Novedad en diagnósticos realizados acorde a las necesidades particulares de los pacientes.





La miopía está en un puesto alto del ranking de problemas visuales más comunes del mundo, si bien muchos se vuelcan a la opción de que sea hereditaria por la alta propensión de hijos de padres miopes a sufrirla, se cree que los factores hereditarios también tienen incidencia, como por ejemplo la exposición excesiva a la televisión o la pantalla de la computadora. La solución está en los anteojos, los lentes de contacto o una operación.

Se trata de un exceso de potencia de refracción de los medios transparentes del ojo con respecto a su longitud, por lo que los rayos luminosos procedentes de objetos situados a cierta distancia del ojo convergen hacia un punto anterior a la retina, ocasionando entre otros estrabismo, dolores de cabeza e irritación del ojo.

Las técnicas oftalmológicas empleadas actualmente realizan lentes que solucionan los problemas de vista más comunes, y no están ideados en relación a las necesidades particulares de cada paciente. Es más, de acuerdo al Technology Review del MIT, un 20% de las personas afectadas por problemas de visión reciben lentes que no solucionan sus problemas o lo hacen de un modo parcial.

Por eso, un diagnóstico más a medida era necesario. Y de eso se está ocupando ahora una empresa en San Diego, al desarrollar un sistema que logrará hacer lentes adecuados a las necesidades de cada paciente en particular. Si bien se está desarrollando y habrá que esperar un tiempo para su comercialización, todo parece indicar que el aparato que mide los defectos del ojo, incluyendo irregularidades en la forma o densidad del mismo, será todo un éxito.

Esta evolución de la tecnología en materia visual consistiría en hacer que una luz ingrese al ojo, y así poder medir los cambios que se presenten en las propiedades de la onda de luz que se refleja en la retina. A partir de estas modificaciones, el aparato será capaz de definir irregularidades particulares y crear una receta digital, remitida directamente a Ophtonix.

Luego, esa receta dirigirá un laser que examina un material convencional fusionado con una capa de nuevo material, ideado por Ophtonix. Así, la luz del laser transformará la estructura molecular del material de Ophtonix permitiendo la elaboración de lentes creados a la justa medida del paciente, gracias a la capacidad de poder alterar las propiedades refractivas de un punto a otro.

De acuerdo a las estadísticas, un cuarto de la población de Estados Unidos la padece, así como también una de cada tres personas adultas de Japón y Taiwan. Por lo que parece, son muchos aquellos que se verán beneficiados con este avance.


Agustina Jazmín
agustina.jazmin@mancia.org