Originalmente publicado por Editoriales Ver post
    nunca fue claro en la prensa hacia quienes iban dirigidos.
    Eso es un punto importante. Por ejemplo:
    Podrian existir acupunturistas, tal como están los kinesiologos, siempre supeditados a un médico especialista en el tema.
    Pero no debería aceptarse la existencia de homeópatas nó médicos, que pongan en riesgo la salud de la gente.

    Según todo esto, creo que sí deberían haber cursos post-grado optativos para los interesados en el tema.










    [

    HEY HO! LET'S GO!!
  6. Médico Residente Clínico
    Avatar de Arturo O'Byrne
    8
    Posts
    1
    Agradecimientos
    recibidos
    #5

    No todo es como lo pintan

    Podríamos llegar a sospechar que, a pesar de no contar aún con evidencia sólida sobre los beneficios y riesgos de la medicina complementaria y alternativa, la altísima aceptación que empiezan a cobrar algunas modalidades en la población es por sí misma una buena justificación.
    Considero que pretender decir que no hay aún evidencia sólida sobre beneficios y riesgos de la medicina alternativa y complementaria (MAC) es incorrecto (o al menos inexacto) desde muchos puntos de vista.

    Por un lado, como lo afirman Sackett, Scott & cols. (1) en su definición sonre medicina basada en la evidencia (MBE), ésta se construye desde una base empírica-experimental, pero sumada activamente a la experiencia del terapeuta, a las preferencias del paciente y al contexto social, cultural y económico en el cual se desarrolla el acto médico. Estos últimos factores en esta lista frecuentemente son olvidados con relativa rapidez por la mayoría, así nunca se nos olviden los estudios aleatorizados controlados (EAC) para hablar de la evidencia de tal o cual terapéuica. Por ende darle a cada parte de la tríada paciente (factores personales, sociales, culturales, económicos, etc.) - Pericia (experiencia del profesional de la salud) - Evidencia (publicaciones de ECAs y otros) será lo que resulte en una MBE exitosa. Como dice Sackett (2) la práctica sin pericia se torna tiranizada por la evidencia, pero a su vez la práctica sin evidencia se vuelve desactualizada y peligrosa, y obviamente la práctica sin paciente (o dándole un sentido más amplio sin ener en cuenta el contexto globalde éste) es impracticable y carece de sentido.

    Pasando a hechos más concretos y para los que las anteriores palabras resulten de alguna forma banales, igual habría que decir que hay ya muchos libros que tratan el tema de la MAC desde la perspectiva de la MBE, como por ejemplo el de Jacobs & Gundling (3) o el de Ernst y cols. (4). Inclusive se publica desde hace algunos años (junio de 2004) de forma regular y con revisión por pares (peer review) la revista Evidence-based Complementary and Alternative Medicine (eCAM) (5), dedicada de forma exclusiva a la publicación de literatura médica en MAC con enfoque desde la MBE.

    Sería iluso pretender decir que todo lo que hacemos en MAC funciona o que todo es a la luz de la evidencia, eso es claro. Sin embargo la llegada de mucha nueva investigación que se ha producido en los últimos 15 a 20 años nos ha permitido comenzar a ver luces muy interesantes en un camino que aunque para la comunidad médica de la MAC se ha visto relativamente claro siempre, ya estábamos en mora de poder exponer nuestras fortalezas pero también nuestras debilidades y falencias con el gremio de medicina convencional.

    Cada vez se hace más imperiosa la necesidad de una formación en este tipo de abordajes terapéuticos y de su discusión seria y libre de prejuicios medievalistas en los foros académicos de nuestras facultaes de medicina. Los pacientes lo piden, nuestros colegas en formación lo piden y es nuestra responsabilidad como médicos (MAC, convencionales o cualquiera) propender por una búsqueda sana del conocimiento. Los procesos de difusión académica son un paso más dentro de esta búsqueda y sin duda alguna asistiremos en los próximos años a una expansión (ojalá responsable) de los cursos y enseñanza en MAC.

    Muchas gracias,

    Dr. med. Arturo O'Byrne De V.
    arturo.obyrne@gmail.com


    Referencias:

    1 - Sackett DL, Scott RW, et al. Evidence – Based Medicine. How to Practice and Teach EBM. 1a edición, pág. 2. Churchill Livingstone; New York, 1997.
    2 - Sackett DL. The need for EBM - Collated PowerPoint presentations. Versión en línea de la página web: CEBM > Home , accesada el 13.VII.2009.
    3 - Jacobs BP, Gundling K. The American College of Physicians Evidence-Based Guide to Complementary & Alternative Medicine. ACP Press, Filadelfia, EEUU; 2009.
    4 - Ernst E., Pittler MH, Wider B. (eds.), et al. The desktop guide to complementary and alternative medicine: an evidence-based approach. 2a edición. Mosby - Elsevier, Filadelfia, EEUU; 2006.
    5 - Oxford Journals | Medicine | Evidence-based Compl. and Alt. Medicine. Acceso libre (open access). Último acceso 24.V.2010
  7. Los siguientes usuarios agradecen a Arturo O'Byrne por haber posteado información muy útil:

    Arnold (25-May-2010)

Discusiones similares

  • Tema
  • Iniciado por
  • Foro
  • Respuestas
  • Último post
  1. Diana Sanpedro N
    Medicina complementaria y alternativa
    4
    18-Aug-2014 18:31
  2. Editoriales
    Artículos
    1
    11-Sep-2010 01:49
  3. Editoriales
    Artículos
    6
    20-May-2010 22:57
  4. Walter Lopez
    Medicina complementaria y alternativa
    40
    04-Nov-2009 02:02

Content Relevant URLs by vBSEO