Mancia

Residencias Médicas en Argentina

Residencias Médicas en el Mundo

Diario de la Salud

Materias Basicas de Salud

Materias Clínicas

México

Universidades

Hospitales

Carreras de la Salud

Tecnicaturas

Clasificados & Insumos

Trabajo

Café Mancia

Foro/ Diario de la Salud/ Editorial/ Artículos/

Terapias Alternativas y Complementarias: ¿Sirven para algo?

Terapias Alternativas y Complementarias: ¿Sirven para algo?

  1. Avatar de Editoriales
    1,354
    Posts
    2,096
    Agradecimientos
    recibidos
    #1

    Terapias Alternativas y Complementarias: ¿Sirven para algo?

    ¿Hay lugar para la medicina complementaria y alternativa en la medicina ortodoxa de occidente? Como planteamos en el primer artículo del lunes, para poder recomendar y derivar pacientes a profesionales de la medicina complementaria o alternativa es condición sine qua non que haya ensayos clínicos demostrando la efectividad de las terapias contra placebo. ¿Qué hay en ese sentido?




    Paul Knipschild es terminante al respecto en una editorial del Lancet del año 2000: “podrá haber alguna perla que no conozco entre las incontables terapias alternativas. Sin embargo, aún considero que los tratamientos alternativos no funcionan.”[i] Arguye que entre las únicas estrategias alternativas que han sido estudiadas (acupuntura, homeopatía, fitoterapia) la única forma de demostrar efectos positivos es mediante diseños experimentales deficientes. Los estudios serios demostrarían ningún efecto positivo para las terapias alternativas.

    Respecto de la homeopatía, un meta-análisis de 1997, publicado en The Lancet[ii], sí concluye, al menos, que no se comprueba la hipótesis de que el efecto clínico de la homeopatía se deba completamente al efecto placebo. Pero al mismo tiempo concluye que, a partir de los ensayos analizados, ninguno demuestra concluyentemente que un tipo de terapia homeopática sea efectiva para alguna patología específica. Entonces, ¿en que queda? Podrían llegar a ser útiles, sin quedar demostrado que nada en particular sirva para tratar ninguna dolencia específica. Resaltan que dos tercios de los ensayos analizados tenían importantes fallas metodológicas, mientras que solo el 10% tenían una buena metodología de trabajo. No logra demostrar que alguna terapia homeopática específica sirva para un cuadro clínico específico: pero funda las bases para que se empiece a trabajar en forma seria ensayando tratamientos homeopáticos, para poder establecer la relevancia clínica al menos de una terapia alternativa o complementaria.

    En el ámbito de la fitoterapia, un review del 2005, publicado en The Journal of Pediatrics[iii], analiza la efectividad de la suplementación con extractos de hierbas para atender ciertos problemas de salud en niños. Concluyen, por ejemplo, que el tratamiento a largo plazo con extracto de Andrographis paniculata sería útil para prevenir el resfrío común. Una tintura de Hedera helix (hiedra) tendría efectos benéficos como tratamiento de infecciones de la vía aérea superior. El extracto de valeriana demostró su utilidad para el tratamiento de los trastornos del sueño en pacientes pediátricos. Pero por otro lado, la suplementación con extracto de arándano no redujo la incidencia de infecciones del tracto urinario. Los extractos de Echinacea purpurea tampoco servirían para prevenir el resfrío, e incluso podrían tener efectos adversos variados en pacientes atópicos. El ajo tampoco demostró utilidad para el tratamiento de la hiperlipidemia de orígen familiar.

    Otro review[iv] hace hincapié sobre el uso de suplementos dietarios, fitoterapia y terapia de relajación para la prevención de diferentes enfermedades. Para la prevención de la enfermedad cardiovascular, la suplementación con ácidos grasos omega-3 resultaría útil. Pero la fitoterapia con ajo no tiene ningún efecto apreciable. Tampoco lo tendría la suplementación con vitamina A o C. En el Alzheimer, el extracto de ginkgo biloba no redujo la incidencia de la enfermedad. En el cáncer, los suplementos vitamínicos no afectaron el desenlace de pacientes con cancer de mama. La evidencia a favor de los flavonoides aún es débil. Pero según dicen, la evidencia positiva aparecería para los prebióticos, probióticos, algunos oligoelementos como el selenio y el zinc, aminoácidos como la arginina y glutamina, y los ácidos grasos omega-3. En fitoterapia, el ajo, clavo de olor, jengibre y comino negro tendrían algunas propiedades anti-carcinogénicas para algunos tipos de cáncer. Algunos suplementos dietarios y preparados de fitoterapia serían útiles para el control de las migrañas. Otro trabajo sobre uso de terapias alternativas en la cefalea en racimos demostró que solo fue efectiva en el 8% de los pacientes.[v] Esto provee cierta evidencia a favor del uso de algunas terapias alternativas y complementarias. Pero no debemos olvidar que son las ‘más farmacológicas’ de las terapias alternativas y complementarias, ya que son suplementos y extractos químicos conocidos, que a pesar de ser ‘naturales’, también poseen algunos efectos adversos reportados.

    No es difícil llegar a la conclusión obvia: las terapias ‘complementarias y alternativas’ son, como se dice en la jerga, una bolsa de gatos de todos los colores. Pero entre ellas, la ciencia tiene el deber de empezar a separar la paja del trigo: ciertamente muchas no tengan ninguna efectividad para ningún cuadro clínico. Por eso debemos separar lo útil de lo inútil mediante la investigación seria, sistemática y científica.

    Aquellas que no sirvan deberán mantenerse en el ámbito del pensamiento mágico. Aquellas que demuestren su efectividad para cuadros clínicos específicos deberán ser incorporadas para su uso por la medicina ortodoxa. Pero para hacer recomendaciones a nuestros pacientes, ‘solo’ restan cientos de miles de ensayos, que determinen cuales modalidades terapéuticas sirven, cuales no, y cuales es mejor perderlas que encontrarlas.

    Martín Carreras
    martin.carreras@mancia.org

    [i] Paul Knipschild: Alternative treatments: do they work? The Lancet Perspectives (2000); 356: s4.

    [ii] Klaus Linde et al: Are the clinical effects of homeopathy placebo effects? A meta-analysis of placebo controlled trials. Lancet (1997); 350: 834-43.

    [iii] Andrea Hrastinger et al: Is there clinical evidence supporting the use of botanical dietary supplements in children? J Pediatr (2005); 146: 311-7.

    [iv] K. Kraft: Complementary/alternative medicine in the context of prevention of disease and maintenance of health. Preventive Medicine (2009); 49: 88-92.

    [v] Paolo Rossi et al: Use of complementary and alternative medicine by patients with cluster headache: Results of a multi-centre headache clinic study. Complementary Therapies in Medicine (2008); 16: 220-227.
    Imágenes adjuntas
  2. Los siguientes usuarios agradecen a Editoriales por haber posteado información muy útil:

    Verk (19-May-2010)

Discusiones similares

  • Tema
  • Iniciado por
  • Foro
  • Respuestas
  • Último post
  1. [-yam!-]
    Medicina complementaria y alternativa
    215
    06-Jul-2017 17:32
  2. decler
    Vida estudiantil
    63
    09-Mar-2014 15:27
  3. JavieRR
    Medicina Interna
    31
    17-Nov-2011 22:52
  4. sabri moni
    UBA Anatomía
    18
    29-May-2010 23:18
  5. ALEJANDRO ABBATE
    Sanidad ambiental
    16
    12-Aug-2008 03:36

Content Relevant URLs by vBSEO