Métodos anticonceptivos, de Suiza al Neo Opus Dei



Al comparar las estadísticas de los noventas con las actuales, Suiza se llevó una sorpresa no tan curiosa. Desglosando el estudio realizado por la Comisión Federal para la Infancia y la Juventud, descubrieron que hubo un aumento notable en el porcentaje de menores entre 10 y 14 años que mantienen relaciones sexuales con frecuencia.

Dejando de lado sábanas manchadas de moralismo y madres del neo Opus Dei con los ojos desorbitados por el espanto, el gobierno, en vez de escandalizarse y quedar en nada, optó por poner a la venta preservativos de menor tamaño para palear el mal uso y la escasa protección que ofrecen los preservativos para adultos, que resultan demasiado grandes e ineficaces para protegerlos de enfermedades.

Los Hotshot, haciendo a un lado el nombre lascivo y quizá algo inapropiado, son fabricados por la empresa líder en ese rubro en Suiza, Lamprecht AG. Mientras los preservativos normales tienen un diámetro aproximado de 5,2 centímetros, éstos, tamaño extra small, lo tienen de 4,5, aunque la longitud -19 centímetros- es compartida por ambos.

¿Qué pensarán de esto los adeptos al neo Opus Dei? No es tan difícil de imaginar si se tiene en cuenta que los farmacéuticos que adhieren a esas ideas siquiera venden preservativos para adultos o píldoras anticonceptivas en sus establecimientos de trabajo. Siendo inadmisibles las relaciones sexuales con protección entre matrimonios bien forjados, ¿qué pensamientos esperar respecto a métodos conceptivos para niños que quizá no han terminado la formación primaria?

Pero ellos no son los únicos que sufrirán con esta noticia. Muchos se han quejado de que esta solución no traerá nada nuevo ni positivo, pues lo que se precisa es un cambio de conducta que dé a entender a los niños la magnitud de las consecuencias de los actos casi impuros que llevan a cabo, mediante una correcta educación sexual. El problema es definir qué campos llega a englobar lo ‘correcto’. Sin ir más lejos, en Holanda se han llegado a mostrar videos de abortos con imágenes bastante fuertes en colegios secundarios. Más amarillista que didáctico, ¿verdad?

Ambas cuestiones deben ir enlazadas para que las medidas den sus frutos. De nada sirven los preservativos hechos a medida si no se fomenta mediante la educación sexual un comportamiento adecuado que ponga información clara y verídica al alcance de los adolescentes. Pero menos aún dará resultados un pseudo lavado cerebral vestido con ropajes de una moral hecha trizas que aclame a viva voz la prohibición total de, ah, esos impetuosos placeres carnales.

Al final, se hable de lo que se hable, vivimos orbitando alrededor del dificultoso centro donde los puntos medios se compensan. Estado arduo de conseguir cuando una de las partes hace oídos sordos a los argumentos de la otra.


Agustina Jazmín
agustina.jazmin@hotmail.com