Mancia

Residencias Médicas en Argentina

Residencias Médicas en el Mundo

Diario de la Salud

Materias Basicas de Salud

Materias Clínicas

México

Universidades

Hospitales

Carreras de la Salud

Tecnicaturas

Clasificados & Insumos

Trabajo

Café Mancia

Foro/ Diario de la Salud/ Editorial/ Artículos/

Medicina Complementaria o Alternativa ¿Tecnología Aceptable?

Medicina Complementaria o Alternativa ¿Tecnología Aceptable?

  1. Avatar de Editoriales
    1,354
    Posts
    2,096
    Agradecimientos
    recibidos
    #1

    Medicina Complementaria o Alternativa ¿Tecnología Aceptable?

    A pesar de los grandes logros de la medicina occidental (de aquí en más ‘medicina ortodoxa’), en los últimos años las terapias complementarias o alternativas siguen ganando adeptos y aumenta el número de sus consumidores. En el mundo se abrió el debate sobre la posibilidad de que estas formas de medicina sean efectivas o útiles, y si lo son, si no deberían estar cubiertas por los sistemas nacionales, prepagas, seguros de salud, etc. La pregunta es, ¿qué debiera ser necesario para lograr su aprobación por la comunidad científica?



    Se conoce como tecnología médica a cualquier fármaco, instrumento, procedimiento médico, y modelos o estructuras necesarios para su organización y su uso en la atención médica de la población. Básicamente, cualquier objeto creado por el hombre para servir al fin de atender al paciente es tecnología médica. Bajo esta definición no solo se englobaría toda la tecnología de la medicina ortodoxa, sino que las intervenciones terapéuticas de la medicina complementaria o alternativa también.

    Por ende, lo primero a preguntarse es: ¿qué consideramos tecnología útil en medicina? ¿Qué constituye a la tecnología apropiada para el uso en el contexto médico? Según Lemus[i], la tecnología debe cumplir cinco requisitos para ser apropiada para el uso: debe ser necesaria, útil, clemente, segura y sensata. Necesaria, en el sentido de que no deben existir métodos más simples para obtener el resultado deseado. Útil, porque debe ser capaz de modificar el estado de salud del paciente. Segura, porque primum non nocere. Clemente, debido a que la calidad de vida que ofrece es mejor con la intervención que sin ella, y finalmente debe ser sensata, al no consumir recursos de otras actividades que podrían ser más beneficiosas.

    Todos estos datos salen, normalmente, de estudios y análisis clínicos a los fines de demostrar la utilidad de las nuevas tecnologías. Debe conocerse su eficacia y su efectividad. Debe ser viable. Debe tener un impacto en la salud del paciente. Finalmente debe ser eficiente: debe tener una relación costo beneficio favorable.

    Entonces la medicina complementaria y alternativa debe responder a varios interrogantes para poder ser ‘oficializada’ como práctica médica según el paradigma actual. ¿Está demostrada su eficacia y su efectividad? ¿Tiene un impacto en la salud del paciente? ¿Es viable? ¿Es eficiente? ¿Cómo respondemos a estos interrogantes?

    Para tecnologías más tradicionales estos interrogantes se responden mediante ensayos clínicos controlados. Si son randomizados, multicéntricos y a doble-ciego, mejor. Mucho mejor. Así se fundamentan los cimientos de la medicina basada en la evidencia. A partir de la evidencia podemos construir nuevas guías terapéuticas, que a su vez son reevaluadas (las guías también son tecnología). La medicina basada en la evidencia nos permite auditar permanentemente nuestra tecnología médica, no solo en aparatología, sino también evaluar continuamente los protocolos de tratamiento.

    ¿No sería hora de que las medicinas complementarias y alternativas se sometieran, entonces, a la rigurosidad de los ensayos clínicos? La respuesta es que se resisten al escrutinio científico, arguyendo que su paradigma es completamente antagónico. Mientras que la premisa de los ensayos clínicos es el reduccionismo para demostrar tal o cual variable, y generalizar, las medicinas complementarias y alternativas más populares tienden a ser contrarias a este ‘fluir del pensamiento’, y lo hacen a la manera inversa. Mediante el análisis del todo de un paciente, con una mirada holística, instauran un tratamiento altamente específico. Parecerían no existir las generalidades. Pero aún si intentáramos someter a las medicinas complementarias y alternativas al rigor de un ensayo clínico, se explica que los diagnósticos de la medicina ortodoxa y la medicina complementaria o alternativa son diferentes. La medicina ortodoxa trata al paciente ‘por partes’: el paciente con rinitis, tiene rinitis y ya. Pero poniendo un ejemplo de la homeopatía, un paciente con rinitis y temor a un robo que sufrió recientemente y un gusto metálico es diferente a aquella que padece una rinitis y concurrentemente sufre trastornos menstruales y problemas de pareja. Ambos recibirían preparados homeopáticos diferentes. Según la ortodoxia, ambos recibirían algún antihistamínico, y quizás serían enviados al psicólogo para resolver aquello que los angustia emocionalmente. ¿Cómo compatibilizar el ensayo clínico reduccionista con las medicinas complementarias y alternativas?

    Lo que ofrecen los defensores de las medicinas complementarias y alternativas son evidencias desde el punto de vista antropológico. Lo primero es que no definen la eficacia en términos cuantificables. No se trata de años de vida ganados, de reducción de morbimortalidad. No son resultados tangibles. Desde la homeopatía esgrimen que ‘funciona’ porque el paciente desarrolla todo un nuevo “marco de creencias sobre la salud, la enfermedad, el cuerpo y la naturaleza de la sanación.”[ii] El desarrollo de estas creencias por los pacientes tratados con métodos homeopáticos es considerado evidencia del poder de la homeopatía. En otros usuarios, la eficacia se percibió por cambios en la dinámica familiar: una mujer “juzgó que el hecho de que su marido haya buscado asesoramiento por su depresión como evidencia de que su tratamiento homeopático estaba surtiendo efecto.”[iii]

    Este tipo de ‘evidencia’ sobre el ‘poder’ de las medicinas complementarias y alternativas solo demuestra una cosa: que los usuarios de la medicina ortodoxa y la medicina complementaria o alternativa tienen objetivos diferentes. Una persona con rinitis que acude al médico busca dejar de moquear, quiere su loratadina. Ahora, el mismo paciente difícilmente vaya al homeópata por su rinitis, ya que no lo van a tratar por su rinitis. No existe el cuadro. Acudirá al homeópata seguramente cuando su angustia por algún motivo lo impulse a buscar una alternativa que resignifique su vida de alguna manera. Sin embargo, la homeopatía debe tener un corpus de conocimiento sistematizado. No creo que sean azarosos sus tratamientos, sino que deben estar sistematizados. En ese caso ¿no hay forma de encontrarse a mitad de camino? ¿No será posible para los profesionales de las medicinas complementarias y alternativas diseñar estructuras de investigación que permitan demostrar la eficacia y efectividad de sus intervenciones terapéuticas? Si tienen efectos observables y descriptibles, deberían podes someterse a la contrastación empírica de alguna manera.

    Es hora de dejar nuestras respectivas esquinas en el ring y buscar un modelo conjunto. Que pueda ajustarse a las prácticas de las medicinas complementarias y alternativas, y que a la vez satisfaga las demandas de los escépticos cientificistas.

    Martín Carreras
    martin.carreras@mancia.org


    [i] Lemus JD: Salud pública, epidemiología y atención primaria de la salud. Editorial Cides Argentina (2005).

    [ii] Barry CA: The role of evidence in alternative medicine: Contrasting biomedical and anthropological approaches. Social science & medicine 62 (2006) 2646-2657.

    [iii] Ibid.
    Imágenes adjuntas
  2. Avatar de Dedos Addams
    1,620
    Posts
    1,089
    Agradecimientos
    recibidos
    #2
    100% de acuerdo con tu ultimo parrafo. Gracias por compartir tu vision.

    Saludos.
  3. Avatar de ZeKKi
    6,769
    Posts
    1,598
    Agradecimientos
    recibidos
    #3
    ¿Cuales son los ejemplos que tenemos en el mundo al respecto?

    Yo solo estoy informado de dos antagónicos, uno que era Reino Unido donde no se financia la práctica de homeopatía en los sistemas de salud y creo que los otros eran Alemania y Francia donde el seguro médico cubre los tratamientos homeopáticos [pero no encuentro una fuente más o menos confiable al respecto]



    Igual yo no comparto mucho con el último parrafo, es decir, yo opino que la opinión no importa, lo que importan son los hechos y en estos se refleja la evidencia, para no traer una discusión de otro tema a este, me parece que en vez de buscar un "modelo conjunto" hay que demostrar el efecto para los excepticos.

    Recordemos que todavía seguimos conviviendo con el Tarot, la Astrología, La Frenología, y otras pseudociencias que nos acompañan desde hace milenios.
    See one, Do one, Teach one.
  4. Avatar de Dedos Addams
    1,620
    Posts
    1,089
    Agradecimientos
    recibidos
    #4
    El tarot y la astrologia no son medicina alternativa, a no ser que para desacreditar a unas, las coloques en el mismo grupo junto a otras, que repito, no tienen nada de medicina alternativa.

    La ignorancia del mundo actual hace que se llame medicina alternativa a cualquier cosa que no sea medicina tradicional, y que suponga beneficio para el humano.
    No ignoremos que no es lo mismo pseudo ciencia que medicina alternativa, porque nada que ver una cosa con otra.
  5. Avatar de ZeKKi
    6,769
    Posts
    1,598
    Agradecimientos
    recibidos
    #5
    Claro que no se puede decir que la Medicina Alternativa sea pseudociencia, lo que se dice es que las bases en las cuales se fundamenta la medicina alternativa son Pseudociencia. Quizá tenga un mecanismo de acción desconocido que no está demostrado, pero las formas de justificarlo hasta la actualidad son pseudociencia.

    La Medicina Real cuenta con muchos ejemplos de elementos de los cuales no se sabe su modo de acción, uno en particular es el de los Retinoides para el tratamiento de acné, si te fijás un prospecto de un medicamento claramente dice "No se conoce su mecanismo de acción", pero no lo trata de explicar con pseudociencia.

    Más que nada cuando los efectos de las Medicinas Alternativas son muy dispares entre los distintos casos publicados, no podría sacar un porcentaje real o decir cual es mayoría o cual minoría, pero digamos groso modo que muchos estudios dicen que si funciona y muchos otros dicen que es placebo.
    ¿Se entiende?
    See one, Do one, Teach one.

Discusiones similares

  • Tema
  • Iniciado por
  • Foro
  • Respuestas
  • Último post
  1. Diana Sanpedro N
    Medicina complementaria y alternativa
    4
    18-Aug-2014 18:31
  2. Dedos Addams
    Mesa Redonda
    152
    02-Oct-2010 16:43
  3. Editoriales
    Artículos
    1
    11-Sep-2010 01:49
  4. Walter Lopez
    Medicina complementaria y alternativa
    40
    04-Nov-2009 02:02

Content Relevant URLs by vBSEO