Varios países han sido identificados por diferentes fuentes como lugares de compra y venta de órganos, donde los donantes vivos reciben una compensación monetaria por su donación. Entre ellos figuran países como Irán, Pakistán, Egipto, la India y Filipinas.[i] En el mundo, se debaten dos corrientes ideológicas. En resumen: ¿Debería permitirse la venta de órganos?




Existen diferentes posturas al respecto. La mayoría de los países occidentales tiene una postura firme en contra de la compra y venta de órganos para transplante, penalizando la obtención de incentivos como contraprestación de la venta de un órgano. En el otro extremo, países como Irán tienen un mercado de órganos altamente regulado. Otros mercados se desarrollan en países donde existe un vacío legal con respecto a los transplantes. Lo interesante es que en algunos países occidentales, principalmente Estados Unidos, esta empezando a cuestionarse si el mercado de órganos no podría ser una forma de aliviar la falta de órganos, en particular de riñones. Se esta empezando a preguntar también si la prohibición para vender órganos no va contra la autonomía de las personas.

Los países donde se desarrolla en el vacío legal son los que tienen la peor forma de explotación de la pobreza, ya que los compradores adquieren los órganos a brokers que por sumas objetivamente miserables compran los órganos a precios que consideraríamos irrisorios. Al-arabiya reporta que los riñones se venden por sumas que rondan los US$1000 y US$2500[ii], sumas miserables si consideramos que se esta hipotecando la salud. La mayoría de las personas que venden sus órganos allí no tienen acceso a los cuidados posteriores que sean necesarios, y el resultado final suele ser el deterioro importante en su salud. Los que lucran allí son los comerciantes, que apelando a la desesperación de los más pobres, logran luego una importante ganancia cuando cobran el servicio a los pacientes extranjeros. Los que en definitiva perdieron su riñón perdieron en todo sentido.

El caso iraní es interesante. Un informe del CATO Institute[iii] evaluó el sistema de compra-venta. El mercado esta fuertemente regulado, y solo los ciudadanos iraníes pueden ser compradores o vendedores de su riñón. Para los pacientes que entran en diálisis, primero se buscan donantes vivos emparentados al paciente. En caso de no hallárselos, deben pasar 6 meses en una lista de espera para recibir un riñón de un donante cadavérico. Pero si a los 6 meses no consiguieron un riñón, se busca comprar el riñón. Se remarcaba en el informe que los vendedores de riñón reciben la misma información y se mueven en el mismo marco que los donantes vivos (cuando hablamos de donantes, hablamos de aquellos que no reciben compensación alguna por su donación). Son asesorados por médicos nefrólogos y cirujanos, y el equipo médico puede vetar la ablación si se considera que puede causar un gran deterioro a la salud del vendedor. Si la venta se concreta, el estado iraní paga US$1200 al vendedor, y le ofrece un seguro de salud por un año después de la cirugía. El receptor paga otra suma adicional, afrontada en forma privada o a través de organizaciones caritativas si el receptor no tiene los medios. Las sumas de esta parte rondan entre los US$2300 y US$4500. El sistema Iraní tiene el mérito de haber eliminado en 1999 la lista de espera para transplante renal. El marco de regulación de la venta permite que los vendedores tengan acceso a la información necesaria, y a cierto tipo de cuidados después de la ablación. Ofrece, además, seguridad para el receptor, ya que se buscan órganos compatibles de vendedores libres de enfermedades transmisibles. Pero la falta de seguimiento de los vendedores después del año pone en duda la evolución de su salud. Se desconoce el impacto que tiene la ablación a largo plazo. Un boletín de la OMS cita algunos trabajos independientes que reportan deterioro en la salud y en el estatus socioeconómico a largo plazo en entre el 58% y 86% de los vendedores.[iv] La otra cuestión que surge es si existe algún grado de coerción para facilitar las ventas.

Las opiniones sobre la posibilidad de crear mercados regulados de compra y venta de órganos son muchas y variadas.[v],[vi],[vii],[viii] Los argumentos a favor del mercado son la posibilidad de eliminar las listas de espera para transplante renal, y los costos asociados al tratamiento de diálisis mantenido por años que son necesarios para los pacientes con falla renal crónica severa. Se arguye que las personas deberían tener derecho a vender sus órganos si lo desearan. Por otro lado, no se conocen bien los efectos a largo plazo en la salud de los que venden sus órganos, pero lo sabido apunta a un deterioro variable, que termina impactando negativamente en forma importante en la calidad de vida de estas personas. Se cuestiona también la calidad de los transplantes y las tasas de éxito de los transplantes realizados por compra-venta. El informe de la OMS reporta que tienen menores tasas de éxito a largo plazo, pero son datos a tomar con pinzas: la mayoría de estos transplantes se dan en países con un vacío legal, por lo que se darían en un marco de cuidados de la salud de calidad deficiente. Finalmente, está la idea de ponerle precio al cuerpo y a la salud, hipotecar el futuro, y que no constituye más que una forma más de explotación de la pobreza para beneficio de los ricos. No es casual que los vendedores suelen proceder de países pobres y los compradores suelen ser ciudadanos extranjeros de países ricos.

Martín Carreras
martin.carreras@mancia.org


[i] Egypt's Poor Sell Their Organs For A Steep Price

[ii] http://www.alarabiya.net/articles/2008/11/18/60359.html

[iii] http://www.cato.org/pubs/pas/pa-614.pdf

[iv] Bulletin of the World Health Organization - The state of the international organ trade: a provisional picture based on integration of available information

[v] Is It Ethical for Patients with Renal Disease to Purchase Kidneys from the World's Poor?

[vi] Thinking the unthinkable: selling kidneys

[vii] http://www.annals.edu.sg/pdf/35VolNo.../V35N4p227.pdf

[viii] ::: Experimental and Clinical Tranplantation :::